‘Spiderman: Negocios familiares’, de Waid Robinson y Dell’Otto

Tras más de 50 años de historia, es difícil que un cómic autoconclusivo de Spiderman pueda calificarse como original hoy en día. Básicamente casi todo lo que se podía hacer con el personaje se ha hecho ya. ¿O tal vez no? Puede que lo que más necesite este personaje sean ideas frescas (como bien sabe Dan Slott, guionista de una de las etapas más controvertidas de la serie regular del trepamuros), y bajo esa premisa han intentado trabajar Mark Waid y James Robinson, responsables del guión de ‘Spiderman: Negocios familiares’.
Negocios familiares

La historia que nos ocupa podría definirse como algo a medio camino entre una película de James Bond y otra de Indiana Jones, todo ello dentro del contexto superheróico habitual en el universo Marvel. Tenemos a Kingpin, nuestro villano, uno de los dolores de cabeza más fuertes que ha tenido el bueno de Peter Parker en su vida. Tenemos a un misterioso nuevo personaje que aparece en la vida de Spiderman para ponerla patas arriba con una asombrosa revelación: Richard y Mary Parker tuvieron una niña tras el nacimiento de Peter. Y tenemos una aventura, que nos llevará desde las calles de Nueva York a lugares tan remotos como Montecarlo, Suiza o El Cairo. Y, por supuesto, tenemos distintos esbirros superpoderosos a los que se tendrá que enfrentar Spiderman a lo largo de la aventura. De lo contrario, esto no sería un cómic de Spiderman.

La búsqueda en pos de la verdad sobre la sorprendente aparición de la hermana de Peter, llamada Teresa Parker, y los secretos ocultos en el pasado de los Parker y su trabajo como espías de élite no dejará un segundo de descanso al lector. Da la sensación de estar constantemente ante un guión cinematográfico (un buen guión cinematográfico) plasmado en viñetas. Tiene ritmo de película, estructura de película e incluso giros argumentales propios de una película. Quizás no sean de los que hacen que tu cabeza explote, pero están muy bien insertados en la trama.

Negocios familiares

Resumiendo, el guión está muy logrado, cosa poco sorprendente si tenemos en cuenta que dos señores como Mark Waid y James Robinson están tras él. Una trama sólida, trepidante y que mantiene nuestros ojos sobre las páginas hasta acabar la historia del tirón desde que leemos esa primera página en la que vemos a Wilson Fisk y a Mentallo en un psiquiátrico de Túnez. Otro punto fuerte de la historia es lo bien condurado que está el humor de Peter. No es excesivo, como ocurre en muchas ocasiones en sus historias, y resulta realmente gracioso (ver la viñeta del bacará en el casino). Pero para mí el punto más fuerte de la narración es, como comentaba al principio, esa mezcla de trama de espionaje y de aventuras alrededor del mundo que saca a Spiderman de su entorno habitual (los rascacielos de Nueva York) y, aún así, funciona muy bien. Y, por supuesto, tiene sus momentos de puro espectáculo.

Negocios familiares

Pero cuando hablamos de espectáculo, quizás el mérito haya que atribuírselo más bien a esa estrella que es Gabriele Dell’Otto. Aunque su compatriota italiano Werther Dell’Edera es el encargado de los lápices, no hay duda de la razón por la cual el nombre de Dell’Otto, encargado de los acabados y el color, va delante en los créditos del cómic. Quizás no llegue al nivel de otros como Alex Ross (por compararle con alguien que podría encajar de cierta forma en su estilo realista), pero es realmente espectacular, regalándonos alguna splash page digna de enmarcar y colgar en tu habitación. En definitiva, puede que el guión sea bueno, pero palidece cuando lo comparamos con el dibujo. Tras leer esta historia, sólo cabe preguntarse…¿por qué narices no leo más cómics dibujados por este tipo?

El tomo ‘OGN. Spiderman: Negocios familiares’ publicado por Panini se presenta en formato cartoné de tapa dura. El tomo contiene 112 páginas a color e incluye una introducción escrita por el guionista Dan Slott y una comparativa de algunas páginas antes y después de pasar por las manos de Gabriele Dell’Otto donde deja patente su increíble talento. El precio de venta recomendado es de 14€ y se puso a la venta en octubre de 2014.

Negocios familiares

Mark Waid

Mark Waid (Alabama, 1962) es un guionista estadounidense conocido sobre todo por su labor en cómics de superhéroes.

Comenzó en la compañía Fantagraphics Books realizando trabajos para la revista ‘Amazing Heroes’, antes de ser contratado por DC Comics a mediados de los años 80, donde posteriormente desarrolló también labores editoriales. A partir de entonces, intercalaría su trabajo para la editorial con su tarea como freelance hasta acabar dedicándose a la escritura de guiones a tiempo completo.

Es un profundo conocedor de los universos DC y Marvel, y son suyas algunas de las más reconocidas etapas de las series de personajes como Flash, Capitán América, JLA o los Cuatro Fantásticos, aunque es remarcable también su labor en colecciones originales trabajando para editoriales independientes. Entre sus obras destaca sobre todo ‘Kingdom Come’, realizada junto al ilustrador Alex Ross.

[review]

Negocios familiares

OGN. Spiderman: Negocios familiares

La primera novela gráfica del Hombre Araña en décadas es también una de las historias que más te sorprenderá, con la calidad que sólo autores de la grandeza de Mark Waid (‘Daredevil’), James Robinson (‘Los Cuatro Fantásticos’) y Gabriele Dell’Otto (‘Secret War’) te podrían ofrecer. Alguien ha puesto a Spiderman en el punto de mira, y la única persona que puede salvarle es… ¿la hermana de Peter Parker?

Autores: Mark Waid, James Robinson, Gabriele Dell’OttoWerther Dell’Edera

Spiderman: Negocios familiares

4 Comentarios

  1. Tengo ganas de poder leer este tomo. Solo con el equipo Waid /Dell´Otto ya me tienen ganado. Personalmente a mi me gusta más este último que Alex Ross, aunque Ross es más realista, cada viñeta de DellÒtto es un puro espectáculo.

  2. Ufff elegir entre Ross y Dell’Otto es realmente complicado…me quedaría con Ross porque tiene más carrera hecha…pero si Dell’Otto sigue así creo que puede llegar a tener más nombre que él…
    Un saludo!

  3. Pues a mí, personalmente, me decepcionó muchísimo esta historia. El argumento está cogido con pinzas y todo acaba con un “deus ex machina” de tomo y lomo.
    Lo único salvable, el dibujo, sin duda espectacular. Pero yo no puedo salvar nada del argumento, parece de película de Hollywood, con todo lo malo que ello conlleva.

  4. Hola Japacore…
    Las referencias hollywoodienses en esta obra son claras, con todo lo bueno y lo malo (como bien dices) que conlleva eso…para mi pesa más la parte positiva, pero es sólo una opinión…
    Un saludo!

¡No te vayas sin comentar!