‘La Cosa del Pantano: Seres queridos’ de Brian K. Vaughan

Durante mucho tiempo el personaje de La Cosa del Pantano ha estado ligado de forma inexorable al guionista británico Alan Moore. Cada vez que se menciona a este antihéroe el nombre del escritor de Northampton sale rápidamente a colación, y es que fue él quien reimaginó al personaje en los 80 y le dio toda la mitología propia que hoy conocemos. Ya no se trataba de Alec Holland, un científico víctima de un accidente de laboratorio que le convirtió en un poderoso monstruo, sino de una entidad antropomórfica que cobraba vida gracias al cuerpo y a los recuerdos de Holland y que no era otra cosa que la propia naturaleza encarnada.

La Cosa del Pantano

Tras esta redefinición, Moore llevó a La Cosa del Pantano durante años por inquietantes y terroríficos derroteros que no hicieron sino encumbrar tanto a la obra como a su autor. Tal fue así que hoy en día nadie pone en tela de juicio el hecho de que esa etapa fue la mejor del personaje en toda su existencia, y que probablemente ningún otro autor llegue a ese nivel.

A partir de aquí cabe preguntarse si Moore no hizo más mal que bien, ya que puso el listón tan alto con la colección de ‘La Cosa del Pantano’ que todos los guionistas que vinieron tras él, incluso aquellos que hicieron un notable trabajo, veían como su obra palidecía al lado de la de este. Y eso por no hablar de que también dejó las cosas muy difíciles a nivel argumental, ya que tratar con un monstruo de Luisiana y sus aventuras en el universo DC puede resultar sencillo, pero tratar con un elemental de la naturaleza con poderes virtualmente ilimitados resulta mucho más complicado. Y, por si esto no fuera poco, años después llegó el escocés Mark Millar y puso su granito de arena añadiendo una dificultad más para futuros guionistas: ahora La Cosa del Pantano no era solamente una personificación de todo lo vegetal, sino que era la personificación del propio planeta Tierra. Complicada la tarea del guionista que tiene que recoger ese testigo.

La Cosa del Pantano

Y así llegamos hasta el año 2000 y Brian K. Vaughan y su primer arco en la colección que es el tomo que nos ocupa: ‘La Cosa del Pantano: Seres queridos’. El personaje tenía un estatus muy complejo, y Vaughan decidió salirse por la tangente y continuar la colección no con el personaje que todos conocíamos como protagonista y centro de la acción, sino con su hija, Tefé Holland. ¿Y quién es Tefé Holland? Si miramos hacia atrás, al final de la etapa de Moore, recordaremos una bizarra historia en la que La Cosa del Pantano tomaba posesión del cuerpo prestado de John Constantine (un habitual en las aventuras de nuestro habitante de Luisiana) para poder copular con su amor, Abby Arcane Holland. Fruto de este extraño ménage a trois en el que estaba involucrado lo humano, lo vegetal y lo demoníaco, nació Tefé, y su vida no pudo ser más complicada, ya que Tefé tenía el don de poder controlar la vida vegetal y la vida animal.

El primer número contenido en el tomo puede resultar un poco confuso. Nos presenta la historia de Mary Conway, una jovencita que despertó hace algún tiempo de un profundo coma y no recuerda nada de su vida antes de ese punto. Ahora lleva una vida normal con una familia normal y unos amigos normales en una ciudad normal. ¿Y qué narices tiene esto que ver con La Cosa del Pantano?. Aparentemente nada. Pero no será hasta que los acontecimientos se precipiten hacia un trágico final cuando descubriremos que está adolescente californiana es en realidad la mismísima Tefé Holland, cuya mente fue introducida en el cuerpo de Mary Conway en el pasado para poder salvar su vida.

A partir de esta revelación, Tefé se ve envuelta en una terrible guerra entre el mundo del Verde y la humanidad. La única salida que ve es ir en busca del Árbol del Conocimiento, una planta legendaria cuyos frutos tiene la esperanza de que den respuesta a la pregunta de cómo parar esta escalada de violencia. Asistiremos así al viaje de Tefé, lleno de situaciones límite de vida o muerte, sin rumbo fijo y con incierto final. Desde el Kelly, un barco cangrejero, hasta un parque natural lleno de rica flora y fauna, Tefé se verá envuelta en no pocos problemas en los que estará obligada a escoger qué lado es más poderoso en ella, el humano o el vegetal, excusa para un subyacente mensaje ecologista que nos da el autor.

