Novedad Edhasa: ‘Estanebrage, el último bastión’

La editorial Edhasa sigue apostando por la buena fantasía hecha en España y nos trae una interesantísima novedad del autor madrileño Rodrigo Palacios. Se trata de ‘Estanebrage, el último bastión‘, una novela de fantasía que dará mucho que hablar:

estanebrageBorno, la última ciudad libre de un reino sin magia envía, desesperada, a un grupo de mensajeros en busca de ayuda. Niclai Estanebrage, un humilde zapatero, logra superar las líneas enemigas sólo para descubrir que su esfuerzo ha sido en vano. Borno cae pasto de las llamas y todo lo que conocía queda atrás. Abandonado a su suerte, encontrará la protección de Genco, que le enseñará a defenderse, y juntos trazarán un nuevo rumbo.

Oiob, aprendiz de curandero y aprendiz de mago, abandona su pueblo para buscar la fe.  Con sus juegos de manos y su buen hacer, es capaz de devolver la ilusión a la gente. Y su  fama se extiende hasta llegar a los oídos del rey, que hará lo imposible por acabar con él y  con la esperanza que despierta en el pueblo.

Alana, una joven muchacha guerrera, también huye de su pasado tras el asesinato de su padre. Cazadora, valiente y poco amistosa con el género humano, poco a poco, su odio a los hombres se difuminará… En el camino, sus destinos se unirán para derrotar al injusto y malvado rey en busca de la libertad. Las opciones de victoria son remotas, pero la magia siempre puede iluminar su camino…

Sobre el autor:

Rodrigo Palacios (Madrid, 1979), escritor e ingeniero. Participó activamente en el teatro universitario, actuando, dirigiendo y escribiendo, para después pasar a cursar interpretación en la escuela de Jorge Eines. Realizó estudios de doblaje y locución, y ahora aprende canto lírico con Juan Angel García Panadero. En 2009 publicó su primera novela, Los ojos del centinela (Good Books), una absorbente historia a caballo entre el thriller y la novela negra. Su segunda novela es Estanebrage, donde se sumerge de pleno en el mundo de fantasy.

PVP: 25,95€, para más información, visitad la página de Edhasa.

¡No te vayas sin comentar!