La Casa de EL entrevista a Albert Monteys

Albert Monteys, exdirector y dibujante de ‘El Jueves‘ y actualmente trabajador de ‘Orgullo y Satisfacción‘, nos abrió sus puertas para hablarnos de su trayectoria como uno de los artistas más relevantes de España en la actualidad. Formando parte durante años de un equipo que ha sido envuelto en más de una polémica (la última les llevó a dimitir de la famosa revista “que sale los miércoles”) tampoco se ha cortado en un diálogo que ha dado para mucho. Sin más preámbulo, os dejamos con la entrevista realizada junto al periodista Oscar Loro.

Albert Monteys
Fotografía realizada por Oscar Loro

¿Cuál fue el motivo que te llevó a estudiar Bellas Artes?

Básicamente, cuando estudiaba, en mi casa no se planteaba otra cosa que estudiar una carrera universitaria. Cualquier otra cosa era un fracaso y, al final, la única carrera que a me apetecía era Bellas Artes, ya que desde los siete años quería dibujar tebeos. Pese a todo, fue un error. Había escuelas que eran más eficaces, enfocadas a técnica, y Bellas Artes es una carrera que creo que no tiene mucho sentido, porque es sobre algo que no es ni exacto ni creativo. Claro, estuve cinco años masticando teoría y, básicamente, aprendiendo a vender motos.

¿Te sentiste presionado para estudiar una carrera?

Sí, para mis padres que sus hijos estudiaran era muy importante. Cualquier otra cosa era ir a menos.

Te diste a conocer gracias al tebeo ‘Mondo Lirondo’, ¿qué fue lo que te impulsó a adentrarte en el mundo de la comedia ilustrada?

No es una cosa que haya elegido conscientemente. De pequeño siempre me ha gustado ‘Mortadelo’; casi todo en lo que orbitaba eran cosas de humor. Nunca me he planteado hacer otra cosa que no fuesen cómics de risa. No es una elección concreta, es una manera de ver el mundo.

Lo hiciste con compañeros de la facultad, ¿pero fuiste el impulsor?

Éramos cuatro con una manera de ver las cosas muy parecida. Hacíamos los guiones a cuatro manos, dibujábamos a cuatro manos, etc. Yo quizás he sido el que ha tenido más visibilidad, pero Álex Fito también es un dibujante muy reconocido, aunque  los otros dos no se dedican al dibujo exclusivamente. Pero, en todo caso, todos estábamos a la misma altura.

Cuáles han sido tus referentes?

Mi primer referente es Jan, el autor de ‘Superlópez’, sobre todo en sus primeros libros cuando tendría diez u once años. Aunque eran cómics de humor se notaba que había un autor detrás y enviaba mensajes sobre la democracia, la personalidad, el consumismo, etc. veías que te servían algo más. Más adelante, pasé al cómic underground, Robert Crumb para mí es “superimportante”.

También tuve una etapa (y de hecho sigo picoteando) de leer superhéroes: las historias de Alan Moore y toda esta época de los 90, aunque esto no se refleje tanto en mi obra. Después, todo el indie de los 90: Daniel Claus, Peter Bach y todo lo que ha venido más tarde. También leo manga, pues otra influencia muy grande en mi obra es ‘Dr. Slump’ de Akira Toriyama; es un tebeo que me vuelve loco. Imagino que me dejo muchos, pero voy picoteando de lo que puedo. Hay gente que es muy exclusiva, pero yo leo un poco de todo.

calaveralunarSi tuvieras que elegir una de las historietas que has realizado a lo largo de tu vida, ¿cuál sería?

Elegiría ‘Calavera Lunar’. Es un tebeo que hice en el 96 y ganó el premio al autor relevación en el Salón del Cómic de Barcelona. Era un cómic de marcianos que mezcla ciencia ficción y un humor muy loco. Lo hice muy rápido, además, porque hasta entonces solo había hecho cómics con la peña, y fue para probarme a mí solo. Es lo primero que hice de autor y un tebeo del que todavía estoy contento.

¿Cómo entraste a ‘El Jueves’?

Yo fui a ellos. En el momento en que decido que tengo que vivir de esto, la opción más clara es ‘El Jueves’. Además, como lo que hago son tebeos de risa pienso “igual tengo un hueco”. Yo no entré directamente en ‘El Jueves’ sino a otra revista que hacían llamada ‘Puta Mili’, creada para la gente que estaba haciendo la mili en la que, curiosamente, ninguno de los dibujantes la había hecho. Al final lo que hacíamos era preguntar a gente y era todo un desastre. Pero bueno, al cabo de un par de años pasé a ‘El Jueves’.

