‘Blue Dragon RalΩGrad’ #2

Blue DragonHace muy poco os traíamos la reseña del primer tomo de ‘Blue Dragon RalΩGrad‘, cuyo resultado puede resumirse en que tiene un dibujo magnífico (algo lógico al ser Takeshi Obata el encargado de este trabajo) pero un guion bastante flojo para lo que podría haber llegado a ser. Probablmente fue esto lo que vaticinó que no se publicaran más capítulos de esta serie dirigida a un público adolescente masculino, aunque este segundo tomo esclarece con bastante precisión el porqué de este suceso. Se avisa desde ya que, si bien en el primer análisis intentamos no hacer ningún spoiler, en esta ocasión es más complicado ya que haremos un análisis de la obra completa.

La aventura de Ral, su sombra-dragón Grad, Mio, Sunsu, Aia, Kafka y compañía, se había quedado en stand by al llegar al continente donde la Reina Opsquria domina sobre personas y sombras. Después de un largo viaje por el océano, los protagonistas arribaron a la orilla, donde rápidamente vieron como una joven (cómo no, preciosa y de grandes atributos -no hay ni una chica fea en todo el manga-) era atacada por una multitud de sombras. La escena terminó con Ral salvando el pellejo a la joven y esta revelando que, en realidad, no era más que otra sombra oculta para engañar al anfitrión del Dragón Azul.

Dicha secuencia inicial deja entrever lo que nos iremos encontrando a lo largo de los catorce capítulos pertenecientes a este segundo volumen recopilatorio. Es decir, circunstancias muy típicas de shōnen que tiran de diálogos demasiado infantiles pero bien complementados con combates épicos donde siempre ganan los buenos. Quizás sea la falta de emotividad durante todo el volumen (o sea, que no pase nada realmente malo que te haga empatizar de forma más fidedigna con los personajes) lo que hace que la lectura sea bastante plana y obvia en muchos sentidos.

Blue Dragon

Aun así, esta segunda parte que compete los tomos 3 y 4 originales, tiene algunos puntos fuertes que son dignos de remarcar. En primer lugar, las escenas pseudoeróticas de las que hablábamos en la primera reseña que dejan bastante atrás al personaje femenino, quedan en un segundo plano dejándolas como complementos poco usuales a lo largo de los últimos episodios. Esto hace que la lectura sea más fresca y menos cansina que en el primer tomo. Los personajes femeninos, de esta forma, se ven mejorados por las intervenciones de Mio (quien por fin consigue una sombra bastante competente con la que echar una mano) y la mejor enemiga, bajo mi punto de vista, de toda la obra: Yaya. Esta porta una de las cinco sombras especiales, que os comentaré más abajo. Por otra parte, las acompañantes de Ganette, “El Tigre Blanco“, dejan bastante que desear para lo que podían haber dado de sí, pues apenas sirven como ayuda en escasas ocasiones.

Blue DragonEl argumento se sucede en cuanto Ganette se encuentra con Ral y compañía y les deja un mapa, con la intención de que ellos vayan a liberar a las mujeres secuestradas mientras Ganette y sus acompañantes van en busca del combate final contra Opsquria. Ral, aun así, que es muy inteligente pese a que ha pasado quince años en un huevo hermético (demasiado en muchas ocasiones, hasta rozar la incredulidad por parte del lector), se da cuenta del plan de su rival y marcha él solo a luchar con la Reina. Aun así, las trabas en el camino hacen que acaben peleando Ral y Ganette, con el resultado de que todos irían a liberar los esclavos barones para que con estos pudieran salvar a las mujeres.

Tras liberar a los hombres, todos van a hacer frente a Yaya, la encargada de salvaguardar a las esclavas, y es cuando se sucede la mejor batalla del manga. Esta rival, portadora del Fénix Rojo, consigue quitar mucho protagonismo a Opsquria en la obra, pues una vez el primer combate termina, vencen a la Reina de forma tan facilona que llega a dar coraje después del hype generado por un enemigo que va apareciendo a lo largo del manga. Pero si os habéis perdido entre tanto Fénix Rojo y Tigre Blanco, os especificaré cuáles son estas sombras especiales:

Dragón Azul: Es Grad, la sombra de Ral y la más poderosa al unirse con un cuerpo humano.

Tigre Blanco: Es la sombra de Ganette y la más rápida y ágil de todas.

Fénix Rojo: Es la sombra de Yaya y tiene el poder de la inmortalidad, por lo que se va regenerando por cada golpe sufrido.

