Moby Dick

La editorial Dibbuks nos trae entre sus novedades, uno de los cómics europeos más esperados, pues es la última adaptación libre de la mítica novela de Herman Melville, ‘Moby Dick‘. Con guion de Olivier Jouvray y dibujos y color a cargo del genial Pierre Alary, nos adentramos en la obsesión y locura de un hombre, el Capitán Ahab.

La edición de la obra ha sido realizada en cartoné a un tamaño de 19,5 x 27,5 cm. La portada y contraportada se encuentran impresas a color y, en ellas, se nos muestra dos escenas importantes de ‘Moby Dick’ acompañadas de un pequeño extracto de la obra original de Melville. El interior, también a color y en papel de alta calidad, asegura una larga conservación en el tiempo.Pages from MobyDick_Page_1

Al abrir el tomo veremos rápidamente una introducción que también consiste en otro extracto de la novela de Melville. En la última página nos encontraremos con los agradecimientos de los autores. ‘Moby Dick’ no cuenta con más extras que los ya mencionados y es que, la historia mil veces contada, tampoco los necesita.

A lo largo de las 124 páginas, divididas en tres capítulos, que forman el contenido íntegro de Moby Dick, nos vamos a topar con una historia intensa contada a través de los ojos del único superviviente del Pequod, el barco ballenero del Capitán Ahab. Así, Ismael comienza a relatar a los tripulantes del Rachel, el barco que lo rescata del océano, la terrible aventura que ha vivido.

El relato comienza con su llegada a la posada en la que pide alojamiento, un lugar en el que muy pronto conocerá a su compañero de aventuras,  el arponero nativo Queequeg, con el que trabará una gran amistad a pesar de los temores previos. Tras una visita a la Iglesia, Queequeg e Ismael descubren que a pesar de sus diferencias les unen otras cosas y juntos emprenden la búsqueda de un barco en el que enrolarse y cazar ballenas. Los motivos que cada uno tienen son bien distintos, pero igual de nobles y los azares del destino les llevarán al Pequod, el ballenero del que es capitán el misterioso Ahab.

Pages from MobyDick_Page_4Los problemas y la locura del capitán pronto se hacen visibles para el resto de la tripulación, que a pesar de todo le sigue en su intrépida aventura, quizá movidos por la primera victoria que consiguen en la pesca. Para Queequeg e Ismael las cosas se complican mientras nos dan a conocer los misterios y las relaciones que sufren en alta mar los marineros.

El comportamiento del capitán es cada vez más imprudente y obsesivo, hasta tal punto de que uno de sus subalternos de confianza, le intenta hacer recapacitar acerca de lo que persigue, sin éxito. Así pasamos a conocer los que Ismael y Queeheg piensan de la mar y de lo que sucede a su alrededor gracias, no solo a las conversaciones que mantienen entre ellos, sino a las que Ismael mantiene con el resto de la tripulación. La enfermedad de Queeheg ha hecho posible que Ismael sea tenido más en cuenta por el resto de marineros y el propio Ahab.

Nos adentramos en el último capítulo, el final. La caza de Moby Dick. Tras una tormenta logran avistar a la ballena blanca y comienza la terrible persecución con consecuencias fatales para la tripulación y el barco. Así el final de unos, servirá como comienza para otro que se pregunta el porqué de todo lo que le ha ocurrido.

Un gran guion bien defendido por un arte sin demasiados detalles y realizado a modo de bocetos envueltos en colores fríos, nos transmite los recuerdos vividos por Ismael como una pesadilla de la que quiere despertarse antes los terribles hechos acaecidos. Una historia profunda donde la obsesión de una vida en la mar casi rota por la ballena blanca y una reciente amistad entre dos seres humanos, se cruzan, para relatarnos una vez más y con gran maestría el clásico de Moby Dick. La desesperación, el miedo y el odio se mezclan en una combinación que ofrece una mirada nueva y muy acertada la adaptación de la novela. Una obra profunda que ejemplifica la maestría de contar y adaptar historias nacidas en otros géneros al cómic. Recomendado.

Portada Moby Dick

La historia de la temible ballena blanca, del capitán Ahab y de la tripulación del Pequod, contada por dos autores que ya han conquistado a los lectores españoles.

Herman Melville, que fue marinero de un barco ballenero, escribe su obra cumbre, Moby Dick, en 1851. Cuenta la historia de Ismael y Queequeg, que un día se enrolan en el Pequod a la caza de ballenas y para convivir durante largos meses con una tripulación dominada por un capitán atormentado. Cuenta la historia de Moby Dick, una temida ballena blanca y de Ahab, el capitán, invadido por la locura de vengarse del animal que le ha privado de una de sus piernas años atrás. En esta época, la ballena, animal tan mítico como bíblico, es un terrorífico y desconocido monstruo de las profundidades. ¿Pero es Moby Dick el único monstruo de la novela?

Los autores:

Olivier Jouvray

Olivier Jouvray es un guionista de cómic que alcanzó el reconocimient por la serie ‘Lincoln’ realizada con su hermano Jérôme Jouvray y publicado por primera vez en España por Dibbuks. De joven, se marcha a Lyon para estudiar cultura y comunicación, ciencias del lenguaje, cine y audiovisual, antes de empezar profesionalmente en la fotografía, el grafismo y el diseño web.

Por esta época, crea con su hermano Jérôme el taller KCS y empieza a escribir guiones. Tras el éxito de ‘Lincoln’ (Paquet), decide dedicarse a esta actividad. En 2009, realiza con la editorial Soleil una adaptación en cómic de ‘Majipoor’, obra de ciencia ficción del autor estadounidense Robert Silverberg. Además es guionista de varias series de cómic desde el año 2002: ‘ Camilo’ (Paquet), ‘Waraba’ (Vents d’Ouest), ‘Kia Ora’ (Vents d’Ouest) o la obra ‘Nous ne serons jamais des héros!’ (Le Lombard). Hoy en día, imparte clases de cómic en la escuela Émile Cohl de Lyon y participa a la organización del Festival de cómic de Lyon. También forma parte del Grupo de autores de cómic del Sindicato nacional de autores y compositores.

Pierre Alary

Pierre Alary estudió animación en la escuela francesa École des Gobelins. Trabajó durante diez años en los estudios de animación de Disney en Montreuil, primero como asistente y luego animador, trabajando en grandes películas como la de ‘Tarzan’.

Sus primeros pasos en el mundo del cómic fueron con las ediciones Vents d’Ouest en 1993. También colaboró con Didier Crisse en Griffin Dark, l’Alliance, bajo el seudónimo de Stanley. En 2001, creó la serie ‘Les Échaudeurs des Ténèbres’ con la editorial Soleil para luego seguir en 2004 con ‘Belladona’, ‘Simbad’ y ‘Silas Corey’, todos publicados por Dibbuks.

[review]

Moby Dick

¡No te vayas sin comentar!