Crisis en tierras infinitas

Crisis en tierras infinitas¡Mundos vivirán, mundos morirán y el universo DC no volverá a ser el mismo! Bajo ese intrigante y atemorizador lema, Marv Wolfman y George Pérez, ayudados por las tintas de Dick Giordano, Jerry Ordway y Mike DeCarlo, realizaron en 1985 esta miniserie de doce números, cuya función primordial era acercar los cómics a nuevos lectores y aligerar la enorme cantidad de personajes con los que contaban. Si tenemos en cuenta que la editorial nació en 1930, cincuenta y cinco años de historia podía resultar un lastre para conseguir enganchar a personas que nunca se habían acercado a un tebeo de superhéroes. Así nació “Crisis en tierras infinitas“, un acontecimiento sin parangón, protagonizado por todos los personajes importantes de la casa, que limpió la continuidad de los habitantes del universo DC.

En realidad, Marv Wolfman ya había tratado de llevar a cabo una historia parecida en 1970; pero, por aquel entonces, tanto en la editorial Marvel como en DC decidieron descartar su propuesta, porque pensaban que una miniserie estaría destinada al fracaso, debido a que las colecciones nuevas tardaban unos seis números en despegar y, en ese caso concreto, eso significaba la mitad de la aventura.

Por la misma época, Marvel también estaba llevando a cabo un proyecto parecido, denominado “Secret Wars”, en el que los más importantes héroes y villanos de la Casa de las Ideas eran mágicamente transportados al planeta Battleworld para luchar entre ellos, por el capricho de un ser que se daba a conocer como el Todopoderoso. Cada historia ha sido considerada siempre como uno de los más importantes puntales de referencia de su editorial. Sin embargo, en el caso de “Crisis en tierras infinitas“, nos encontramos con una aventura mucho más compleja, cuyos demoledoras consecuencias no podrían tener vuelta atrás.

Muerte de SupergirlLa historia nos cuenta cómo todo el multiverso está siendo arrasado debido a una oleada de antimateria. La única solución viable que encuentra el misterioso ser conocido como Monitor (que, en un principio, Marv Wolfman tuvo la desacertada idea de pensar en bautizarlo como Bibliotecario) es la de reclutar, mediante la ayuda de su amiga Presagio, a todos los héroes de las diferentes tierras alternativas para enfrentarlos contra un poderoso y desconocido enemigo, al que denominan como Anti-Monitor. Este  devastador villano, que cuenta con un ejército  de sombras a sus órdenes, utiliza su poder de control mental para librarse de su rival. Con aquél muerto, Superman, el Capitán Marvel, Flash, Supergirl, los Nuevos Titanes y todos los demás superhéroes son guiados por Paria, Presagio y el Alexander Luthor de un mundo ya desaparecido para tratar de salvar al resto del multiverso de la destrucción absoluta. Finalmente, sólo sobrevive una realidad, habitada por los supervivientes de todas las que existían. El Anti-Monitor es eliminado al ser lanzado al sol por una versión alternativa de Superman. Afortunadamente para él, Alexander Luthor logra traer de la muerte a su Lois Lane, a la que el kryptoniano daba por perdida. Los tres, junto a Superboy, que considera que no encaja en la realidad superviviente, viajan por medio de un túnel cósmico hacia un lugar en el que están convencidos de encontrar la paz eterna. Por su parte, Psicopirata, un aliado del villano, termina por perder la razón y acaba recluido en el asilo Arkham, mientras alega ser el único que recuerda la crisis de las tierras infinitas.

De todas las bajas causadas en el transcurso de la colección, las más notorias son las de Supergirl y Flash (cuya identidad civil era la de Barry Allen que, tras su muerte, es sustituido por Wally West, que hasta entonces era conocido como Kid Flash).

Crisis

Dada la importancia de la aventura, que todo fan debería leer, la historia ha sido reeditada por cualquiera de las editoriales que han adquirido los derechos de venta de DC en España. Su principal inconveniente es la obligatoria presencia de todos los héroes y villanos, que puede llegar a saturar al lector, sobre todo si no tiene demasiados conocimientos de algunos personajes. Además, la colección fue publicada inicialmente con una cadencia mensual que, al ser convertida al formato de tomo, se transforma en una lectura mucho más densa. Lo mejor es el trabajo de Marv Wolfman (que también se encargó de la novelización del cómic) y George Pérez. Ambos estudiaron cuidadosamente los aspectos físicos y psíquicos de cada personaje, con el fin de retratarlos tan detalladamente como para que ningún lector pudiera encontrar alguna carencia.

El  tomo está correctamente editado: sus dimensiones son de 27×18 centímetros, se ha publicado en color, en tapa dura, tiene 368 páginas y cuesta 32 euros. Como complementos, contiene una introducción de Marv Wolfman, un artículo final de Dick Gordiano, bocetos de los personajes Paria, la Doctora Luz, Presagio y el Monitor y las biografías de George Pérez, de Jerry Ordway, de Mike DeCarlo y de los otros dos artistas citados anteriormente.

[review]

2 Comentarios

  1. Estoy contigo, la preirma vez que hicimos cambio de cromos, es decir, en el momento en el que vimos uno el trabajo terminado del otro, yo me quede9 prendado de esta imagen ..atrevida, violenta, sensual ..bufff .una maravilla.

  2. Puntuación muy baja. El dibujo de George Pérez es impecable, a menos que hables de la edición en particular, pero para eso tienes un apartado. También el guión. Hermoso y para competir con grandes obras de la ciencia ficción.
    El manejo de la mitología DC fue magnífico.

    Repito, puntuación muy baja, especialmente para llamarla la “obra cumbre de DC”, porque otras obras de la misma compañía como Sandman, El Caballero de la Noche Regresa, Batman Año 1, por ejemplo, pudieran tener sus 5 estrellas sin problemas.

¡No te vayas sin comentar!