‘Irredeemable’ volumen 10, de Mark Waid y Diego Barreto

¡Por fin ha llegado el esperadísimo último tomo de ‘Irredeemable’! Tras nada más y nada menos que nueve tomos (además de los siete de su serie gemela, ‘Incorruptible’) la historia del Plutoniano llega a su fin. Mark Waid ha decidido poner un punto y final en la historia justo en el momento preciso. Seguir con la colección sería alargarla innecesariamente, y haberla terminado antes hubiera dejado coja la trama.

Irredeemable 34

Anteriormente ya reseñamos el volumen 9 de la colección, y la historia continúa justo dónde acabó este: con la amenaza de una nube radioactiva que podría eliminar a toda la población de la Tierra. Ante esta situación límite ya no nos queda nada más por ver en la historia de ‘Irredeemable’ aparte de su final. Todas las tramas llegan a su fin, todas las piezas están ya dispuestas sobre el tablero y el enfrentamiento entre Tony, conocido por todos como el Plutoniano, y Qubit, que parece situarse finalmente como antagonista definitivo de este, es el eje central sobre el que gira este último volumen.

Habíamos dejado a Qubit lejos de la Tierra, así que lo primero es volver. Se sirve de los poderes de Mallus para regresar en el peor momento: la radiación se extiende por el planeta y es la amenaza más grande a la que se ha enfrentado jamás la humanidad, mayor incluso que el mismísimo Plutoniano, así que se ve obligado a tomar medidas desesperadas. En un giro inesperado de la trama recurre al Plutoniano y a Max Damage para solicitar su ayuda. Qubit considera que, a pesar de todo, el Plutoniano es la última esperanza de salvar el planeta de la extinción total. Como era de esperar, este no es fácil de convencer, pero Qubit tiene un as bajo la manga y promete al Plutoniano lo que este más desea en el mundo: volver atrás el reloj gracias a los poderes de Mallus, deshacer todo el mal que ha hecho en los últimos tiempos, ya que sabe que en el fondo está arrepentido de sus actos, y permitir así que vuelva a ser el gran amado héroe de la humanidad que una vez fue.

Irredeemable 37

El plan para salvar a la humanidad se pone en marcha, pero aún hay un factor con el que nuestros protagonistas no habían contado: Modeus, a quien creían muerto o perdido, ha transferido su conciencia al cuerpo de Cutter y supone una amenaza para lo más querido por Tony en el mundo, es decir, la vida de Bette. El siguiente paso es, por tanto, inevitable. El ya muy postergado enfrentamiento entre el Plutoniano y Modeus tiene lugar y nos revela la auténtica naturaleza de la relación entre ambos, algo que Mark Waid se ha esforzado por mostrarnos tácitamente a lo largo de toda la historia y ahora queda más evidenciado. Como si la presencia de Modeus no fuera suficiente, para complicar aún más las cosas en una carrera contrarreloj para evitar que la radiación acabe con toda vida sobre el planeta, surge la revelación de que la promesa que Qubit le hizo a Tony no era del todo sincera, ya que Mallus está muerto y sin él la posibilidad de volver atrás en el tiempo está fuera de todo alcance.

A partir de este momento la lucha a tres bandas entre Tony, Modeus y Qubit con la nube radiactiva como amenaza en segundo plano se desarrolla sin descanso para el lector, y todo para conducir a un final que, aunque quizás no sorprenda, sin lugar a dudas es la guinda para esta tarta que el señor Waid ha estado cocinando con mucho esmero durante tanto tiempo. Y eso por no hablar del epílogo, un ejercicio de meta-cómic que hará las delicias de todos los aficionados al noveno arte de alma sensiblera. Una auténtica joya.

Irredeemable 35

El guión de Mark Waid es tremendamente sólido, tal y como nos tiene acostumbrados. Tenía una tarea muy difícil por delante, y es que dar un cierre a esta colección en la que él mismo ha puesto el listón tan alto parecía una tarea imposible, pero el bueno de Waid vuelve a sorprender y le da un final a la historia del Plutoniano con la que creo que nadie quedará insatisfecho.

En cuanto al dibujo, Diego Barreto cumple con su labor y no estropea la historia, pero es sin duda el punto flojo del cómic. Aunque tiene sus momentos, en muchas ocasiones se le ve poco preocupado por los detalles y los fondos, y quizás esta historia se mereciera a un dibujante que la tratara con más mimo.

Este décimo volumen presentado por Norma Editorial mantiene las mismas características que los anteriores, siendo así de formato de tapa blanda con un tamaño de página de 17x26cm. El tomo contiene 108 páginas a color e incluye los números 34 al 37 de la edición americana de Irredeemable. Al final se incluyen las portadas originales con sus versiones alternativas de todos los números incluidos. El precio de venta recomendado es de 13€.

Irredeemable 10

Mark Waid

Nacido en Alabama en 1962, Waid es un guionista estadounidense conocido sobre todo por su labor en cómics de superhéroes.

Comenzó en la compañía Fantagraphics Books realizando trabajos para la revista ‘Amazing Heroes’, antes de ser contratado por DC Comics a mediados de los años 80, donde posteriormente desarrolló también labores editoriales. A partir de entonces, intercalaría su trabajo para la editorial con su tarea como freelance hasta acabar dedicándose a la escritura de guiones a tiempo completo.

Es un profundo conocedor de los universos DC y Marvel, y son suyas algunas de las más reconocidas etapas de las series de personajes como Flash, Capitán América, JLA o los Cuatro Fantásticos, aunque es remarcable también su labor en colecciones originales trabajando para editoriales independientes. Entre sus obras destaca sobre todo ‘Kingdom Come’, realizada junto al ilustrador Alex Ross.

Irredeemable 10

Llega la esperada conclusión a la aclamada serie de Mark Waid.

Una nube radiactiva amenaza con eliminar toda la población de la Tierra. Gil tiene un plan para la supervivencia de la humanidad, pero con graves consecuencias. Mientras, Qubit ha logrado escapar del planeta prisión y tiene un plan para detener al Plutoniano . El destino de toda la humanidad está a punto de decidirse.

Autores: Mark Waid Diego Barreto.

Este volumen recopila Irredeemable 34 a 37 USA.

¡No te vayas sin comentar!