Perillán

Perillán (Dodger) portada de Paul Kidby de la novela de Terry Pratchett publicada por Fantascy y ambientada en el Londres de DickensLa RAE define “perillán” como “persona pícara, astuta”. Y no hay nadie más perillán que Sir Terry Pratchett, ya que a sus 66 años sigue usando todo tipo de artimañas para hacernos reflexionar mientras disfrutamos de su habitual humor. Originalmente publicada en 2012 con el título de Dodger, ‘Perillán’ llega como novedad de julio de la editorial Fantascy, siendo la última novela del prolífico escritor británico que hemos visto traducida en nuestro país.

‘Perillán’ cuenta la historia de un joven alcantarillero que sale de trabajar una noche lluviosa para encontrarse a una joven a la que le están dando una paliza. Cuando Perillán salva a la desdichada, un par de señores ricos (Charles Dickens y Henry Mayhew) se paran a socorrerlos. Así conoce Perillán a Charles Dickens, un escritor que sospecha que Perillán es más que un rufián y más que un héroe. Pero lo acontecido a la mujer rescatada tiene más matices de lo que parece y pronto Perillán tendrá que decidir su posición en el asunto.

A pesar de la reconstrucción de un Londres dominado por las tretas y la pobreza extrema, ‘Perillán’ no es una novela histórica, ni de historia alternativa. El mismo autor la considera una “fantasía histórica” en la que personajes inventados conviven con personas reales (Charles Dickens, Angela Burdett-Coutts, Joseph Bazalgette, Benjamin Disraeli, Robert Peel o el filántropo Henry Mayhew, a quien Pratchett dedica el libro).

Resulta curioso que, sin formar parte del universo de Mundodisco, ‘Perillán’ sea la novela de Pratchett que más se acerca a la saga “en espíritu”. Por una parte, el periodo en el que se ambienta (el primer cuarto del reinado de la reina Victoria, según apunta Pratchett en el epílogo) parece una época de descubrimientos similar a lo que hay hoy día se ha llamado “la saga de la Revolución Industrial”. En estas novelas, el Mundodisco es alborotado por nuevos descubrimientos: el cine (‘Imágenes en acción’), la prensa escrita (‘La verdad’), el sistema postal (‘Cartas en el asunto’) o ‘Dinero a mansalva’ (el sistema bancario). Por otro lado, el Londres sucio y con grandes diferencias de clases que nos presenta Pratchett trae a la cabeza a personajes de Ankh-Morpork: el personaje de Angela recuerda al de Sybil Ramkin (o incluso a Susan), Robert Peel se asemeja a Sam Vines, la Dama hace pensar en otras encarnaciones de la suerte que datan de las primeras novelas de Rincewind, el mismo Perillán parece una especie de Nobby Nobbs adecentado y los amigos de Perillán traen a la cabeza el entrañable Gremio de Mendigos.

La historia está llena de personajes memorables originales (como Solomon, el misterioso anciano judío que vive con Perillán y con el apestoso perro Onán) y de episodios disfrutables, como alguna escena a lo Pigmalión, en la que se transforma al pícaro en caballero. Por supuesto, hay lugar para el absurdo y la sutil crítica social al estilo Pratchett, con notas al pie incluidas. Por ejemplo, hablando de cubertería:

Solomon le había dicho: << No te compliques la vida con la paleta de pescado. Nadie usa la paleta de pescado para nada. Se pone de adorno, para que la gente sepa que tienes paleta de pescado. >>

jack_dodger_guide_london_perillan_pratchettEl estilo de la novela ha sido cuidado para que mantenga un tono atractivo para el lector de hoy día, mezclando expresiones de la época y alusiones literarias para imitar el estilo del autor de ‘Oliver Twist’ o ‘Historia de dos ciudades’.

Sin embargo, todo este trabajo de documentación por parte de Pratchett se destrozaría con una mala traducción. Por ello resulta imposible no elogiar el trabajo de Manuel Viciano Delibano. Viciano se ha desenvuelto más que bien en el Londres victoriano y ha ofrecido grandes soluciones para aspectos peliagudos en el original, desde el título de la novela hasta el Cockney rimado. Resulta especialmente gratificante ver que ha mantenido la sensación de oralidad en los diálogos y que las diferentes clases sociales hablan de un modo convincente pero no excesivamente naturalizado (es decir: se nos permite creer que Perillán es un pícaro de pocos recursos con un vocabulario sencillo, sin olvidar que es natural de Reino Unido). Manuel Viciano Delibano ha traducido autores como Trudi Caravan, Robin Cook, M. K. Hume o Rick Riordan, además de las novelas juveniles de Mundodisco centradas en el personaje de Tiffany Dolorido.

A partir de ‘Perillán’ se publicó ‘Jack Dodger’s guide to London’, una de las múltiples obras de no ficción ¿ficcionalizada? que abundan entre la bibliografía del autor británico.  ‘Jack Dodger’s guide to London’ muestra lugares de Londres mencionados con la novela, además de detalles históricos a medio camino entre la ficción y la realidad. No es de extrañar, al fin y al cabo, a Pratchett le gusta jugar con el espacio en sus novelas. En el caso de ‘Perillán’, la novela muestra la ciudad de Londres casi como un personaje más, pormenorizando olores y virtudes de sus (a menudo mugrientos y a veces escabrosos, pero al final encantadores) rincones.

Terry Pratchett, genio de la fantasíaCon todo, es cierto que ‘Perillán’ tiene una trama menos complicada de lo que solía ser habitual en la obra de Pratchett, por lo que a menudo se considera la novela parte de su obra juvenil (a pesar de detalles muy adultos, como la mención casual de mujeres de vida relajada y algún taco esquivo). ‘Perillán’ es también menos cruel de lo que podría haber sido en cuestión de crítica social, más agradable que obras como ‘Dioses menores’ o incluso ‘Papá Puerco’. A pesar de que la acción quizás se desarrolla demasiado rápido, en general la novela está bien acabada y no es difícil suspender el descreimiento el tiempo suficiente como para sentirnos identificados con un pícaro de buen corazón.

La edición de Fantascy tiene 400 páginas, cuesta 16,90 € y está editada en tapa blanda con grandes solapas. La ilustración de la portada, así como las pequeñas ilustraciones a lápiz que preceden a los capítulos, son del magnífico Paul Kidby. Podéis encontrar el primer capítulo de ‘Perillán’ en este enlace.

[review]

Traductora y asidua a bibliotecas. La ficción me entra mejor con sagas familiares, cabezología, juegos de palabras y relatos de venganza. Disfruto al leer fantasía épica, ver ciencia ficción, rolear fantasía urbana y escribir realismo mágico.

2 Comentarios

¡No te vayas sin comentar!