¿Qué procedimiento se seguía en ‘El Jueves’ a la hora de crear cada publicación?

‘El Jueves’ tenía dos partes muy diferenciadas. Por un lado tenía la parte de personajes, donde varios autores cada semana ya sabían que tenían que entregar una página de sus personajes, y ahí cada uno manejaba las entregas como quería, normalmente con mucha antelación.

Y después había otra parte, poco menos de la otra mitad, que era actualidad. Esa parte había que hacerla a gran velocidad. Normalmente hacíamos la reunión el miércoles para decidir los temas, portada, etc. De una semana para otra se veía qué temas se tocarían, se llamaba a la gente (que entregaba en dos días) y el lunes se maquetaba y se mandaba a imprenta para que el miércoles estuviera en el quiosco.

¿No os ha pillado nunca el toro?

Sí, por ejemplo la historia de la portada famosa. Cuando el rey anuncia que abdica, lo hace un domingo o sábado, cuando el número ya estaba cerrado porque lo habíamos encargado el miércoles. Así que hicimos una reunión especial el lunes donde todavía teníamos margen para cambiar las primeras páginas (quizás cinco o seis). También lo hacíamos cuando había elecciones… había momentos en los que había que hacerlo.

¿Y qué procedimiento seguís en ‘Orgullo y Satisfacción?

‘Orgullo’ lo estamos definiendo, todavía, mediante avanzamos. Empezamos con una revista monográfica sobre la coronación, y para el número dos quisimos hacer un tema genérico. Nos hemos dado cuenta de que la actualidad es muy importante, por lo que hemos decidido que cerraremos los números los últimos días.

¿No existe un estilo definido?

Vamos aprendiendo poco a poco, vemos los errores e intentamos arreglarlos. Supongo que en algún momento daremos con alguna fórmula.

Volvamos a ‘El Jueves’… ¿Qué motivo te impulsó a aceptar la dirección?

Básicamente me lo pidieron. Hacía años que era miembro del consejo de redacción, pero el director lo dejó, después fue Manel Fontdevila, después JL y me lo propusieron a mí. Tras dudarlo bastante, acepté.

monteys8

¿Por qué dejaste la dirección?

Porque a mí lo que me gusta es dibujar. Comenzaron las responsabilidades, opinar sobre lo que hacen los compañeros… y al final acabé siendo el jefe de mis amigos, y eso es complicado. Al final preferí ganar menos dinero porque aquello no me estaba molando nada. Me sentía responsable de toda la revista, no sólo de mis páginas, y tenía menos tiempo para hacer mis cosas. No me gustaba y lo dejé.

¿Cuál ha sido el momento más duro en tu carrera profesional?

El día que decidimos si aceptábamos o no las condiciones que nos quería poner la editorial para ‘El Jueves’. Yo y otros 17 dibujantes nos fuimos.

¿Y el mejor?

Pues quizás cuando hacíamos ‘Mondo Lirondo’ con “La Peña”. Teníamos responsabilidad cero, vivíamos con nuestros padres, no pisábamos la facultad y pasábamos el día dibujando tebeos.

Albert Monteys
Fotografía realizada por Oscar Loro

¿Cómo te comunicaron el secuestro de la portada del 2007?

La secuestraron un viernes, salió el miércoles. El jueves estaba en Catalunya Ràdio y me dijeron: “esta portada es muy bestia, ¿no?”. Yo decía “hombre no, es imposible que nos digan nada porque hemos hecho cosas más bestias”. Y al día siguiente me llama Sandra, de redacción, y me dice que nos habían secuestrado la revista. Yo tenía asumido que esto era algo que solo pasaba en los años 70.

¿Qué reacciones hubo por parte de la redacción y de los lectores?

Sólo denunciaron a los creadores de la portada, nosotros decíamos que nos denunciaran a todos, pero no quisieron. No sabíamos cómo iba a acabar la cosa. Por otro lado, hubo entusiasmo, nos dio una visibilidad tremenda. Los lectores nos apoyaron un montón, hubo aluviones de cartas. El número se agotó en los quioscos porque cuando la gente se enteró de que la policía los estaba retirando, se adelantó. El apoyo que recibimos, el poso que quedó… Estuvo bien.

¿Imaginabas que hoy día podría llegarse a este nivel de censura?

