‘He visto ballenas’, de Javier de Isusi

'He visto ballenas', de Javier de Isusi “Denborak bidea ahorturik
etxera itzuli ninduzunean
berria zizun ateko zura
eta sarraila ere”.

(“Cuando volví a casa
consumido el camino por el tiempo
nueva era la madera de la puerta
nueva también la cerradura”).

Esta poesía escrita por el filólogo vasco Joseba Sarrionandia, que da inicio a la obra ‘He visto ballenas’, relata en solo cuatro versos los drásticos cambios a los que se ve sumida nuestra humanidad. Quién mejor que él, que vive en el exilio, para percatarse de los profundos cambios que se dan en nuestra sociedad y de cómo esta evoluciona.

Uno de los mayores problemas a los que se ha enfrentado España ha sido a la banda terrorista ETA (‘Euskadi Ta Askatasuna’), que desde su fundación en 1958 ha copado multitud de portadas de periódicos e informativos debido, entre otros, a los asesinatos que han cometido sus integrantes. Todavía, pese a que desde 2011 la banda terrorista anunciase el cese definitivo de su actividad armada, sigue siendo un tema bastante tabú en nuestra sociedad. Es por esto que la publicación de este cómic por parte de Javier de Isusi no puede recibir más que elogios, no solo por la forma en la que ha tratado este complicado tema, sino por haberse atrevido a mostrar una humanidad intrínseca en ciertos personajes que normalmente no estamos acostumbrados a ver.

Las personas cambian, la sociedad cambia, el mundo cambia, por mucho que algunos se nieguen a verlo. Si bien es cierto que algunos lo hacen a peor, otros deciden replantearse sus actos y comprender el porqué de sus acciones, que viene a ser en parte el fin objetivo de las cárceles. No solo como lugar de confinamiento, sino como un periodo de tiempo en el que sus integrantes deberían recapacitar acerca de los actos que les han hecho entrar allí.

'He visto ballenas', de Javier de IsusiDe Isusi no quiere plasmar su punto de vista en los personajes de la obra, que surgen a partir de una historia real, sino que intenta reunir en un mismo escenario a tres individuos totalmente opuestos entre sí, aunque entre ellos hay un fuerte nexo de unión. Emmanuel, un exmilitante del GAL; Josu, un exmiembro de la ETA, y Antón, un sacerdote y viejo amigo de este último, cuyo padre murió a manos de la banda terrorista vasca, toman parte en un triángulo que intentará profundizar no solo en las relaciones humanas, sino en la capacidad de arrepentimiento y perdón que se puede dar entre personas totalmente opuestas entre sí.

La narración del cómic no es lineal. En numerosas ocasiones veremos cómo esta avanza o mira hacia atrás en el tiempo para conocer el porqué de algunas acciones o pensamientos de los tres principales personajes. No estamos ante una historia con un claro principio y un marcado final, sino que más bien tenemos un punto de inflexión (el ideal original de los personajes) sobre el que la trama va desarrollándose con el fin de que el lector conozca la evolución de estos.

Como he mencionado al inicio, la obra no trata de plasmar ningún pensamiento tajante, sino que más bien podríamos decir que estamos ante un ensayo sobre la violencia. En él se busca demostrar si esta puede ser abandonada en pos de una vida mejor, o si por el contrario, la mella que hace en nosotros es tan profunda que jamás podremos separarnos de nuestros actos.

Además de los tres principales personajes, tenemos varios secundarios sobre los que recae parte del peso de la historia. Estos ayudarán a plantear nuevas incógnitas que girarán en torno a Josu y a Antón, cuyo origen son las decisiones que ambos tomaron en ciertos momentos de su vida.

En cuanto al dibujo, De Isusi tiene un trazo ligero a modo casi de esbozo, donde lo que realmente destaca es el juego del color. Aun así, hay escenas totalmente conmovedoras, donde los cruces de miradas son capaces de calar hondo en el lector sin la necesidad de unas líneas hiperdetalladas. En el caso del color, este tiene solo dos tonalidades a lo largo de toda la obra: amarillo y gris. Encontramos así momentos en los que las viñetas se tornan completamente grises, ya sea para plasmar un suceso que se ha dado en un tiempo anterior, o para mostrar el frío clima de esta cárcel, situada en la Provenza francesa. Una elección óptima para acompañar de manera suave un tema aún controvertido.

Finalmente, cabe añadir que en la conclusión del libro encontramos una serie de acuarelas creadas por Leticia Ruifernández, donde se narra de forma figurada y ambigua un breve relato que profundiza aún más en los temas que han tenido vigencia en la obra.

La edición, que publica la editorial Astiberri bajo un lujoso formato cartoné, consta de 168 páginas a color por un precio recomendado de 18 euros, pudiéndose encontrar tanto en castellano como en euskera. ‘He visto ballenas’ no pretende así ser un cómic documental, ni profundizar en el terrorismo, sino que busca ahondar en el lado más humano de alguien que ha sido tachado de ‘inhumano’, sea por la razón que sea.

[review]

'He visto ballenas', de Javier de Isusi

Una revisión de cuatro décadas de historia a la deriva del País Vasco

En una cárcel de la Provenza francesa, Josu, un ex militante de ETA, conoce a Emmanuel, un ex miembro del GAL. A casi mil kilómetros de distancia, Antón, un antiguo amigo de infancia de Josu, aún vive bajo la sombra de la muerte de su padre a manos de ETA, veinticinco años atrás.

Javier de Isusi, autor de la tetralogía Los viajes de Juan Sin Tierra, propone ahora, tras un laborioso proceso de documentación que surge a partir de una historia real, una vibrante novela gráfica que explora el interior de tres personas a quienes les ha tocado desempeñar papeles encontrados y que buscan, pese a todo, encontrarse como personas.

Isusi puntualiza que, a pesar de haberse atenido en lo esencial a un suceso verídico, en ningún momento ha pretendido “hacer una narración histórica o periodística ni intentado contar qué les ocurre a terceras personas que están muy lejos de mi experiencia vital, eso excedía con mucho mis posibilidades. Los personajes que aparecen en el cómic son inventados y aunque para llevarlo a cabo me he documentado bastante, donde más he rebuscado ha sido en mi propio interior: ¿cómo me sentiría yo si estuviera en esa situación? Era la pregunta que me hacía continuamente al intentar ponerme en la piel de unos y otros personajes”.

El autor bilbaíno reconoce que “hay muchos condicionantes evidentes de índole política, social y personal que me hicieron decidir que esta historia sólo la iba a contar si me salía sola; si daba con las personas adecuadas que me pudieran guiar por ella, si estas personas estaban dispuestas a acompañarme, y si el guión fluía sin esfuerzo”. Todos esos factores finalmente confluyeron y tomaron forma definitiva: “más que hacer una obra que quería hacer siento que he hecho la obra que tenía que hacer”.

Para el escritor Patxi Zubizarreta, “Javier de Isusi nos propone un desafío intelectual y emocional: una revisión de cuatro décadas de historia a la deriva en el País Vasco; un relato crudo y sugerente en tonos azules y pálidos que busca provocar la reflexión lúcida y el sentimiento delicado; una travesía tormentosa abierta a la fábula en la que, quizá, será posible divisar ballenas…”.

¡No te vayas sin comentar!