Pathfinder – Adventure Card Game: El Auge de los Señores de las Runas

Pathfinder - Adventure Card Game: El Auge de los Señores de las Runas

Durante la Gen Con 2013 (una de las mayores convenciones de juegos que se celebra en EEUU) se presentó al público ‘Pathfinder: Adventure Card Game’. Para sorpresa de muchos, este en lugar de ser un juego de rol propiamente dicho, era una adaptación al formato de juego de cartas, con la salvedad de que a diferencia de otros intentos anteriores por parte de diversas editoriales, lograba trasladar la esencia del rol a este sistema. Pero antes de explicar cómo se juega y qué ofrece ‘Pathfinder – El juego de cartas de aventuras’, editado recientemente en España por Devir, pasemos a conocer más de cerca la franquicia Pathfinder.

Para ello, tenemos que remontarnos a 2009, cuando de entre las páginas del clásico ‘Dungeons and Dragons’ en su versión 3.5, salía un nuevo juego conocido como Pathfinder, editado por Paizo. Esta, cansada de lidiar con el sistema de licencias de Wizards of the Coast tras la salida de D&D 4, decidió continuar utilizando el sistema OGL (Open Game License) y crear una nueva versión mejorada de ‘D&D 3.5’ (con el aporte de más de 50.000 jugadores), que llevó el nombre de Pathfinder. El fracaso de D&D 4 y la posibilidad de poder jugar a todas las aventuras y expansiones ya creadas para la 3.5, impulsó este juego, que fue bautizado incluso por algunos como Dungeons & Dragons 3.75.

El éxito de Pathfinder se fue expandiendo, hasta que en agosto de 2013 la editorial Paizo presentaba al mundo su nueva creación: un juego de cartas, cuya caja básica llevaba por título ‘El Auge de los Señores de las Runas’. Este nombre no ha sido elegido al azar, sino que es parte de una de las muchas sendas de aventura que Paizo publica regularmente para saciar la ‘sed’ de contenido de sus seguidores roleros. En concreto, esta aventura fue la primera, publicada originalmente dentro de la revista ‘Dragón’ entre agosto de 2007 y enero de 2008. Esto posibilita que quienes hayan jugado a ella conozcan la trama y puedan revivirla de otra manera.

Ahora es la editorial Devir la que se encarga de publicar en nuestro idioma esta primera caja básica, incluyendo en su interior 495 cartas, entre las que se encuentra la primera expansión: el mazo de aventuras ‘Ofrendas calcinadas’. El juego, como ya he mencionado, logra transportar a este sistema la esencia de los juegos de rol y para ello, idea una dinámica simple a la par que cuidada.

Pathfinder - Adventure Card Game: El Auge de los Señores de las Runas

Esta primera caja básica nos ofrece la posibilidad de jugar de entre 1 a 4 jugadores. Sí, habéis leído bien, no hace falta contar con la ayuda de otras personas para poder hacer frente a los terribles males que asolan Varisia. De hecho, la implementación del sistema para un jugador no adolece del dinamismo de jugar con otros. Siete son los personajes que podemos elegir para nuestra misión: Ezren el mago, Harsk el explorador, Kyra la clériga, Merisiel la elfa, Lem el bardo, Seoni la hechicera o Valeros el guerrero. Además de estos, existe una futura ampliación que incluirá 4 nuevos personajes, que a su vez expandirán las opciones de juego hasta 6 jugadores.

El sistema ideado por Mike Selinker, autor del juego, es muy sencillo: seleccionamos una carta de aventura, que a su vez tiene en ella descritos diferentes escenarios. Elegimos el que queramos jugar y observamos en su carta el número de localizaciones según los jugadores que seamos. Una vez dispuestas sobre la mesa, cogeremos al azar de la caja el número de cartas que cada localización nos indique. Por ejemplo, 3 cartas de monstruo, 2 cartas de objeto, 1 carta de arma, etc. Así hasta un total de 9 cartas por localización. Una vez hecho esto, miramos en la carta de escenario la misión a realizar e incluimos las cartas que esta nos indique.