Rinoceronte Negro: Es una sombra que sale al final del manga como súbdito de Opsquria. Se trata de la sombra con la mayor capacidad física de todas a la que solo puede parar Grad.

Humano Transparente: No sé si definirlo como ida de pinza por parte del guionista o genialidad. El caso es que esta última sombra es la propia Opsquria y tiene la capacidad de hacerse invisible y desintegrar sombras con solo mirar (aunque es vencida, repito, de forma demasiado facilona).

He de decir que la aparición de las tres primeras sombras es magnífica, pues Ral y Ganette demuestran ser dignos portadores de las mismas, y la fusión del Fénix con Yaya da al manga justo lo que necesitaba. Sin embargo, el Rinoceronte Negro aparece como antagonista a la misma vez que a la Reina y lo despachan de forma bastante facilona. Y nada que decir de Opsquria, cuya aparición creía que iba a dotar de un final espléndido a la obra y acabó por dejarla como un manga de tres al cuarto cuando tenía capacidad para mucho más.

Blue Dragon
Bocetos de Ral de Takeshi Obata

En conclusión, creo que el camino que estaba tomando este tomo mejoraba con creces la primera parte, pero con los capítulos finales, que parecen hechos rápidamente y de manera demasiado simple y típica, acaba dejándola por un nivel aún por debajo del primer tomo. El guion de Tsuneo Takano, acaba demostrando ser bastante flojo para el universo que para muchos significa ‘Blue Dragon’ y con el equipo con el que contaba el creador.

El dibujo, por otra parte, es sencillamente genial. La fusión final de Ral con Grad que da sentido al título de la obra es sublime y es una pena que no se haya acabado haciendo anime, pues las sombras y personajes dibujados por Takeshi Obata sin duda merecían una versión colorida y animada. Las escenas de acción, pero, a veces quedan algo confusas ante la congregación de demasiados elementos en blanco y negro, aunque es un fallo ínfimo en comparación a los aciertos que tiene.

Por último, he de decir que la edición no tiene apenas fallos. Solo podría destacar lo mal que queda la traducción de las palabras en español que utiliza Ganette, que podría haberse saldado fácilmente con otro recurso que el utilizado. Eso sin contar, por supuesto, que se ofrece absolutamente lo mismo que en el primer tomo pero con 80 páginas menos y por el mismo precio, sin ajuste de ninguna forma y haciendo que solo no puedas sentirte, de alguna manera, estafado, al comprar el pack que buenamente ofrece Norma Editorial.

En definitiva, es un manga que gustará a los amantes del shōnen pero que no sirve más que para pasar el rato con una lectura ligera.

Takeshi Obata

Es un dibujante de manga japonés nacido en la provincia de Niigata (Japón) en 1969. Normalmente trabaja con guionistas a la hora de trabajar, alejándose así del estilo típico manga. De 1998 a 2003 publicó ‘Hikaru No Go’, un manga deportivo que tuvo un gran éxito en el país nipón, aunque no tanto así en occidente. Más tarde pasó a dibujar ‘Death Note’, que fuera de todo lo previsto, traspasó fronteras convirtiéndose en uno de los mangas de culto y obligada lectura. Tras esta obra creó ‘Blue Dragon RalΩGrad’, sobre la que se tenía unas altas expectativas que no acabó cumpliendo. Por último, Obata pasó en 2008 a dibujar (de nuevo con Tsugumi Ōba) ‘Bakuman’.

[review]


Blue Dragon RalΩGrad #2

Autores: Takano Tsuneo, Takeshi Obata

Colección: CÓMIC MANGA

Serie: BLUE DRAGON RALΩGRAD

Formato: Rústica con sobrecubierta

Tamaño: 14,8 x 21

Páginas: 320B/N + 2 pág Color

ISBN: 012900002

PVP: 14,95 €

EL MAGNÍFICO ARTE DE TAKESHI OBATA EN UNA NUEVA Y REVISADA EDICIÓN DE ESTE SHONEN DE ACCIÓN Y FANTASÍA

Las Sombras han abandonado su mundo y amenazan con invadir el de los humanos. La reina Opsquria está cada vez más cerca de conseguir su objetivo, y solo hay un ser en el mundo de la luz capaz de hacerle frente: el joven humano Ral, que se unió con la sombra Grad cuando no era más que un bebé y con quien ha desarrollado una relación simbiótica.

Blue Dragon RalΩGrad #2

¡No te vayas sin comentar!