Segundo tomo de ‘I am a hero’ de Kengo Hanazawa

Hace un par de meses reseñamos en La Casa de EL el primer tomo de ‘I am a hero’, toda una sensación del manga, que arrasa en ventas por todo el mundo. Ahora toca comentar el segundo tomo de la colección, que comienza justo en el instante en el que acaba el anterior.

I am a hero

En la última página del primer tomo habíamos dejado a Hideo a punto de entrar en casa de su novia Tekko, esa chica un poco bipolar y amiga de las bebidas alcohólicas, que había dejado la vida tal y como la conocemos y se había sumergido ya de lleno en el estado de muerta viviente. Y ahí es dónde empezamos, con Hideo a un lado de la puerta y su novia al otro tratando de devorarlo cual animal rabioso y desesperado.

Uno de los grandes aciertos de este tomo es la sensación de agobio y tensión presente en más de la mitad de las páginas, salpicada por el terror irracional ante esas figuras sobrenaturales de movimientos imposibles dibujadas por el autor de la obra, Kengo Hanazawa. Y el autor es capaz de aguantar mucho tiempo estirando esos momentos, haciendo pasar un mal rato al lector, de lo cual estas primeras páginas son un ejemplo perfecto. Alrededor de unas 40 páginas se pasan Tekko y nuestro protagonista uno a cada lado de la puerta de entrada a la casa, forcejeando y peleando. Aunque durante toda esta refriega el pobre Hideo siga pensando que su novia tiene una especie de resaca agresiva, incluso después de ver como rompe sus propios dientes contra la puerta en busca de su carne.

A Hideo no le acaba quedando más remedio que aceptar que su novia no es víctima de una noche de alcohol (esta vez no), aunque tampoco parece ser muy consciente en toda la historia de lo que está pasando realmente. Y a partir de este momento comienza una lucha por la supervivencia en toda regla, en la que el objetivo es alejarse lo más posible de la ciudad mientras se ve atormentado por el recuerdo de Tekko, a la que ahora percibe como una compañera ideal y cariñosa que mantuvo el amor por él incluso en esos últimos momentos como criatura monstruosa.

Su huida estará plagada de escenas horribles de ataques injustificados de muertos vivientes a la población, dando a entender que aunque el inicio de la epidemia fue lento y escalonado (como vimos en el tomo anterior), ahora se ha transformado en una escalada acelerada de canibalismo y desmembramientos. Y en mitad de esto, una pequeña visita al trabajo, en el que las cosas no serán mucho mejores que en las calles…

Desde luego, la conclusión de este tomo nos deja con ganas de más. ¿Cómo conseguirá sobrevivir alguien como Hideo, que tantos problemas tenía ya en un mundo civilizado sin zombis, en este nuevo entorno? Habrá que esperar a la siguiente entrega para saberlo…

I am a hero

El guión de este volumen de ‘I am a hero’ cambia bastante el tono que tenía el anterior volumen. Este tenía un ritmo más pausado y contaba una historia del tipo “slice of life” con pequeñas pizcas aquí y allá de terror japonés. En este caso es totalmente al contrario, ya que el ritmo que marca es mucho más acelerado, fruto de una historia en esta ocasión más terrorífica que cotidiana.

En cuanto al dibujo, Hanazawa lo sigue bordando. Sabe ser realmente terrorífico y repulsivo cuando es necesario, hasta tal punto que puede conseguir que quieras apartar en ocasiones la vista de la página. Continúa con su trazo fino y detallado con el que causo impacto en el inicio de la serie, y se ensaña siempre que tiene ocasión con esas figuras imposibles y deformadas de los zombis, mucho más presentes en este volumen que en el primero de la colección. Y eso por no hablar de los planos especialmente escatológicos y sangrientos, en los que se recrea viñeta tras viñeta. Como único punto negativo habría que señalar que en algunas ocasiones abusa de las sombras haciendo poco legible la escena, pero esto es algo que no empaña para nada su gran labor a los lápices.

Este segundo tomo mantiene las mismas características del primer volumen, que son las de la línea general de manga de Norma Editorial, siendo así de formato de tapa blanda con sobrecubierta de color, con un tamaño de página de 11,5×17,5cm. El tomo contiene 208 páginas, de las cuales 8 son en color, y el precio de venta recomendado es de 8,5€.

I am a hero

Kengo Hanazawa

Se trata de un mangaka japonés conocido por sus obras del genero seinen nacido en Aomori en 1974 que comenzó trabajando como ayudante de Osamu Uoto.

Ganador del Premio al mejor tema en los Premios Sense of Gender de 2005 por su obra ‘Ressentiment’ (con la que debutó en 2004 en la revista ‘Big Comic Spirits’) y nominado en la tercera, cuarta y quinta edición de los premios Manga Taisho por ‘I Am a Hero’.

Su otra serie creada hasta el momento, ‘Boys on the Run’, fue adaptada a una película de imagen real en 2010 y posteriormente a una serie de televisión en 2012.

I am a hero

El manga de zombis que está arrasando en Japón. 

A sus 35 años, Hideo está atrapado en una vida mediocre, sufre continuas alucinaciones y está empezando a perder la razón, manteniendo filosóficas conversaciones con su amigo imaginario. Pero cuando el pánico y el caos se desatan en Tokio descubre, aterrorizado, que la realidad es mucho más espeluznante que sus fantasías. ¿Tendrá lo que hay que tener para ser un héroe?

Autor: Kengo Hanazawa

¡No te vayas sin comentar!