La Casa de El entrevista a Murray Gold

Como ya sabéis, La Casa de El estuvo en la última edición del Festival Internacional de Música de Cine “Provincia de Córdoba” y allí pudimos formar parte de la apretada agenda de Murray Gold, compositor de Doctor Who y uno de los asistentes más solicitados del festival. El evento no dejó escapar la oportunidad de celebrar los 50 años de la serie de ciencia ficción británica, cumplidos el pasado mes de noviembre. Para ello, dedicó la segunda parte del concierto “Lo mejor de la televisión” a algunos de los temas más destacados de Doctor Who.

Murray Gold-La Casa de ElLa Casa De El: Ante todo, muchas gracias por recibirnos.

Murray Gold: Gracias a vosotros.

LCDE: ¿Cuál es el motivo de que muchos temas buenos o partes de la música de fondo de algunos episodios no formen parte de la banda sonora que se comercializa?

MG: Creo que es porque ya tenemos un disco doble y si empezamos a hacerlos de tres discos sería difícil de escuchar. Cuando mezclamos el CD tenemos que escucharlo todo, desde el principio hasta el final, solucionar cualquier problema, nivelar las pistas… y nos da como resultado algo de quizá dos horas y media. ¡Sólo para escuchar el CD! Si fuera más largo, sería complicado que la gente lo escuchara.

LCDE: ¿Supone una ventaja o desventaja para tu trabajo el hecho de que Doctor Who ya haya tenido otros compositores (aunque sea en otra etapa de la serie)?

MG: Bueno, la música era muy diferente cuando empezamos. Era un concepto diferente, por lo que no fue un problema porque empezamos de nuevo en muchas facetas. En la etapa clásica había un compositor diferente en cada episodio, en cada historia, por lo que entraban y salían pero haciendo algo distinto.

LCDE: La nueva etapa empezó con Russell T. Davies y continuó con Steven Moffat, ¿Cómo afecta a tu trabajo el cambio de showrunner?

MG: Ya conocía a Steven porque escribió unos episodios fantásticos mientras Russell dirigía el show, por lo que no era algo completamente nuevo. De hecho algunos de sus episodios, como Empty Child (El niño vacío) y The Doctor Dances (El Doctor baila) o The Girl in the Fireplace (La chica en la chimenea), son mis favoritos. Cuando Moffat entró como showrunner todo el mundo decía que se volvería más oscuro y no estoy seguro de que lo hiciera. No diría que la quinta temporada es más oscura… se ve diferente, la fotografía cambia en esa temporada, había un estilo visual distinto, algunos de los planos también lo son pero no sé, sigue siendo el mismo programa.

LCDE: Has puesto música para cuatro Doctores diferentes (y ahora viene un quinto), ¿Cómo enfocas el cambio?

MG: Bueno, es como decir “Vamos a hacerlo todo de nuevo. Fue divertido la última vez así que vamos a intentar que lo sea ahora”. Hay que intentar captar la atmósfera del programa y de qué forma está funcionando.

Hice la banda sonora de Los Mosqueteros a la vez que Doctor Who el años pasado y de alguna manera es como componer para un nuevo Doctor, solo que con Los Mosqueteros. Cada vez que haces algo nuevo aportas nuevas ideas pero con esto es más fácil porque va por la misma línea.

LCDE: ¿Qué se siente al poner música a un icono tan importante de la cultura popular británica como es Doctor Who?

MG: No creo que me plantee cosas como esas. La franquicia de Doctor Who tendrá muchas ganancias económicas, pero cuando empiezas a componer no piensas “Más me vale hacerlo bien porque supone X millones de libras para la BBC Worldwide o porque ochenta millones de personas vayan a ver el programa” (Risas). Haces lo mismo.

En cuanto a lo de que sea un icono… hay que recordar que en 2005 no se creía que fuera a tener éxito. La gente no creía que funcionara, hicieron hasta unas encuestas a la población que decían “¿quiere volver a ver a Doctor Who?” y la mayoría dijo que no. A partir de 2005 la convertimos en un icono de nuevo,  así que el icono se forjó mientras trabajaba en él.

LCDE: ¿Y no te abruma que ahora sea algo tan grande?

MG: Nunca lo he visto como algo tan grande. No voy a las convenciones, no hago cosas como esta a menudo [En referencia a la asistencia al festival]. Vivo en Nueva York, no en Inglaterra, así que incluso la cobertura que hace la prensa, las críticas positivas o negativas… no veo nada de eso. A veces me ha pasado en Nueva York que cuando digo que trabajo en Doctor Who la gente dice “ahh, ya me acuerdo”, pero sin mucha atención.

LCDE: ¿Cómo compositor, ¿qué papel juegas en la elaboración de las “Proms” en el Royal Albert Hall?

MG: Cuando elegimos el programa, me encargo de hacer las sugerencias sobre qué vamos a hacer y Paul Bullock (productor y escritor) y Ben Foster (director de orquesta) tienen sus favoritas, se van sacando ideas. Normalmente hay una parte que es la misma que en otras Proms, y luego  la segunda tiene nuevo material. Cuando hagamos la próxima, incluirá algo de lo que hay preparado para Peter Capadi.

LCDE: ¿No te has planteado dirigirlas también?

MG: Hace poco dirigí algo en Nueva York y lo pasé bien, pero no puedes escuchar lo que está pasando. Me concentro demasiado en la dirección, y lo que necesito es escuchar la música sin altavoces. Además, soy un director penoso (Risas). Creo que antes de hacerlo de nuevo necesitaría tomar clases, así que a lo mejor asisto a clases de dirección. Componer y dirigir es algo totalmente diferente; está bien conocer la música desde dentro cuando la estás dirigiendo para entenderla de verdad pero es algo distinto.

LCDE: Muchas gracias por tiempo y esperamos que sigas disfrutando del festival.

MG: Gracias a vosotros.

El año que viene, Murray Gold será el Presidente de Honor, por lo que todo apunta a más actividades whovians. Para conocer más sobre la próxima edición, podéis encontrar más información en las cuentas del festival, en Facebook Twitter.

La Casa de El entrevista a Murray Gold

Del mundo audiovisual, y friki desde que de pequeña escuché a mi loro silbar "Encuentros en la tercera fase". Amante del humor inglés, Monty Python y SNL al otro lado del charco. Dispuesta para muchos proyectos mientras espero al Doctor en el sótano del FBI, junto a Mulder y Scully. Contacto: [email protected]

¡No te vayas sin comentar!