La Chica de la Semana: Nébula

Continuamos con el repaso a las diferentes trayectorias de los personajes más importantes que aparecen en la película ‘Guardianes de la Galaxia‘ centrándonos en otra de los agentes de Thanos, y aliada por tanto de Ronan el Acusador: Nébula, quien en el largometraje es además hermanastra de Gamora, aunque su relación de parentesco en los cómics es diferente.

Creada por Roger Stern y John Buscema en su ya mítica andadura en la colección regular de los Héroes Más Poderosos de la Tierra, Nébula tuvo su primera aparición en el número 257 del primer volumen de ‘Vengadores‘. Como líder de una banda de piratas y mercenarios espaciales, envió a un destacado grupo de sus más fieles seguidores para secuestrar el satélite Santuario II, que servía a Thanos como base de operaciones en nuestro sistema solar. Poco antes de que el Titán Loco fuera apartado del constante ciclo de vida y muerte, hizo desaparecer la nave fuera de la órbita del Sol y sus mercenarios se encontraron con la Capitana Marvel (Mónica Rambeau, la vengadora que luego acabó llamándose Fotón, no Carol Danvers), quien acabó siendo tele portado junto a la nave y encontrándose con Nébula.

La líder mercenaria deseaba conquistar el Imperio Skrull, debilitado por la destrucción de su “mundotrono” a manos del Devorador de Mundos, Galactus. No sabiendo cómo regresar a la Tierra, la Capitana Marvel fingió estar de parte de Nébula y sus secuaces, aunque en realidad ayudó a los Skrulls a abandonar el planeta que Nébula intentaba destruir. Los Vengadores acabaron por encontrar a su miembro perdido, acudiendo entonces al planeta Skrull y aliándose con la metamórfica raza alienígena para hacer frente a Nébula, quien acabó destruyendo no sólo el cuerpo celeste que pretendía, si no que acabaría con Xandar, el planeta natal del Señor del Fuego y del Cuerpo Nova. En esta batalla, el vengador Starfox, hermano de Thanos, descubrió que Nébula era en realidad nieta del Titán Loco. En ese momento, el Todopoderoso apareció, con la intención de ayudar a los Vengadores, y acabó por teleportar a Nébula y sus secuaces fuera de la Galaxia de Andrómeda.

Con el tiempo, Nébula acabaría por regresar, después de que el Señor del Fuego y Starfox decidieran explorar el universo conocido en su busca, para que respondiese por sus crímenes. Mientras tanto, Thanos regresaría de la muerte, siendo una de sus primeras metas la recuperación del satélite Santuario II, que había pasado a manos de Nébula. Allí, la mercenaria acabó por revelarse como nieta del Titán Loco, aunque esto no la salvó de la ira de Thanos, que hizo arder su cuerpo y la abandonó al borde de la muerte, un estado en el que permanecería hasta los eventos del Guantelete del Infinito.

Cuando Thanos se enfrentaba a todos los campeones de la Tierra y sus aliados intergalácticos, incluyendo además a las personificaciones de los aspectos del Universo como Eternidad o el Tribunal Viviente, el Titán Loco obvió la presencia de su nieta en los dominios que había levantado con el tremendo poder del Guantelete del Infinito. Tras la derrota de Eternidad a manos de Thanos, el Titán Loco trascendió su cuerpo mortal para ocupar un nuevo lugar en el cosmos, algo que sería también su perdición, ya que abandonó también el Guantelete del Infinito, aprovechando Nébula para reclamarlo para sí y convertirse en una diosa. Sin embargo, Adam Warlock consiguió derrotarla y se vio despojada del Guantelete, siendo puesta en custodia de Starfox y el Señor del Fuego para que no cometiese más atrocidades.

Sin embargo, el tiempo pasó y Nébula consiguió escapar cuando un miembro de su grupo de mercenarios la liberó de su celda de Titán, encontrándola en un estado catatónico. Nébula fue sometida a una cirugía para que recuperase no sólo su completa capacidad mental, si no también su anterior aspecto, momento tras el cual acabaría por enfrentarse a Estela Plateada.

En la Guerra de la Aniquilación, Nébula volvió a aparecer entre aquellos que se enfrentaban a Annihilus y sus hordas de la Zona Negativa. Junto a Cereza, Stellaris, Xira y Gamora formó parte de las Gracias, un equipo de poderosas mujeres que aparecieron por primera vez en el número 1 de la miniserie ‘Aniquilación: Ronan el Acusador‘.

Como podéis ver, la trayectoria de Nébula como líder mercenaria ha tenido sus éxitos y sus fracasos, y quizá el personaje interpretado por Karen Gillian tenga, después del final de la película ‘Guardianes de la Galaxia’, un recorrido similar al que hemos visto en los cómics. Ambición al personaje no le falta, sin lugar a dudas.

5 Comentarios

  1. En casi todas las peliculas de origen el villano sale mal parado.Es en las siguientes cuando son mas desarrollados y mas aprovechados si es que sobreviven.

    Nebula tiene potencial para ser otra Loki.

¡No te vayas sin comentar!