Pathfinder - Adventure Card Game: El Auge de los Señores de las Runas

Las misiones pueden ir desde encontrar y vencer a un villano, que suele ser lo más común, hasta buscar nuevos aliados. Para no saber dónde se encuentra el villano, se baraja este junto a sus esbirros y se incluyen al azar dentro de cada mazo de localización. A partir de aquí, tendremos que intentar cumplir nuestro objetivo antes de que se agote el tiempo, que viene dado por un mazo de 30 bendiciones que iremos descubriendo cada turno hasta llegar a 0.

La dinámica del juego es muy similar, independientemente de nuestra misión: tendremos que mover a nuestro personaje a una localización, descubrir la carta superior de esta e intentar vencerla en en caso de que sea una perdición (monstruo, barrera, esbirro o villano), o ganarla si es una merced (objeto, arma, conjuro, aliado o armadura). Para realizar esto, tendremos que superar la prueba de habilidad que viene indicada en cada carta a modo de número. Por ejemplo, para vencer a un Goblin incendiario, debemos superar una prueba de combate con valor de 8, para lo que podremos hacer uso de nuestro dado de fuerza y algún arma o carta adicional, que nos proporcionará nuevos dados a lanzar.

Aun así, cada carta tiene un recuadro inferior en el que aparecen escritas ciertas características o poderes, las cuales habrá que efectuar cuando nos lo indiquen, desde lanzar dados extras, hasta hacernos algún tipo de daño adicional. Y esto es otra de las buenas implementaciones del juego: la salud. Nuestra vida será el número de cartas que nos queden en el mazo de nuestro personaje, por lo que cuantas más robemos o gastemos, más irá disminuyendo. Además, cada vez que fallemos un enfrentamiento, tendremos que descartarnos de cierto número de cartas. La salud podrá incrementarse con poderes, como es el caso de la clériga, o mediante la opción de recargar una carta al utilizarla, que básicamente nos permite devolverla a la parte inferior del mazo en lugar de descartarla.

Y de esta forma vamos avanzando poco a poco en nuestra misión, logrando hacernos con nuevas armas a la par que vamos luchando contra hordas de seres monstruosos, que pueden ir desde goblins hasta esqueletos, pasando por zombis u ogros. En el caso de que nuestra misión consista en acabar con un villano, tendremos que ir cerrando localizaciones, mediante las acciones que su carta nos indique, hasta conseguir dar con este y evitar así que huya, ya que de haber alguna localización abierta, podrá ir a esta, por lo que tendremos que volver a perseguirle.

Una vez hayamos terminado la aventura podremos rehacer nuestros mazos, cambiando el equipo con nuestros compañeros e incrementando dotes de habilidad de nuestro personaje, las cuales harán que este sea cada vez más poderoso. Cada personaje tiene además 3 cartas diferentes: una primera en la que se incluye su descripción y que sirve para saber en qué localización estamos; una segunda en la que aparece el número de cartas diferentes que debe tener en la mano, a la par que incluye también sus habilidades y poderes, y finalmente una tercera que usaremos cuando hayamos potenciado a nuestro personaje y queramos otorgarle nuevas habilidades.

Como ya habéis visto, el sistema recoge toda la esencia de los juegos de rol, de hecho, los dados serán una constante (se incluyen 5 en la caja: d4, d6, d8, d10 y d12), aunque no se haga uso del clásico d20. Tal vez la única pega que se le puede encontrar al juego sea la extrema similitud de sus misiones, que se resumen en su mayoría en buscar a un villano y erradicarlo. Aun así, ‘este defecto’ es paliado con la incorporación de próximas expansiones que ya vienen anunciadas dentro de la caja básica, donde por fortuna se incluye el espacio para sus cartas.

Por si queda algún tipo de duda, ‘Pathfinder: El juego de cartas de aventuras’ es uno de los pocos juegos que vienen claramente preparados para su expansión, aunque esta no es necesaria ni indispensable para poder disfrutar de horas y horas con el juego básico. A diferencia de otros, aquí no nos obligan a adquirir numerosas expansiones para poder disfrutar del juego (en la caja básica se incluyen 8 escenarios), solo que si queremos ampliar las aventuras, podremos hacerlo libremente. Además, el hecho de que cada localización se forme mediante cartas al azar hace que ninguna partida, por muy similar que sea la dinámica, sea igual a la anterior.

