Análisis de ‘Sacred 3’

Sacred 3

En 2004 llegaba a los PC’s de todo el mundo un nuevo juego que bebía directamente del legado creado por el conocido ‘Diablo’, su nombre era ‘Sacred’. Creado como un juego de rol con altas dosis de acción, consiguió vender más de 1,8 millones de copias en todo el mundo, demostrando así la buena recepción por parte de los consumidores. Cuatro años después salía a la venta su continuación llamada ‘Sacred 2: Fallen Angel’, que llegaba por primera vez a las consolas un año después, en 2009. Esta secuela continuaba el mismo estilo presentado en la primera parte, añadiendo nuevos personajes y armas al vasto mundo de Ancaria.

Ahora, 10 años después de la salida del primer Sacred llega a nosotros su tercera entrega, aunque en esta ocasión el formato de juego se aleja del clásico rol para convertirse en un muy entretenido ‘hack and slash’, que nos otorgará horas de acción dentro del mismo mundo que presentó el primer juego. Este cambio, que ha sido recibido de forma escéptica por los fans de la saga, ha atraído en cambio a nuevos jugadores que buscan un juego de acción ambientado en un mundo de fantasía.

Aun así, antes de comenzar con el análisis debemos mencionar otro juego de la franquicia que apareció en formato digital para Xbox 360, PlayStation 3 y Windows: ‘Sacred Citadel’. Este, que sirve de precuela para esta tercera entrega, es un juego de acción y lucha en forma de desplazamiento lateral, rompiendo así el estilo anterior y sirviendo como base para el recientemente publicado.

Olvidando así todo lo visto anteriormente en la saga Sacred, tenemos ante nosotros un juego que abandona casi por completo el rol para abrazar la acción directa. Distribuido para las plataformas Play Station 3, Xbox 360 y PC, ‘Sacred 3’ nos sitúa unos mil años después de la anterior entrega. Tras una vistosa introducción que sirve a modo de presentación de los principales héroes seleccionables, nos dan a elegir entre cuatro clases: guerrero Safiri, arquero Khukuri, paladín Serafín y lancera Ancariana, además de una clase desbloqueada para quienes reservasen el juego, el héroe Malakhim.

Sacred 3

Una vez que ya tengamos a nuestro personaje, se presenta ante nosotros el mundo de Ancaria, aunque a diferencia de las anteriores entregas, en esta ocasión este no es abierto, sino que se muestra ante nosotros en forma de niveles o misiones que vamos desbloqueando. Tenemos así una historia principal que se irá contando en forma de diálogos o narraciones por parte de los personajes (voces en inglés con subtítulos en castellano) y que iremos desbloqueando según avancemos en la historia.

Estos niveles, a los que se llegan mediante caminos interconectados, comprenden la historia principal, además de incluir diversos desafíos, como pueden ser modos supervivencia, en los que tenemos que intentar aguantar vivos un número de oleadas o simplemente lograr acabar con todos los enemigos de un nivel. La idea de estas misiones es crear un espacio de ‘desconexión’ con la historia principal, que nos permitirá a su vez subir nuestro nivel, así como encontrar nuevos objetos o dinero que nos ayudarán a mejorar nuestras armas.

Sacred 3

Y en cuanto a las armas, este es otro punto que se diferencia notablemente del espíritu de la saga: en lugar de ir cambiándolas por nuevas, cada personaje tendrá un estilo propio mediante el que iremos desbloqueando nuevas, pero siempre manteniéndose dentro del mismo ámbito. Por otro lado, se ha implementado un sistema llamado ‘Espíritus de armas’, que lo que hace es otorgarnos diversos poderes, orientados sobre todo al modo cooperativo. Estos poderes podrán reducir cierto porcentaje de nuestras habilidades mientras que aumentan otras, tanto personales como de nuestros aliados.

Los niveles, como ya hemos visto, son bastante lineales, algo lógico dentro de este género. Así, iremos luchando a través del reino de Ancaria contra huestes de enemigos, que cada vez serán más duras. Desde seres enanos a los que derrotamos con un solo golpe, pasando por tropas que portan escudos a las que tendremos que desorientar con nuestro personaje, hasta llegar a los gigantescos enemigos que se esconden al final de cada nivel.

Sacred 3

Pero para lograr tal fin no estamos solos, siendo este el punto más fuerte de ‘Sacred 3’: el modo cooperativo. Permitiéndonos jugar con tres compañeros más, el juego dedica gran parte de su baza a la interacción entre personajes, ya sea mediante la compenetración de habilidades o salvando a nuestros compañeros de la muerte. Aun así, pese a que el juego sea cooperativo, los chicos de Deep Silver no han querido olvidar la competitividad entre jugadores, por lo que han implementado un ranking final en el que podemos conocer quién ha sido el mejor de todos los héroes durante la partida.

Finalmente, merece la pena mencionar la excelente banda sonora que incorpora ‘Sacred 3’. De tinte épico, logrará sumergir al jugador en el fantástico universo de Ancaria.

Sacred 3

‘Sacred 3’ se presenta así como una muy buena opción para los amantes de los juegos de acción clásicos, donde los gigantescos jefes finales pondrán en tela de juicio nuestra dotes heroicas. Con una gran dosis de acción y dinamismo, estamos ante un juego que atraerá a nuevos jugadores, pese a que se deje por el camino a los que quieren seguir manteniéndose fieles a la saga. Renovarse o morir.

[review]

2 Comentarios

  1. Bueno, ahí ya entra en juego si el juego, valga la redundancia, cumple con lo esperado por los fans, que como comento en el artículo no es así. Pero como ‘hack and slash’, Sacred 3 cumple con creces, ya que tiene todo lo necesario para su disfrute.

¡No te vayas sin comentar!