No, claro. Cuando entré en la revista, los mayores de la casa (que estaban en el 78) sí te contaban que José Luís Martín iba al juzgado cada cierto tiempo por dibujar a Dios, que les habían secuestrado algunos ejemplares antes de llegar a quiosco… pero era algo que veía como de otra época. Claro, cuando pasó esto, lo vi como una anomalía muy rara que no te explicas.

Esto, cuando pasaba en Marruecos, se veía como si fuera un país atrasado. Y de repente pasó aquí y lo más sorprendente es que, siendo algo absolutamente anormal y fuera de lugar, tampoco hubo una reacción de los medios ni de la intelectualidad que dijera nada en contra. Al contrario, hubo mucha gente, desde el roto hasta figuritas como Vargas Llosa, que dijeron que la portada era muy zafia y que era totalmente lógico que se hubiera reaccionado así. Claro, nuestra respuesta era que no hay ninguna ley contra el mal gusto, que podemos tener todo el que queramos. Pero claro, la reacción de los medios, que están todos pillados por la monarquía, fue cero. Eso sí, la reacción de la gente nos encantó.

monteys3
Fotografía realizada por Oscar Loro

¿Qué diferencia ha habido entre el secuestro de esta portada y el retiro de la portada de la abdicación del rey?

Aunque no sabemos los motivos de este retiro, entiendo que una cosa es hija de la otra. El primer secuestro de la revista, que viene de Casa Real, se hizo de una manera muy chapucera y sin calcular el hecho de que, al secuestrarla, la vería todo el mundo al producirse el efecto Streisand. De forma que, con esta segunda, que intuyo también que viene de Casa Real, que pretendía que la prensa solo tocara el tema de forma positiva, se decidió hacer de forma más sutil. La idea era cambiar la portada y las instrucciones para ‘El Jueves’ eran que, si llamaba algún periodista, se le debía decir que había un error de imprenta. Se pretendía que eso no trascendiera ni fuera algo noticioso, pero, por supuesto, no contaban con que dimitiríamos.

¿Por qué dejaste ‘El Jueves’?

Porque nos dimos cuenta de que al editor la revista le importa un bledo. La editorial que hay, de hecho, no tiene nada en su catálogo de opinión ni de “mojarse”; solo tiene ’El Jueves’. Creo que en un momento dado el editor se da cuenta de que somos más molestos que otra cosa, y ahí decide cortarnos las alas. El único activo que tenemos con el lector es la credibilidad; que el lector sepa que lo que decimos lo creemos aunque sea una estupidez.

Lo único que un humorista puede vender al mundo es que no tiene a nadie que le diga qué tiene que decir, y de repente sale un editor que piensa que esto no es importante comparado con su reputación con la Casa Real. Para entendernos, lo que sucedió es como si en el diario ‘Sport’, una semana que gana el Barça la liga, el editor decidiera que no pueden ponerlo en portada. Es como decir “te hundimos la revista porque nuestros intereses están en otro lado”. De hecho, lo que nos dijo el editor es que dentro de la revista podemos poner lo que nos dé la gana, pero en portada no, ya que es lo que ve “la gente normal”. Pero claro, una vez el editor empieza ahí, nunca sabes dónde va a acabar.

¿Qué es ‘Orgullo y Satisfacción’?

‘Orgullo y Satisfacción’ es una revista online que nos inventamos cuando salimos de ‘El Jueves’ y nos vimos en la calle. De entrada, se hizo sin pensar en una revista periódica, pues decidimos que por lo menos el día de la coronación debíamos estar presentes. En ese momento faltaban nueve días, así que nos reunimos varios dibujantes y decidimos hacer una revista con lo que sabemos hacer, con la ventaja de que estamos acostumbrados a entregar las cosas rápidamente.

Cuando nos planteamos cómo hacerla, vimos que no teníamos ni dinero ni tiempo para que fuera en papel, con lo cual acabamos publicándola por internet, con todas las dudas que eso genera. Salimos el día de la coronación y el número fue un éxito, vendiendo la primera semana 24.000 y hasta ahora llevamos más de 35.000. De esta manera, decidimos que igual una vía que muchos consideran maldita, hacer cómics digitales y vender por internet, era loable. En septiembre hicimos la revista mensual y empezamos a salir cada mes y, de momento, nos va relativamente bien.

Orgullo y Satisfacción

¿Crees que este medio es el futuro para este tipo de publicaciones?

