‘Máscara’ de Stanisław Lem

Stanisław Lem es uno de los maestros de la ciencia ficción dura, una vertiente del género que a menudo se asocia equivocadamente a un lenguaje escueto o a estructuras inaccesibles. No hay que confundir el uso de terminología científica con oraciones recargadas, ya que este Lem que podemos leer traducido directamente de su lengua original sorprende precisamente por su narrativa directa, los toques de humor que aderezan su obra y la capacidad de abstraerse en descripciones llenas de exuberancia.

Máscara’ es una antología de relatos inéditos en castellano que, como nos explican los editores en una nota, no suelen aparecer en las recopilaciones de Lem y que cubren un periodo creativo amplísimo, ya que la primera historia fue publicada en 1957 y la última en 1996.

En los trece relatos editados por Impedimenta que componen la antología encontraremos algunos elementos comunes: los protagonistas a menudo son científicos, el conflicto suele originarse a causa de una falta de comprensión entre especies, el miedo a la usurpación contrasta con la imitación como forma de exploración y aprendizaje, etc. A pesar de que algunos pasajes parecen propios del ensayo, hay también cierta sorna en algunos de los relatos. También se aprecia un acercamiento meta a la literatura de género (por ejemplo, en el relato ‘El amigo’ se menciona la posibilidad de un contacto interplanetario “al estilo de la historia de Wells sobre el huevo de cristal” y en ‘La rata en el laberinto’ un personaje le dice a otro “Es una buena historia. ¿No se te ha ocurrido que podrías ser un buen escritor de relatos? Posees una imaginación de lo más exuberante.”).

Máscara, de Stanislaw Lem, antología editada por Impedimenta

‘La rata en el laberinto’ (1957) es el primer relato y, por temática y lugares comunes, quizás recuerda a ‘Solaris’. El segundo cuento, titulado ‘Invasión’ (1959), empieza con un enfrentamiento entre ciencia, ejército y opinión pública, para llegar a parodiar los procedimientos que rodean la divulgación del conocimiento científico. Lo sigue ‘El amigo’ (1959),  historia con tintes de terror ‘mathesoniano’ en el que se teoriza sobre la capacidad de comunicación. Lo sigue el divertido ‘La invasión de Aldebarán’ (1959), un relato de corte más ameno y fantástico, en el que se describe el contacto entre una raza alienígena y la Tierra con descripciones como “mojados de los tentáculos a la cabeza de sepia”.  Contrasta con esta historia la posterior, ‘Moho y oscuridad’ (1959), con elementos propios del terror. Aunque la historia es algo predecible, la ejecución resulta interesante. A continuación se puede leer ‘El martillo’ (1959), que recurre a temas clásicos de la literatura de ciencia ficción: la relación entre hombre y máquina cuando humanidad y mentira se enfrentan.

En los dos relatos siguientes se puede observar el repertorio estilístico del autor, y su tendencia creciente a experimentar, ya que mientras que ‘La fórmula de Lymphater’ (1961) está escrito a través de un diálogo entre el narrador y un lector/receptor anónimo, ‘Diario’ (1963) explica con la aridez propia del ensayo científico una historia sobre creación en un ambiente controlado, como si se tratara de un artículo publicado posteriormente en una revista científica. ‘La verdad’ (1964) está protagonizado una vez más por un científico venido a menos, enloquecido por sus experimentos relacionados con el plasma y la creación de vida.

A partir de este último tercio de antología, la temática se diversifica y el estilo se vuelve algo más ligero y accesible. Encontramos, por ejemplo, la impresionante ‘Máscara’ (1976), que da título a la antología y que se aleja del resto de relatos por tono y ambientación. Este es un relato sobre engaño, la exploración de la propia personalidad y la lucha entre destino, deber y sentimientos. En la historia se intercalan los elementos fantásticos, un pasado en una corte idealizada llena de coqueteo y valentía y la narración poética de una narradora interesantísima, que quizás sea el personaje mejor perfilado de toda la antología. Sigue a esta gran historia ‘Ciento treinta y siete segundos’ (1976), que habla sobe periodismo, tecnología de la información y el alcance de la capacidad de los ordenadores. A continuación encontramos el relato más corto, titulado ‘El acertijo’ (1993), apenas un apunte sobre creación y teología, una vez más con humor. Cierra la antología ‘La colchoneta’ (1996), una historia en la que se explora el potencial criminal de la realidad virtual.

Máscara, de Stanislaw Lem, antología editada por Impedimenta‘Máscara’ es una gran antología para conocer la evolución de uno de los grandes genios de las letras europeas. Para los que recuerdan a un Lem solemne, será una sorpresa agradable descubrir al escritor ingenioso y divertido, así como su visión de Internet, la robótica, la naturaleza humana o el mundo de la divulgación científica.

La editorial Impedimenta ha publicado varias obras de Stanisław Lem, todas traducidas directamente del polaco: las novelas ‘El hospital de la transfiguración’, ‘La investigación’ y la célebre ‘Solaris’ (de la que hablamos en esta reseña) y los tres tomos que forman la llamada ‘Biblioteca del siglo XXI’: ‘Vacío perfecto’, ‘Magnitud imaginaria’ y ‘Golem XIV’.

La traducción de ‘Máscara’ es de Joanna Orzechowska, que también se ha ocupado de las traducciones de ‘El hospital de la transfiguración’, ‘Solaris’ y ‘Golem XIV’. De edición rústica con solapas, ‘Máscara’ comparte la cubierta rugosa y las bellísimas ilustraciones que distinguen estéticamente a la editorial (en este caso, la portada corresponde a las ‘Ascidias’, uno de los grabados de Ernst Haeckel, parte de ‘Kuntsformen der Natur’). El libro, ya en su tercera edición, tiene 424 páginas y cuesta 22,95 €. Podéis leer el primer capítulo de ‘Máscara’ a través de este enlace.

[review]

Traductora y asidua a bibliotecas. La ficción me entra mejor con sagas familiares, cabezología, juegos de palabras y relatos de venganza. Disfruto al leer fantasía épica, ver ciencia ficción, rolear fantasía urbana y escribir realismo mágico.

1 Comentario

¡No te vayas sin comentar!