Inspector Moroni – Edición Integral

A lo largo de la historia hemos visto muchas historias de policías, agentes secretos o investigadores. Por ejemplo, en España tenemos a Mortadelo y Filemón o a Anacleto: Agente Secreto; en Francia tienen al Inspector Gadget o a Clouseau; y en Inglaterra tienen a Sherlock Holmes y a James Bond. Pues en Canadá tienen, para su desgracia, al Inspector Moroni. Moroni fue creado por Guy Delisle en el año 2001 y ahora ha llegado a España de la mano de Astiberri Ediciones.

Primeros Pasos
Primera historia del Integral de ‘Inspector Moroni’

Como bien sabéis, Guy Delisle es un historietista canadiense conocido principalmente por algunas de sus obras autobiográficas, como ‘Shenzhen‘, ‘Pyongyang‘, ‘Crónicas Birmanas‘ y ‘Crónicas de Jerusalén‘, en donde narra en primera persona su experiencia personal en estas ciudades y la visión que le transmiten a él estos lugares, su cultura y sus gentes. Además también le conocemos por obras que, igualmente, están basadas en sus experiencias personales con sus hijos, como ‘Guía del mal padre‘ y ‘Guía del mal padre 2‘. Sin embargo, también ha hecho cosas distintas como la recientemente reseñada ‘Cómo no hacer nada‘ y la que ahora nos ocupa, a saber, ‘Inspector Moroni‘.

Si tuviéramos que calificar a Moroni lo haríamos como una amalgama de muchos de los personajes policiacos que nos ha dado el mundo del cine y del cómic. Por un lado, tenemos a Gadget, el cual, al igual que Moroni, tiende a confundir a los aliados con villanos y viceversa. La diferencia entre Moroni y Gadget es que, por norma general, en el caso de Moroni, sus aliados suelen salir muy mal parados. Por otro lado, también podemos decir que tiene cierto parecido con Clouseau, pues en ambos casos son sumamente incompetentes y torpes. Sin embargo, en el caso de Clouseau, suele llegar a resolver el caso aunque sea por simple casualidad, mientras que Moroni cree que los resuelve pero en realidad los lía más pero tiene la suerte de salir bien parado, posiblemente, porque sus superiores son más incompetentes que él y no ven los desastres que provoca a su paso.

Este cóctel de ‘cualidades’ se junta con el hecho de que Moroni se cree, equivocadamente, que él tiene siempre la verdad suprema en todos los casos y está constantemente investigando conspiraciones y complots ocultos, tan ocultos, que solo los ve él, porque no son reales. Si a todo esto, le sumamos su comportamiento excesivamente neurótico y obsesivo, apaciguado por ansiolíticos y tranquilizantes, su más que evidente neurastenia, y lo perturbador que resulta que viva y duerma en la misma cama con un perro al que habla y le responde manteniendo con este una relación que, en algunos casos, simula ser un matrimonio de varios años, nos encontramos con un personaje totalmente desquiciante, no solo para los personajes ficticios que conviven con él a su alrededor, sino también para el lector. Posiblemente, esto sería lo que Delisle quería transmitir con este personaje y, al menos, en mi caso personal, he de decir que lo ha conseguido con creces.

Inspector Moroni
Ejemplo de la perturbadora relación entre Moroni y su perro

Por otro lado, acostumbrados al dibujo monocromático de Delisle, el hecho de que en esta obra apostara por el color, ha hecho que sus personajes cobraran más vida y resulten mucho más atractivos que si estuvieran dibujados en blanco y negro. Con esto no quiero decir que el dibujo de las otras obras mencionadas anteriormente sea desacertado, pues realmente lo que mejor identifica a estas obras son el hecho de que predomine la historia sobre el dibujo. Sin embargo, si bien es verdad que en ‘Inspector Moroni’, el guion tiene un orden lógico, una excelente narración y unos diálogos sumamente ocurrentes, el grado de nerviosismo e incontenibles ganas de asesinar al personaje principal que entran al lector de la obra, se ven apaciguadas por un reconfortante dibujo y color que ayuda muchísimo en la lectura.

No hay duda de que Delisle no deja de sorprendernos y prueba de ello son estas 3 historias que vemos en esta Edición Integral que ha editado Astiberri Ediciones y en donde disfrutaremos y sufriremos a partes iguales de las peripecias del incalificable Inspector Moroni.

‘Inspector Moroni’ – Integral ha sido editada por Astiberri Ediciones en formato cartoné a color con dimensiones 19 x 25,5 cm y 152 páginas. Las historias que comprenden son ‘Primeros pasos‘, ‘Dulce o amargo‘ y ‘El síndrome de Estocolmo‘, las cuales salieron originalmente publicadas por ‘Dargaud’ con los títulos ‘Inspector Moroni 1 – Premiers pas’ (2001), ‘Inspector Moroni 2 – Avec ou sans sucre’ (2002) e ‘Inspector Moroni 3 – Le syndrome de Stockholm’ (2004). Esta obra integral está ubicada en la Colección Sillón Orejero de Astiberri y la podemos encontrar a un precio de 20€.

[review]

Inspector Moroni

Inspector Moroni – Edición Integral

Delisle recrea un policía incompetente que es un auténtico peligro para los que le rodean

El inspector Moroni es una catástrofe ambulante que lo pilla todo al revés, un policía neurasténico, cretino y pretencioso que ya desde su primera misión amenaza con convertirse en un peligro para los que le rodean.

Guy Delisle, autor de obras como Pyongyang, Crónicas de Jerusalén y Guía del mal padre, plantea una serie de tres tomos que se publican por primera vez en español en este integral, donde sabe encontrar un medido equilibrio entre la intriga y el tono humorístico.

 

Fan de Rocky, Superman y, en definitiva, el buen cine, tanto moderno como clásico. Disfruto con un buen libro así como leyendo a Mark Waid o a Alan Moore y viendo dibujar a Alex Ross o los Romita entre otros. También disfruto con videojuegos tanto actuales como de antaño con las consolas de 8 y 16 bits y me entusiasman las series tipo sitcom o de ciencia ficción. @GigioPoloux

¡No te vayas sin comentar!