X Festival Internacional Música de Cine – Crónica Viernes 25

El pasado viernes resultó ser una jornada de lo más completa en la décima edición del Festival Internacional de Música de Cine “Provincia de Córdoba”.

Craig Safan tocando una muestra

El día se inició con las charlas-coloquios en el Conservatorio Superior de Música “Rafael Orozco”, en la que se esperaba que talentos como Craig Safan, Toshiyuke Watanabe y Debbie Wiseman.

La charla de Craig Safan empezó con un repaso sobre su carrera y cómo empezó con el piano a los 6 años, alentado por su madre que aunque no era profesional sí que llegó a dar algún concierto. Safan pronto empezó a improvisar y ya desde los 12 años escribía canciones completas.
En la Universidad se licenció en Bellas Artes pero no dejaba pasar la oportunidad de componer o aplicar música a todo aquello que pudiera. En la facultad consiguió acceder a un estudio y allí siguió mejorando, consiguiendo que para la hora de terminar su carrera ya supiera orquestar y componer.

En una ocasión le llamó una amiga cuyo marido buscaba compositor para su película, él se ofreció y así es como se adentró poco a poco en el mundo de las bandas sonoras. Este director, en un principio un completo desconocido, resultó ser John McTiernan. A pesar de que ese trabajo no funcionó le gustó la sensación, una forma de darle utilidad a la música. Además, esto le permitió trabajar en un estudio con un grupo de jóvenes cuyos padres eran famosos compositores como Elmer Bernstein, Fred Stainer… y más tarde se convertirían en sus propios mentores.

La conversación siempre tuvo un aire cómico, como cuando el interprete que traducía la charla se cambió por otro y él hizo amago de levantarse diciendo que “ahora entra otro Craig Safan”. Finalmente, antes de cerrar su charla, le preguntaron que si sabía por qué en España había más tradición de festivales y jornadas acerca de las bandas sonoras en comparación con Estados Unidos, por ejemplo, pese a ser aquel el país más importante para éstas. Safan no sabía porque se daba el caso, y que lo único que destacaba allí con respecto a bandas sonoras eran noches temáticas que se solían hacer de conciertos, como por ejemplo “orquesta temática del espacio” y se tocan temas de bandas sonoras de ese estilo. Además, añadió que allí todo el mundo conoce a John Williams y probablemente no sepan más nombres. Sí que hay más tradición de Comic Con, de cómics en general, pero con la música de cine no se involucran tanto. “Les encanta el tema de Titanic, pero probablemente no sepan ni quién es James Horner”. Quizá la geografía del país tenga algo que ver, al ser tan amplía se dan más casos de cosas a nivel regional o estatal.

IMG_5689Una vez acabada la charla, y después de las firmas y saludos con la gente, le tocó el turno al japonés Toshiyuke Watanabe, uno de los compositores más importantes de bandas sonoras en Japón e hijo del compositor de Mazinger Z.
Este explicó como era la sociedad japonesa con respecto a la música, a la que en cierta medida le escandalizaba “Los Beatles” y escucharlo era sinónimo de gamberrismo. Sin embargo, a Watanabe le encantaba y rechazaba por lo tanto escuchar música clásica, por oposición con el resto de la sociedad. Cuando quiso dedicarse a algo más sinfónico habiendo avanzado ya su práctica tocando la guitarra y la batería, se decidió a estudiar e ingresó en Berkley (en Bostón) donde conoció una importante orquesta cuyo compositor era japonés. Eso hizo que se interesara por este tipo de música sinfónica. La sonoridad del instrumento de cuerda en directo le impresionó por su belleza y se dio cuenta de que las cosas se pueden modificar en el estudio, pero en directo tienen que sonar perfectas, que eso era la música verdadera.

Se dedicó por lo tanto a crear sensaciones positivas en quien escuchara su música y se centraba más en algo acústico.

Finalmente, tras algunas preguntas de la audiencia, Watanabe dio paso a la última charla del día, de la compositora Debbie Wiseman, cuya música es más bien de carácter clásico. Desde el primer momento, y en contraste con la tranquilidad proyectada por el compositor japonés, Wiseman se mostró muy abierta y en seguida conectó con el público. Además, agradeció en repetidas ocaciones a todos los asistentes porque en su opinión era el público el que hacía posible que todo esto siguiera adelante. Por otra parte, le encantaba la idea de poder conocer a los receptores de sus composiciones, algo que no siempre es posible.
IMG_5715Más que una charla-coloquio, aquello se convirtió en un recital de piano con el que deleitó a los asistentes, con algunas piezas que ella misma traía preparadas y aceptando solicitudes del público. Más adelante explicó que le encantaba tocar el piano y que siempre que puede es ella misma quien lo toca en las grabaciones.