La Cosa del Pantano

El guión de Brian K. Vaughan quizás no esté a la altura de otras obras a las que nos tiene acostumbrados como ‘Y, el último hombre’, ‘Ex-Machina’ o ‘Saga’ (recordemos que este cómic fue publicado en 2000, años antes de estas otras historias) pero no está ni mucho menos falto de calidad. Construye una historia sencilla pero profunda, dónde el punto fuerte es la capacidad para relatar cada uno de los capítulos que componen el cómic desde el punto de vista de un personaje secundario que nos cuenta su visión de los hechos, alejándose de esta forma de la necesidad de posicionarse moralmente sobre las decisiones de Tefé y mostrando lo ocurrido de forma objetiva y neutral. Desde luego no conseguirá que nadie se olvide del gran Alan Moore cuando se hable de esta colección, pero no creo que los lectores se vean defraudados tras leer su aportación.

El dibujo de Roger Petersen, sin ser deficiente, es lo peor del cómic. Descuidado en muchas ocasiones, poco detallado en otras, y no se puede decir que la aplicación del color ayude mucho. Sin embargo también es cierto que en otros momentos consigue contar con mucha solvencia escenas bastante complejas, como todo lo referente al reino de lo Verde o ese punto de terror que es necesario para la historia en ciertas ocasiones.

Esta edición de ‘La Cosa del Pantano: Seres queridos’ publicada por ECC Ediciones se presenta en formato rústica de tapa blanda. El tomo contiene 120 páginas a color e incluye los números del 1 al 5 de la edición americana de la colección. Al final del tomo se incluyen las portadas originales de todos los números incluidos. El precio de venta recomendado es de 11,95€ y se puso a la venta en agosto de 2014.

La Cosa del pantano

Brian K. Vaughan

Guionista estadounidense nacido en Ohio en 1976. Su labor como buen guionista le precede, razón por la que además de estar siempre inmerso en el mundo del cómic, ha realizado varios trabajos para la industria televisiva, como fue la serie ‘Perdidos’ (por la que fue nominado durante dos años consecutivos a los Writers Guild of America Awards) o ‘La Cúpula’.

Su primera incursión en el mundo del cómic la realizó mientras estudiada cine en la Universidad de Nueva York, ya que se apuntó a un proyecto de Marvel llamado Stan-hattan, en el que se formaba a jóvenes guionistas inexpertos, lo que le llevó a realizar su primer trabajo para el cómic ‘Tales From the Age of Apocalipse #2’ (editado en diciembre de 1996). Desde ese momento, su incursión en las dos grandes editoriales americanas lo llevó a escribir historias de personajes como Spiderman, X-Men, Capitán América, Batman o Green Lantern entre otros. Aun así, Vaughan siempre ha dicho que prefiere centrar su trabajo en series propias en lugar de escribir las historias de personajes ya ideados, hecho que hace que no pueda explayar su imaginación totalmente, lo que le ha llevado a crear varias series desde cero.

De esta forma, en el año 2002 comenzó una serie denominada ‘Y, el último hombre’, donde nos mostraba como todos los hombres del planeta morían repentinamente, quedando solamente vivos un joven llamado Yorick y su mono Ampersand, lo que les acarrearía multitud de problemas en su aventura por buscar una solución. Dos años después se embaucó en una nueva serie llamada ‘Ex Machina’, la cual precede este artículo. Tras esta, en el año 2006 creó ‘Los Leones de Bagdag’ donde nos hablaba de un caso verídico que se dio en 2003, en el que una manda de leones se escaparon del zoológico de Bagdag tras el bombardeo estadounidense. Finalmente, en el 2012 se embarcó junto a la dibujante Fiona Staples en el cómic ‘Saga’, el cual mezcla la ciencia ficción con la fantasía, habiendo sido premiado varias veces en los Eisner.

[review]

La cosa del pantano Brian K. Vaughan Seres queridos

Tefé Holland despierta a la vida después de un largo sueño en el cuerpo de una adolescente californiana. Pero la vigilia también puede ser una pesadilla para quien domina la carne y el tejido vegetal. Envuelta en una guerra entre el mundo del Verde y el de la raza humana, Tefé trata de detener la escalada de violencia embarcándose en la búsqueda del Árbol del Conocimiento, una planta legendaria cuyos frutos podrían proporcionar la clave para cortar de raíz este antiguo conflicto.

En 2000, el guionista Brian K. Vaughan (‘Y, el último hombre)’ recibió el encargo de relanzar la colección de ‘La Cosa del Pantano’ junto al dibujante Roger Petersen. El resultado es una entretenida odisea que combina terror, aventura, drama y ecología.

Autores: Brian K. Vaughan y Roger Petersen.

Este tomo incluye los números del 1 al 5 de la edición americana de ‘Swamp thing’.

¡No te vayas sin comentar!