EL Videoclub: Mi gran amigo Joe

Mighty Joe

Como ya comenté en un artículo anterior, en 1949, Ernest B. Schoedsack dirigió “Mighty Joe Young“, que aquí fue traducida como “El gran gorila“. El film, producido por RKO Radio Pictures y Argosy Pictures, se consideró como la tercera parte de la trilogía original de King Kong, aunque los actores, los personajes y la trama no tuvieran nada que ver. Curiosamente, cuarenta y nueve años después, Disney decidió llevar a cabo un remake, bajo la batuta de Ron Underwood, en la que el título se reducía a “Mighty Joe” y que en España se dio a conocer como “Mi gran amigo Joe“.

Los protagonistas son Charlize Theron, en el papel de Jill Young, y Bill Paxton, que interpreta al profesor Gregory O´Hara. Ellos dos son los únicos personajes del largometraje a los que el gigantesco Joe puede considerar como auténticos amigos.Jill y Gregory

El film nos cuenta la relación entre la vigilante de un parque natural llamada Jill y el gorila conocido como Joe, al que ella ha criado desde que era pequeño, tras la pérdida de su madre. La vida de ambos se trastoca cuando dejan su parque natural para irse a vivir a una reserva de Los Ángeles, persuadidos por el profesor O´Hara, que considera que Joe se encontrará más seguro en un entorno controlado. Aunque, al principio, el gorila parece aceptar de buen grado su nueva residencia, cuando reconoce a los cazadores furtivos que lo dejaron huérfano (que han descubierto su paradero y quieren acabar con él porque le arrancó dos dedos a uno de ellos), pierde el control y, tras escapar, acaba en un parque de atracciones. Hasta allí lo persiguen los asesinos de su madre, que acaban siendo los causantes de un incendio en la noria. Joe arriesga la vida para salvar a un niño que ha quedado atrapado en una de las cabinas y, aunque parece morir tras caer, acaba sobreviviendo. No se puede decir lo mismo de uno de los furtivos que, tras noquear al otro, que creía que las cosas estaban yendo demasiado lejos, muere electrocutado en su deseo de vengarse del gorila. Todos los que han presenciado la hazaña, deciden colaborar económicamente para que Joe pueda volver a su hábitat natural. Gracias ello, Jill y el profesor O´Hara consiguen comprar un gigantesco terreno en un parque natural, en el que el gorila puede correr a sus anchas.

Aunque esta película sea una nueva versión de la otra, las diferencias entre ambas son bastante significativas: la primera es la edad de la protagonista en cada una de las entregas, ya que es mucho más adulta y menos ingenua en el remake; además en esta película, la chica se queda huérfana cuando su madre es asesinada por unos cazadores furtivos, mientras que, en el film original, la niña vivía con su padre, del que sólo sabemos que muere, pero no cómo; también es diferente la manera en la que Joe y Jill se conocen, ya que en la nueva versión, el mono se queda sin madre, a la vez que la protagonista, por culpa de los mismos hombres, y la chica promete hacerse cargo de él, mientras que, en la película de 1949, se lo compra a unos índigenas que lo llevaban en una cesta; en el remake el gorila es llevado a un parque de los Ángeles y no a un espectáculo de Hollywood; los que le tratan mal son los cazadores que mataron a su madre, al descubrir que ha sobrevivido, en vez de unos desaprensivos espectadores del show; además, el incendio del parque en el que Joe se convierte en un héroe, aquí sabemos que es provocado por las armas de los furtivos, mientras que no tenemos constancia de cómo se quemó el orfanato de la versión de Ernest B. Schoedsack; por último el remake dura 114 minutos frente a los 94 de la película original.

Uno de los aspectos en los que destaca “Mi gran amigo Joe” es el imponente aspecto del gorila, que deja a la altura del betún al simio del film de 1949, pero hay que tener en cuenta que, si no se notara una mejoría, dada la abismal direrencia de años entre ambos largometrajes, sería evidente que algo no estaban haciendo bien.

Hay que reconocer que las similitudes entre el protagonista del artículo y King Kong son bastante claras. En ambos casos, existe una relación entre el simio y la chica, aunque no sea de la misma intensidad. Además, en la escena en  la que Joe cae de la noria y parece que va a morir, es imposible no comparar a ambos gorilas.King Kong y Joe Young

En definitiva, aunque el remake supera con mucho al original, puede que nunca hubiera existido si Ernest B. Schoedsack no hubiera dirigido la versión de 1949. Por lo tanto, ambos largometrajes deben ser considerados como bellas películas sobre la relación entre los seres humanos y el reino animal.

[review]

Fan del mundo de los cómics, sobre todo de Marvel. Me gusta tanto escribir como actuar y sueño con hacer de esto mi modo de vida.

¡No te vayas sin comentar!