Acabado el turno de las charlas, se continúo la jornada con una mesa redonda que homenajeaba a uno de los compositores más grande de la música de cine, Jerry Goldsmith. Ésta se llevó a cabo en el Hotel Eurostars Palace y estuvo moderada por Doreen Ringer Ross y Carol Goldsmith (viudad del compositor), y en la que participaron el director de honor del festival Chris Lennetz, así como Dan Goldwasser y James Fitzpatrick.

Esta reunión sirvió en especial para acercar la figura del compositor a sus seguidores a través de las experiencias vividas por Carol Goldsmith. A estas se sumaron anécdotas contados por el resto de miembros de la mesa, como cuando Chris Lennetz contó que en la próxima película que estrenará acabaron sustituyendo una pieza que compuso por una de Jerry Goldsmith. Lejos de sentirse ofendido, estaba incluso halagado, además de reconocer que la pieza de Goldsmith encajaba mejor que la suya.

Muestra de la remasterización de QB VII
Muestra de la remasterización de QB VII

La charla se tornó más emotiva al tratar sobre una de las obras más íntima y personal del compositor, QB VII, por la que estaba dispuesto incluso a trabajar gratis. Se convirtió en un proyecto muy personal para él y quiso llevarlo a cabo a toda costa. Este además resultó emotivo por la mezcla cultural que consiguió, pues se grabó en la Capilla Sixtina, con un compositor judío, un director de orquesta escocés… algo que Carol Goldsmith recuerda como “Menestra de cultura”. Recientemente se prepara una remasterización, y pudimos ver algunos vídeos de la misma en la charla. Por otra parte, el productor musical Dan Goldwasser también enseñó una muestra en formato audio de una maqueta que encontró en los estudios perteneciente a una obra de Goldsmith que no salió de los mismos y de la que lo más probable es que solo fuera conocida por los más ayegads al compositor.

Para finarlizar la jornada, se cerró el día con el concierto dedicado a la televisión: “Lo mejor de la televisión: Especial 50 aniversario de Doctor Who”. Este se llevó a cabo sin problemas, y contó con la colaboración especial de los invitados al festival, que de una forma u otra participaron en el evento. Por ejemplo, Chris Lennetz, Debbie Wiseman y Abel Korzeniowski dirigieron sus propias composiciones. Además, entre los asistentes se encontraba Murray Gold que agradeció profundamente al director de la orquesta la interpretación que había hecho de su obra de Doctor Who. La última canción de la misma, por otra parte, empezó a ser dirigida por un destornillador sónico, ambientando el concierto dedicado a la serie de ciencia ficción Británica.

El concierto estuvo interpretado por la Orquesta Filarmónica de Málaga  y el Coro Ziryab, bajo la dirección de Arturo Díez Boscovich y los compositores invitados a la décima edición del Festival. La cita comenzaba con Óscar Senèn dirigiendo ‘Best of Television Overture’, donde se incluyeron temas como El Equipo A, Los Simpsons, Juego de Tronos, etc.; a este le siguió ‘Downton Abbey’, de John Lunn; ‘Supernatural’ ‘Saint Sinner’ y ‘Revolution’ de Christopher Lennertz; ‘Frágiles’ de Arturo Díez Boscovich y ‘El tiempo entre costuras’, de César Benito. Tras el descanso, sonó ‘Penny Dreadful’ del polaco Abel Korzeniowski; y tres melodías de la compositora Debbie Wiseman: ‘A Poet in New York’, ‘Father Brown’ y ‘The Whale’ . Tras ello, llegaba el momento más esperado de la noche, con protagonismo total sobre la figura de Murray Gold, cuya obra era expresada sobre el escenario del Gran Teatro cordobés. El cincuenta aniversario de ‘Doctor Who’ planteó un elenco de canciones que trasladaron a los asistentes al mundo mágico de este conocidísimo personaje de la televisión. Sonaron las melodía de ‘I Am the Doctor’, ‘Rose’s Theme’, ‘This Is Gallifrey’, ‘Amy’s Theme’, ‘The Pandorica Suite’, ‘Song of Freedom’, ‘Abigail’s Song’ y ‘Vale Decem’.

Al acabar, se añadió como bonus especial la interpretación del tema principal de Dexter, compuesto por uno de los invitados al festival, Rolfe Kent, quién también agradeció en persona al director de la orquesta la interpretación del mismo.

Se cerró la jornada con la fiesta en el Café Gongora, punto de reunión para los invitados al festival.

concierto

Del mundo audiovisual, y friki desde que de pequeña escuché a mi loro silbar "Encuentros en la tercera fase". Amante del humor inglés, Monty Python y SNL al otro lado del charco. Dispuesta para muchos proyectos mientras espero al Doctor en el sótano del FBI, junto a Mulder y Scully. Contacto: [email protected]

¡No te vayas sin comentar!