Cosmicómic, el descubrimiento del Big Bang

Una de mis pasiones siempre ha sido la ciencia, sobre todo la astronomía, aunque siempre vista desde los ojos de un profano que no acaba de entender los entresijos de cómo funciona. Estoy seguro de que, como a mí, a mucha gente le resulta interesante la astronomía, por mucho que no sean entendidos en el tema. Esta obra de Salamandra Graphic que os traigo hoy es un cómic de divulgación científica sobre las mentes brillantes que llegaron a la conclusión de que el origen del universo se encuentra en el Big Bang. Para aquellos que tengan una mínima formación en astronomía puede que esta obra no les cuente nada nuevo, pero para todos aquellos que como yo tienen curiosidad por el tema, este cómic puede resultar muy interesante. No hay que confundir este cómic con ‘Las cosmicómicas’ de Italo Calvino, autor también italiano, que misteriosamente trata muchos de los temas de los que se hablan en ‘Cosmicómic’ aunque en clave de ciencia-ficción y humor.

CosmicomicLo que encontraremos en este ‘Cosmicómic‘ es la historia, que empieza a principios del siglo veinte, de cómo científicos tan conocidos como Hubble o Einstein, y otros mucho menos conocidos para el público general, irán aportando piezas, pruebas de lo que al final constituiría la teoría del Big Bang, la teoría más comúnmente aceptada para el origen del universo. La obra hace justicia a físicos y astrónomos que aportaron mucho a la ciencia y que el público general ha olvidado. Como relato resulta especialmente interesante ver los pormenores de cómo se llegó a descubrir que el universo es muchísimo más grande de lo que se esperaba, cómo se usó el efecto Doppler para calcular la velocidad a la que se alejan los cuerpos celestes entre ellos, cómo se descubrió la radiación residual que daba la pista sobre una explosión primigenia de materia que daría origen al universo. Con una obra sencilla, en la que no veremos ni una triste ecuación, el público podrá entender mucho mejor cómo se llegó a la conclusión de que el universo se originó con el Big Bang y cuáles son las pruebas que fomentan esta afirmación. A nivel científico el guion de Amedeo Balbi, astrofísico de la Tor Vergata de Roma, nos garantiza la máxima fidelidad. A nivel de personajes y de sucesos, hay pequeñas licencias narrativas, debidas sobre todo a la imposibilidad de saber qué ocurrió en ciertas conversaciones sin testigos o para simplificar algún suceso en favor de la lectura. En todo caso, esas licencias son mínimas y la sensación general de estar ante una obra que busca contar la verdad no se ve alterada por ello. La narración no solo es fidedigna sino también entretenida. Saltamos de escena en escena, adelante y atrás en el tiempo, viendo a múltiples personajes llegar a ideas brillantes sobre el universo, asistiendo a conversaciones de gran interés entre científicos geniales, reuniendo las piezas del puzzle que llegaría a ser la teoría del Big Bang. Podría parecer un aburrimiento, pero es todo lo contrario, sus aproximadamente 150 páginas se terminan en un plumazo y dejan con ganas de más.

cosmicomic_detalle_piccioni_balbi
Detalle de una de las páginas de Cosmicómic

A nivel de dibujo, Rossano Piccioni, autor italiano poco conocido en nuestro país, ha optado por líneas esquemáticas sin pulir que dan una imagen cuanto menos curiosa. La combinación de colores vivos y planos con este tipo de dibujo no es algo a lo que esté acostumbrado. Hay que decir, eso sí, que para el caso funciona bien. Las expresiones de los personajes se transmiten muy bien con esta aparente simplicidad de trazos y lo que se quiere contar está precisamente en estos personajes brillantes y en lo que nos cuentan. Los fondos tirando a vacíos y los colores planos hacen que la vista se concentre en los diálogos. Hay que decir, además, que no se trata de una limitación artística sino de una elección voluntaria por este aspecto visual, ya que Piccioni es un autor capaz de crear ilustraciones mucho más detalladas. A veces en la contención está el virtuosismo.

cosmicomic einstein big bang salamandra graphic

Antes de terminar, algunos comentarios sobre la edición de Salamandra Graphic, sello de cómic de Ediciones Salamandra, de cuyo catálogo este ‘Cosmicómic’ es el quinto. Esta obra nos llega con una edición en rústica con solapas de tamaño generoso, lo mejor que se puede hacer antes de plantearse el cartoné. Sus 152 páginas a color vienen con un papel blanco, grueso y de calidad, aunque con algunos negros muy profundos hay algún que otro problema de falta de opacidad. Por 22€ es una adquisición interesante para aquellos que tengan un mínimo interés en la astrofísica. Como target es bastante concreto, pero la obra está muy bien ejecutada y cumple su objetivo de divulgación a la perfección. Las últimas 30 páginas del cómic están dedicadas a detalles extra que, personalmente, me han encantado. Además de una pequeña biografía de los 18 personajes que aparecen en la obra, tenemos un “cómo se hizo” y un epílogo de lo más interesante y actual, entre otras cosas.

Cosmicómic hace honor a  todas las mentes tras la teoría del Big Bang
Cosmicómic hace honor a todas las mentes tras la teoría del Big Bang

En resumen, ‘Cosmicómic’ es un cómic poco convencional. Es una obra de divulgación científica con un guion bien trabajado que la hace especialmente interesante. A nivel artístico cumple con su cometido y a nivel de edición Salamandra Graphic ha hecho un buen trabajo, y bastante rápido, teniendo en cuenta que salió hace muy poco en Italia. ‘Cosmicómic’ encandilará a todo aquel que tenga un mínimo interés por la astronomía, al fin y al cabo, no se descubre el origen de absolutamente todo muy a menudo y la historia de aquellos pioneros investigadores no debería quedar en el olvido. Recomendable.

Para más información, pasaos por a web de Salamandra Graphic.

[quote cite=”Cosmicómic” url=”http://salamandra.info/libro/cosmicomic”]Mientras tratan de perfeccionar el funcionamiento de una gran antena, Arno Penzias y Robert Wilson, dos jóvenes radioastrónomos de los laboratorios Bell, en Holmdel, Nueva Jersey, captan un molesto ruido de fondo, omnipresente y misterioso. Corre el año 1964, y así comienza una investigación que los llevará a repasar medio siglo de historia de la ciencia y culminará con uno de los descubrimientos más trascendentales del hombre hasta la fecha.

Siguiendo las huellas de otros científicos, algunos muy célebres y otros apenas conocidos, Penzias y Wilson se topan con hallazgos sensacionales e intuiciones injustamente desatendidas. Desde Einstein y Hubble hasta el cura y científico Lemaître, pasando por el iconoclasta Gamow y el hierático Hoyle, cada uno de ellos entrevió un fragmento de la solución pero ninguno logró visualizar el cuadro completo. Y cuando éste finalmente toma cuerpo, surge la idea de que tras ese ruido banal se esconde algo muy grande, nada menos que la respuesta a la pregunta que la humanidad lleva planteándose desde sus orígenes: ¿cómo y cuándo nació el universo?[/quote]

 [review]

¡No te vayas sin comentar!