En todo caso, el papel es el pasado. El papel se va apagando poco a poco. Cualquier persona que esté relacionada con una publicación en papel sabe que las cifras van bajando poco a poco. Los periódicos, que son los que aguantan el quiosco, cada vez venden menos, y las revistas en general (‘El Jueves’ entre ellas) se van diluyendo. La duda es si en internet hay una posibilidad de que puedas seguir siendo profesional de la prensa. Mucha gente anda haciendo experimentos. El nuestro, de momento, está saliendo bien, pero habrá que ver cómo avanza. En todo caso, lo que está claro es que si hay algún futuro es por ahí.

¿Cómo se conforma la jerarquización de ‘Orgullo y Satisfacción’?

En la revista, ahora mismo, hay un Consejo de Redacción. Este lo conformamos los padres fundadores que el “Día D” nos reunimos para hacer una revista y convocar a nuestros compañeros para que colaboren. Lo conformamos Guillermo Torres, Miquel Fontdevila, Marco Vergara, Manuel Bartual y yo mismo. Nosotros nos reunimos, decidimos contenidos y vamos enfocando hacia dónde irá la revista.

Al mismo tiempo, hemos hecho una empresa, una S.L. De hecho, nos planteamos el rollo asambleario, pero es poco práctico a la hora de funcionar. Es una revista, de esta forma, que paga su IVA y todos sus impuestos, así no nos pilla Hacienda. El resto que no está en el Consejo son colaboradores; la creamos con la premisa de que todo el mundo que abandonó la revista siguiera aquí y vamos incorporando nuevos dibujantes que nos gusten cuando es necesario.

¿Qué ofrecéis que no tenga ‘El Jueves’?

La verdad es que aún estamos definiendo la revista. Lo que ofrecemos es que en la revista no hay un dueño más allá de los dibujantes, con lo que, en principio, publicamos lo que nos da la gana. No debemos dinero a nadie ni dependemos de la publicidad, por lo que vendemos el humor sin dueño. Sabemos que los medios de este país (y creo que en todo el mundo) están “prisioneros de la publicidad”, y es algo que con nosotros no pasa. Nosotros dependemos 100% de la gente y por eso incluso damos la posibilidad al público de pagar un poco más por la revista. ‘Orgullo’ vale 1,50€ pero si quieres pagar más puedes hacerlo. Estás garantizando que las tonterías que pongamos son las nuestras.

monteys5¿Es loable que salga algún día en papel?

Nosotros estamos apostando muy fuerte por lo digital, nos parece que es un medio que nos garantiza la independencia. Salir en papel supondría tener que pedir créditos. Para papel tenemos ideas, pero serían hacer especiales una vez al año o algo así. A todos nos gusta mucho, pero salir regularmente en papel es algo que no nos planteamos.

¿Es difícil iniciar un proyecto como el vuestro en los tiempos que corren?

Pues sí, de hecho nosotros con la desgracia que hemos sufrido, hemos tenido una gran campaña de lanzamiento. En el fondo hemos aprovechado la ola. Empezar de cero hubiera sido muy difícil. ‘Mongolia’, aun así, empezó hace un par de años y les va razonablemente bien, así que poder se puede.

Entre hoy día y cuando empezaste, ¿qué diferencias hay en el mundo de la ilustración?

Yo creo que la gran diferencia es el dinero, había más dinero. Había colaboraciones muy bien pagadas, mucha gente podía vivir de esto.  Ahora con la idea del becariado, el trabajo gratis, etc. se ha cogido la idea de que todo lo creativo es algo que compartir, gratis. Aquí entra la falacia de “si yo te publico, vas a tener visibilidad”. Por esta regla de tres, yo puedo ir a la panadería y decirle que me dé una barra, que yo se la enseño a todo el mundo.

¿Como ves el futuro tanto de ‘Orgullo y Satisfacción’ como de la industria en general?

Pues yo creo que nadie sabe nada, que en esto hay que ir viendo. Creo que existe un futuro que no sabemos ni cómo será. Desde la primera vez que alguien me dijo que teníamos que mirar si en Internet había futuro, han pasado 18 años. Hay un cierto despiste en la fórmula perfecta. Creo que el mundo latino está menos avanzado en este sentido que el anglosajón, e tiene muy aceptado que también hay que pagar por lo que se consume online.

A parte de la financiación que conseguís con los beneficios, ¿queréis publicidad?

No tenemos nada porque es otra manera de tener compromiso con alguien, que de entrada puede ser que no te diga nada, hasta que te digan. Si el pacto es sólo con el lector, es puro. Sabes que puedes autocensurarte a veces, pero si hay un sponsor el pacto no es sólo con el lector. Preferimos ser totalmente independientes.

Ilustración de Monteys

2 Comentarios

¡No te vayas sin comentar!