Lobezno: Origen II #4

Lobezno-origen-II-4Kieron Gillen y Adam Kubert nos presentan el penúltimo capítulo de esta miniserie, que comienza un mes después de los acontecimientos del número anterior. Logan, Víctor Creed y Clara siguen huyendo de los hombres de Nathaniel Essex, con escaso éxito, ya que el protagonista ha llevado una vida tan atormentada que reacciona al menor contacto físico desenfundando las garras. Si unimos a eso los carteles que hay pegados por todas partes y que ofrecen una recompensa por su captura, es fácil entender que el trío de fugitivos no puede permanecer mucho tiempo en un mismo lugar.

En estas últimas semanas, Logan, con paciencia, empeño y la ayuda de Clara, ha recuperado el uso normal del habla, ya que, desde que mató accidentalmente a Rose, su único contacto con otros seres humanos sólo había servido para tratarlo brutalmente, como si fuera un animal salvaje. Sin embargo, pese a ser compañeros de fuga, ya empiezan a mostrarse los primeras tensiones entre el protagonista y Víctor Creed, que se siente molesto porque Clara presta demasiada atención al canadiense, lo que le lleva a a abandonar el refugio con frecuencia.

En una de las ocasiones en las que el futuro Dientes de Sable está ausente, los hombres de Essex encuentran a los fugitivos. Logan saca sus garras y consigue acabar con todos sus enemigos, mientras pasan por su mente escenas de los sufrimientos vividos desde su pelea con el oso polar. Por desgracia, al estar alterado por la batalla, también asesina accidentalmente a su amiga, cuando le agarra del brazo para huir juntos. La chica, antes de morir, deja claro al canadienese que no le considera culpable de lo sucedido,  pero él no puede dejar de pensar en la situación tan similar que vivió con Rose. Cuando Víctor regresa y ve lo sucedido, da por hecho que los hombres de Essex son los responsables y le pide a Logan que le ayude a buscar venganza, olvidando las diferencias entre ambos.

La última página nos reserva dos sorpresas más: la primera es referente a la supuesta muerte de Clara que, cuando se queda sola, abre los ojos, demostrando así que ha sobrevivido a las garras de su amigo; la segunda es una confidencia de Víctor que nos hace descubrir que no estaba enamorado de la chica, como todo parecía indicar, sino que se trataba de su hermana.

Gillen, que se encuentra particularmente orgulloso de haber podido ambientar la trama en la primera década del siglo XX, se expresa de esta manera:

La Primera Guerra Mundial aguardaba en el horizonte mientras el mundo civilizado se estaba preparando para demostrar lo poco civilizado que podía llegar a ser. Hay un montón de cosas que puedes hacer con Lobezno en un mundo así.

Origen II

A tan solo un número de terminarse la colección, nos queda la duda de si dejarán al protagonista en una situación que pueda enlazar con la historia que ya conocemos sobre él o, por el contrario, nos ofrecerán un final abierto, por si en el futuro algún guionista se atreve a sacar una tercera parte sobre el pasado de Lobezno. Esta segunda alternativa sería bastante lógica, desde el punto de vista mercantil; pero, si se estira demasiado la trama, se corre el riesgo de estropear una historia tan bien contada.

El guionista y el dibujante siguen ofreciéndonos en Lobezno: Origen II #4 un trabajo narrativo y visual de una calidad admirable, aunque hay que resaltar un detalle que llama bastante la atención: introducir cuatro caras seguidas de imágenes a doble página, carentes de diálogos (e incluso de dibujos en el primer caso) en un cómic tan corto resulta bastante decepcionante y hace pensar al lector que le están tomando el pelo.

Al igual que en el resto de la colección, las dimensiones de este cómic de grapa son de 16 x 27 centímetros, es de tapa blanda, está editado a color, tiene 24 páginas y cuesta 1,95 euros. Es curioso comprobar que, como puede notarse en la imagen de la portada, toda la tirada de este tebeo ha salido con un pequeño defecto: una rozadura blanca que puede apreciarse debajo de código de barras.

[review]

 

¡No te vayas sin comentar!