‘El marciano’ de Andy Weir

el marciano andy weir ediciones b novaEl libro que hoy reseño es una nueva apuesta de Ediciones B por la ciencia ficción de calidad y actual: dos de las últimas grandes novedades en ciencia ficción, ‘El marciano‘ y ‘Ancillary Justice‘, saldrán con pocos meses de diferencia bajo el sello Nova de la editorial. Hacía tiempo que no leía un libro con tantas ganas; con ‘El marciano’, la primera novela de Andy Weir, he estado en vilo desde la primera página hasta casi la última. ‘El marciano’ tiene un modo de enganchar al lector que me ha seducido por completo, y eso que la premisa no es precisamente nueva y que en varios aspectos cojea un poco. Os advierto de que quizás me dejaré llevar por el entusiasmo durante la reseña, pero es que estoy realmente entusiasmado.

Mark Watney, un astronauta de la tercera misión tripulada a Marte, se queda por accidente solo en el planeta cuando sus compañeros lo dan por muerto durante una tormenta de arena. Afortunadamente para Mark, han dejado atrás el habitáculo en el que iban vivir él y sus compañeros durante la misión y dos vehículos para moverse por Marte. La parte negativa es que no tiene modo de contactar con la Tierra ni con sus compañeros porque la radio se destrozó durante la tormenta. Tiene comida para algo más de un año, pero pasarán más de 4 hasta que otra misión tripulada llegue a Marte, y para entonces llevará mucho tiempo muerto. En ‘El marciano’ veremos la feroz lucha por la supervivencia de Mark en un ambiente en el que cada error puede ser fatal.

Como véis, la premisa no es que sea precisamente una novedad. ‘Robinson Crusoe’ y decenas de obras de ciencia ficción ya han abordado este tema múltiples veces a lo largo de este siglo y del pasado. Entonces ¿qué aporta ‘El marciano’ como novedad? ¿Cuál es la clave de su éxito? Yo creo que es el estilo. De buenas a primeras, la novela está escrita como un ‘found footage’: un diario de un astronauta que va relatando día a día qué ha hecho para sobrevivir. No se va por las ramas, no hay apenas momentos de duda interna, solo explicaciones científicas del problema al que se enfrenta y cómo ha conseguido solventarlo. No es tanto una novela al uso, en ese sentido: se lee del mismo modo en que leerías la historia del Apolo XIII si no supieras el final. Es como si la NASA hubiera pasado a censurar todo lo referente a los sentimientos de los personajes, cosa que podría crear cierto desapego por parte del lector.

Andy Weir, el autor
Andy Weir, el autor

Y aquí es donde quería llegar, a los personajes, el punto más flojo de la obra. Durante todo su tiempo en Marte, apenas leemos unas líneas sobre los sentimientos de Mark. Parece como si fuera un súper hombre, dedicado únicamente a su supervivencia, inmutable y perfecto. Apenas se dibujan unas pinceladas de su carácter cuando hace alguna broma, pero poco más. El resto de personajes de ‘El marciano’ adolecen del mismo problema. Creo sinceramente que esto es una elección deliberada de su autor, que prefiere que el lector se centre en cómo sería la lucha por la supervivencia en Marte, en cómo se plantearía desde la Tierra un rescate en Marte, en el esfuerzo humano y económico que representaría algo así. Y realmente considero que este sacrificio en la parte de los personajes hace que el lector se centre mucho más en la historia en sí.

El punto fuerte de la novela es precisamente que te mantiene en vilo. Da un poco igual que sea Mark o cualquier otra persona la que se encuentre abandonada en Marte. Cualquier persona en Marte bajo esas condiciones desesperadas se plantearía el suicidio y se dejaría llevar por la desesperación, pero el autor prefiere usar un tono mucho más optimista y centrarse en qué se podría hacer para sobrevivir hasta las últimas consecuencias. Por supuesto que alguna descripción un poco más poética de la superficie de Marte le hubiera sentado bien, pero Andy Weir no buscaba eso. ‘El marciano’ es como una montaña rusa, cuando no se está hablando de problemas técnicos potencialmente letales, tenemos conversaciones muy veloces y que van al grano, en todo momento está pasando algo de suma importancia. No hay paradas para mirar las estrellas, no hay tiempo para sentimientos, siempre hay algo que pone al lector en tensión. Eso es culpa sobre todo de las primeras cien páginas, en las que la vida de Mark peligra constantemente. A partir de entonces, aunque objetivamente la tensión sea menor, el lector sigue temiendo en todo momento por culpa de los precedentes sentados. Es por eso que he devorado la novela en un par de días, intentando aprovechar cada pequeño momento para seguir leyendo una historia que me ha atrapado totalmente.

Tampoco es que haya mucho que describir, de Marte
Tampoco es que haya mucho que describir, de Marte

En resumen, lo que nos encontramos en ‘El marciano’ es más una fría crónica de la NASA novelizada que una novela en sí. Y eso no es malo en absoluto. Con un estilo que roza la divulgación, ‘El marciano’  elimina todo lo prescindible y se centra en contar una historia de ciencia ficción capaz de sorprender de forma muy positiva. A mí me recuerda a todo el ‘boom’ de la astronomía de la época de la carrera espacial y me trae buenos recuerdos de aquellas historias semiheroicas de los primeros astronautas. Claro que no sabemos apenas nada de la personalidad de Yuri Gagarin o John Glenn. Lo que me interesa es aquella fascinación que todos sentimos por el espacio y que ‘El marciano’ me ha devuelto.

Hay que recordar, además, que es la primera novela de Andy Weir, que originalmente autoeditó para publicarla. Eso, combinado con el trasfondo científico del autor, explica en parte porqué la obra se centra tanto en la parte científica y tan poco en la parte humana. De buenas a primeras se intuyen las posibilidades cinematográficas de esta obra, cosa que no le ha pasado por alto a la 20th Century Fox, que ya tiene a Ridley Scott y a Drew Goddard trabajando en la pre-producción de la película, que se estrenará a finales de 2015 y vendrá protagonizada por Matt Damon (más información en esta noticia).

Antes de terminar, haré un breve repaso de la edición de Nova. 407 páginas con buenos márgenes y un tamaño de letra aceptable en un libro de tapa blanda con solapas. Hay que andar con un poco de cuidado con las cubiertas, pero por lo demás es resistente. La portada me parece un gran acierto, es sencilla, colorista y transmite mucho más que las clásicas portadas de Nova. A nivel de traducción tengo que decir que Javier Guerrero ha hecho muy buen trabajo manteniendo el lenguaje coloquial del original, además de todos los tecnicismos. En el apartado de corrección he encontrado algún que otro error de ortotipografía, pero no eran especialmente frecuentes. En definitiva, una buena edición para una obra que seguramente continuará el éxito que ya ha tenido en Estados Unidos y Reino Unido. ‘El marciano’ tiene sus defectos, pero quedan eclipsados por una historia fascinante y un estilo excelente.

[review]

1 Comentario

  1. Estoy ansioso porque llegue este libro a Mexico. Lo lei en ingles hacia unos meses y he tratado de recomendarselo a todas las personas a mi alcance, mas muchos no leen en ingles y por lo tanto la espera por una traduccion ha sido estresante.
    Muy buena reseña, yo opino lo mismo sobre este libro

¡No te vayas sin comentar!