Crítica de “Mil maneras de morder el polvo”

Crítica de "Mil maneras de morder el polvo
Mil maneras de morder el polvo
Tras huir asustado de un tiroteo, el granjero Albert (Seth MacFarlane), es abandonado por su novia (Amanda Seyfried) por cobarde. Pero para demostrar su valía tendrá que aprender a disparar ayudado por una atractiva pistolera (Charlize Theron) y, de paso, recuperar así a su amada. El reparto está formado por: Seth MacFarlane, Charlize Theron, Liam Neeson, Amanda Seyfried, Sarah Silverman, Giovanni Ribisi, Neil Patrick Harris, Bill Maher, Wes Studi. Mil maneras de morder el polvo, dirigida por Seth MacFarlane, se estrenará en España el 74 de julio de 2014.

El Oeste Norteamericano, la penúltima frontera, una tierra dura para hombres duros. Todos tenemos una visión romántica de esta época y lugar: pistoleros, indios, grandes aventureros y preciosos horizontes crepusculares… Pues esta película se encarga de destrozar todos estos mitos con el humor cáustico y mordas, muy propio de su director Seth McFarlane.

Ya desde los títulos de crédito vemos la socarronería de McFarlane con esa fanfarria típica, esos horizontes crepusculares en las inmensas llanuras norteamericanas (rodadas en Nuevo Méjico), las enormes letras… El título original ya nos indica claramente el tema (Un millón de maneras de morir en el Oeste): el protagonista y director nos indicará nada más empezar la película todas las “ventajas” que tenía vivir en este tiempo: forajidos, animales salvajes, enfermedades… incluso el propio médico te matará intentando sanarte. Poco a poco Alber Stark, nuestro protagonista, nos mostrará todos los tópicos de estas películas retorciéndolos y acercándolos a la realidad con su humor escatológico y, a veces, hasta desagradable.

Crítica de "Mil maneras de morder el polvo"
Un snob Neil Patrick Harris

Llena de grandes momentos humorísticos, muchos guiños al espectador cómplice (ojo al idioma de los indios… si la veis en versión original), Mil maneras de morder el polvo se ríe de todos los tópicos posibles: el duro y peligroso forajido, vestido de negro (interpretado muy correctamente por Liam Neeson), el protagonista (un hombre corriente, vulgar, nada héroe, que usará estratagemas tramposas para librarse de los duelos), el viaje iniciático del héroe (facilitado por las drogas indias), etc. Dos frases son las más repetidas: el Oeste es una mierda, y en la feria siempre muere gente.

Si bien McFarlane es un guionista excelente, lleno de ideas ingeniosas como pudimos ver en TED, por ejemplo, o en su serie más conocida Famili Guy (Padre de Familia en España), como actor es bastante limitado. Pero en esta película esto se supera gracias a los magníficos papeles de los secundarios: Neil Patrick Harris construye un magnífico (y ridículo) bigotudo que le roba la novia… lo que tiene sus consecuencias estomacales; Sarah Silverman y Giovanni Ribisi son una fantástica pareja cristiana que llevan años esperando la noche de bodas para acostarse… aunque ella es una de las prostitutas más aclamadas del pueblo.

Crítica de "Mil maneras de morder el polvo"
El novio virgen de la prostituta

Es cierto que este humor, burdo y soez, puede resultar en ocasiones desagradable para algunas personas, y también es verdad que la película adolece de algunos momentos demasiado lentos (algo menos de metraje le habría sentado bien) pero la experiencia en general es más que satisfactoria: se agradece que alguien lleve a la pantalla lo que todos hemos pensado siempre cuando vemos los “westerns”; es un gusto ver a Liam Neeson interpretando algo diferente del violento justiciero preocupado a que nos tiene acostumbrados los últimos años; siempre es un placer ver a Charlize Theron, aunque su papel sea el más fácil de todo el reparto; se siente mucha complicidad cuando vemos los cameos (de otras películas atípicas ambientadas en el Oeste), cuando escuchamos “Mila Kunis” como una expresión india, o esas críticas a la vida occidental actual a través de las costumbres de aquella época (magistral la crítica a la juventud actual a través de los niños que juegan con el aro), o el chiste (continuado) sobre las fotografías de la época…

Crítica de "Mil maneras de morder el polvo"
Típico del Oeste ¿o no?

Es inevitable empatizar con el (soso) protagonista porque es un hombre del siglo XXI fuera de su tiempo: es pragmático y dialéctico en una época en la que la acción predominaba (o eso nos han contado). Desde el primer momento nos cuenta lo terrible que sería, para cualquiera de nosotros, vivir en aquel ambiente, en el que no duraríamos ni un día (“todo lo que no eres tú quiere matarte”)

En resumen, si te gusta el humor de Padre de Familia o de TED lo vas a pasar genial. Si odias estos ejemplos, ni te acerques. Para todos los demás, pasaréis un buen rato, riendo bastante (o sonriendo de manera cómplice) y deseando no haber oído/visto algún que otro chiste. Es Seth McFarlane, con todo lo que ello conlleva: no es una película familiar, pero es una comedia que está por encima de la media. Muy recomendable, pero sabiendo lo que vamos a ver.

Y, por cierto, hay escena post créditos pero es totalmente prescindible y sin gracia. Os la podéis ahorrar.

[review]

¡No te vayas sin comentar!