La edición que Devir ha publicado en España tiene un precio de 50€, marcando en su caja una duración por partida de 90 minutos, que en este caso y tras bastantes partidas, podemos corroborar. Además, en su página web se pueden descargar tanto las reglas como las Hojas de Control Básicas, lo que nos permitirá no tener que marcar las dotes en nuestras cartas. Estamos así ante un muy buen juego de cartas cooperativo, que consigue trasladar la esencia de su homónimo en rol, permitiéndonos jugar numerosas partidas en un corto espacio de tiempo, aunque podemos vaticinar que ganará aún más con el resto de expansiones.

[review]

Pathfinder - Adventure Card Game: El Auge de los Señores de las Runas

Este juego de cartas cooperativo enfrentará a un grupo de 1 a 4 jugadores contra un laberinto de trampas, monstruos, magia mortífera y crueles enemigos en el mundo de Pathfinder. El objetivo de los jugadores es encontrar y derrotar a un villano antes de que transcurra un determinado número de turnos. Tras cada partida, los personajes crecen en poder y añaden equipo mágico a sus mazos, de forma que poco a poco, a lo largo de la campaña, se convierten en personajes legendarios.

9 Comentarios

  1. ¿Que os parece la traducción por la que ha optado Devir de “Rise” por “Auge” en lugar de “Alzamiento”, “Levantamiento” o incluso “Retorno”?

  2. Gracias Raven!
    KalEl, la verdad es que no me ha parecido mal del todo, de hecho se entiende bien el concepto en sí. He visto que también se ha criticado el uso de ‘merced’ en lugar de ‘bendición’ o ‘favor’, pero una vez que te acostumbras, no le veo mayor problema 😉

  3. Me refiero a que es una traducción incorrecta del término que resulta también equivocada dentro del argumento: “Auge” significa la cúspide de una trayectoria, el momento de mayor esplendor. El “rise” original significa alzamiento, ascensión, levantamiento y hace referencia al retorno de Karzoug y quizás el resto de Señores de las Runas.

    La historia no va sobre el apogeo de los Señores de las Runas, que fue miles de años antes de la aventura, sino sobre su retorno.

  4. Sí, si te he entendido, pero como te comento, hablamos de una palabra que pese a que literalmente tenga la definición de momento de esplendor, universalmente este esplendor también se puede entender como algo que crece sin parar, como por ejemplo, ‘un valor en auge’, que viene a ser un valor en crecimiento y no el grado más alto de este. Y es por esto que la palabra ‘auge’, no se me antoja tan mala traducción, ya que deja entrever que Karzoug vuelve con fuerza. De todas formas, en el caso de este juego se han limitado a renombrarlo con el nombre que adquirió la aventura en nuestro país 😉

  5. ¡Muy interesante! Es un juego que no me había llamado demasiado la atención pero es posible que le dé una oportunidad y acabe engrosando mi colección. ¡Gracias por tu reseña!

  6. Hola Jose, la verdad es que son dos juegos totalmente distintos más allá del uso de cartas. Mientras que el Dominion es un muy juego de creación de mazos donde hay enfrentamientos entre señores feudales, Pathfinder es un juego de rol con cartas, donde los jugadores se convierten en héroes que deben luchar codo con codo contra diferentes villanos.

    Si lo que buscas es cooperación y aventura, sin lugar a dudas Pathfinder es mejor opción, pero si andas buscando un juego de estrategia con enfrentamientos entre jugadores, entonces te recomiendo el Dominion.

    Un saludo!

  7. Gracias por la respuesta, Jon.

    Me tira bastante el tema del Pathfinder de poder jugar a solitario y el hecho de tener que usar dados, es como volver a jugar a rol, no es simplemente un juego de cartas. Por lo que entiendo, Dominion es más rápido, aunque a veces he oído que parece que cada uno vaya a la suya y al final dirimas cómo ha ido la cosa (un poco al estilo de 7 wonders, que a menudo ni sabes qué están sacando tus rivales).

    Como todo, supongo que lo más fácil es probar los dos juegos, porque por mucho que lea reseñas tan buenas como la vuestra, nunca te puedes hacer na idea exacta del juego en su totalidad.

¡No te vayas sin comentar!