‘Cazador de sonrisas’ de Agustín Ferrer

Cazador de Sonrisas PortadaEl panorama comiquero español cuenta con una nueva editorial de origen valenciano que pretende traernos cómics de múltiples estilos y géneros, su nombre es Grafito Editorial y desde el pasado octubre podemos hacernos con su primer título, ‘Cazador de sonrisas’, que es el cómic que nos ocupa.

Escrito y dibujado por Agustín Ferrer, ‘Cazador de sonrisas’ nos sitúa al inicio de los años 60, en unos Estados Unidos donde el miedo al comunismo podía palparse y las familias norteamericanas mantenían una fachada de familia idílica que ocultaba, en muchas ocasiones, secretos bastante sórdidos. La historia está enmarcada en un prólogo y un epílogo cronológicamente posteriores donde, durante el XV Congreso Nacional de Odontología, un estomatólogo cuenta a otro los turbios sucesos ocurridos en Oceanside, California, y cuyo protagonista es el dentista Herbert F. Dunne.

Dunne vive plácidamente en su casa unifamiliar con su esposa Sara y su hija Lucille y trabaja duramente en su consulta privada. Es un tipo simpático y amable, su sentido del humor varía entre lo pícaro y lo ligeramente macabro, tanto es así que sus pacientes lo mirarán perplejos en más de una ocasión. Esta imagen impecable contrasta perfectamente con las aficiones del dentista, entre las que se incluyen las sesiones de bondage, un fuerte fetichismo por las dentaduras y su incapacidad para sentir empatía por el dolor ajeno.

Cazador de Sonrisas Página 2Un día cualquiera entran en su consulta la señora Edwards y su hija Alice, ambas recién llegadas a la ciudad a causa del traslado de su marido a la base de marines de Camp Pendleton, anexa a Oceanside. La joven Alice lleva una ortodoncia que despertará en Dunne una pasión que lo obsesionará en extremo, hasta el punto de verse envuelto en algunos eventos muy violentos que le atormentarán y a los que tratará de dar una solución desesperada.

El estilo visual de ‘Cazador de sonrisas’ refleja la idea de los Estados Unidos de aquella época que todos tenemos en la cabeza, resultado fruto de un trabajo de investigación que el propio autor nos presenta en una breve sección de extras al final del tomo, en la que podemos ver la publicidad de los 60 donde el estilo de vida norteamericano queda bien plasmado además de diferentes estudios de peinados, moda e incluso armas, vehículos militares y fotografías del propio Oceanside.

Con una trabajada narrativa, Agustín Ferrer hace avanzar la acción como si de una película clásica se tratara, mostrándonos bellos escenarios totalmente dibujados a mano para pasar a ver a los personajes en acción. Las composiciones de página son también muy clásicas, sin viñetas que se solapen entre sí, no se salen de las formas rectangulares y todas caben dentro de la página; Cazador de Sonrisas Página 1lo único que rompe esta dinámica tan formal es que, en diferentes situaciones importantes de la historia el dibujo sobresale de los límites de la viñeta, acentuando en la composición la importancia de estos elementos. Caben destacar las dos ilustraciones a doble página que se adentran más en la mente del doctor Dunne con una gran carga de significado.

Grafito Editorial nos trae un tomo de 120 páginas a todo color en formato rústico con dos grandes solapas que nos presentan, por un lado, al autor de ‘Cazador de Sonrisas’ y por otro a la propia editorial, con un precio de 15.85€ en formato físico y próximamente 2.50€ en formato digital. El cómic tiene unas medidas de 17 x 24 centímetros, algo que parece que se va a repetir en los siguientes títulos que tienen previsto publicar. Además, durante el mes de octubre, con la compra de ‘Cazador de sonrisas’ podías conseguir una lámina firmada por el autor y un póster del cómic tras el que tenemos la historia complementaria ‘Morphine’, que ayuda a profundizar en la psicología de Herbert F. Dunne.

Agustín FerrerAgustín Ferrer nació en Pamplona en 1971 al que siempre le había despertado el interés el dibujo. Durante una asignatura de la carrera de Arquitectura empezó su curiosidad por la historieta, algo que puso en práctica en distintos certámenes de diferentes pueblos y ciudades hasta acumular 27 premios.

Ha colaborado con distintos autores en las obras ‘Gandhi, el maestro de la vida’, ‘La nueva era del sueño’ y en los primeros ocho números de la revista ‘El Clímaco’. En solitario también ha tenido sus publicaciones, tanto ‘Las apasionantes lecturas del Dr. Smith’ como ‘Cazador de sonrisas’. Todo compaginado con su trabajo en la arquitectura y la docencia en la Universidad de Navarra, trabajos que dejó de lado en 2011 para centrarse de lleno en el mundo del cómic.

[review]

Cazador de Sonrisas PortadaLa buena vecindad, las barbacoas de fin de semana, la inocencia y la confianza en la palabra dada… El conflicto de Corea ya ha pasado, pero la Guerra Fría vuelve de calentarse a pocos kilómetros de Florida. Y en medio de todo esto Agustín Ferrer Casas da vida en Cazador de sonrisas a un dentista estadounidense a principios de los 60, Herbert F. Dunne. Un excelente odontólogo, según sus pacientes, el invitado ideal, un padre fantástico, un esposo encantador, Casi perfecto si no fuese por esa falta de empatía por el dolor ajeno…

Sólo la tímida adolescente Alice Edwards, una nueva paciente con una ortodoncia que castiga su sonrisa, llega a descubrir la espiral de obsesiones, drogas y violencia de la que el doctor Dunne intenta redimirse. ¿O acaso tampoco esto es cierto…?

Cazador de sonrisas

Me gusta vivir entre manjares dornienses y montañas de libros. Picoteo comics de oriente a occidente. Unos días los paso luchando contra supervillanos y otros me gusta colarme en la Universidad Invisible a charlar entre ‘oooks’ con el Bibliotecario con el fin de que me preste de algo nuevo de Neil Gaiman. Si algún día tengo descendencia se llamarán Fantasía y Ciencia Ficción. Pasé cuatro años en Gandía estudiando Comunicación Audiovisual. De mayor quiero ser como Glen Keane, por lo que poco a poco me voy haciendo un hueco en el mundo de la animación, aunque entre codazos hago mis pinitos en el dibujo y la escritura.

¡No te vayas sin comentar!