‘Nemo, Corazón de hielo’ de Alan Moore y Kevin O’Neill

Desde que en 1999 uno de los guionistas de cómics más famosos y controvertidos de todos los tiempos, el señor Alan Moore, se pusiera a escribir ‘The League of the Extraordinary Gentlemen’ hemos visto ya pasar a multitud de personajes sacados de la cultura de la ficción por las páginas de esta serie de cómics dibujados por el siempre genial Kevin O’Neill. Si no tuvimos bastante con las distintas encarnaciones de la liga que vimos en los dos primeros volúmenes de la obra y posteriormente en ‘The League of the Extraordinary Gentlemen: Dossier Negro’, ‘The League of Extraordinary Gentlemen 1910’, ‘The League of Extraordinary Gentlemen 1969’ y ‘The League of Extraordinary Gentlemen 2009’ ahora nos llega una especie de spin-off de la serie principal protagonizado por la hija del Capitán Nemo y titulado ‘Nemo, Corazón de hielo’.

Nemo Corazón de Hielo

La historia nos lleva en esta ocasión a 1925, quince años después de que viéramos por primera vez a Janni Dakkar, la hija del científico y pirata conocido como Capitán Nemo. Ahora Janni, más conocida como el nuevo Nemo y capitán del legendario Nautilus, emprende una gran expedición para lograr una meta que su padre no pudo conseguir: explorar la Antártida en busca de las Montañas de la Locura (sacadas, como es cada vez más habitual en la obra de Moore, de los escritos de H.P. Lovecraft).

Sin embargo no tendrá pocos impedimentos en su empresa. La reina africana Ayesha enviará en su busca a un trío de inventores (Reade, Wright y Swyfte) contratados a través del señor Charles Foster Kane (inspirado en el papel interpretado por Orson Welles en ‘Ciudadano Kane’), un influyente magnate del sector editorial que hace las veces de mano derecha de la reina. Dicha persecución está motivada por el interés de la reina en recuperar las posesiones que Nemo y su tripulación le robaron antes de iniciar su viaje al sur, viaje en el cual por cierto visitarán Megapatagonia, un archipiélago reflejo de Francia que es la contrapartida de Mundo Ardiente, la tierra que conocimos en ‘The League of Extraordinary Gentlemen: Dossier Negro’. En Megapatagonia podremos ver a personajes tan curiosos como D’Artacan y sus Mosqueperros hablando en francés al revés, pero a diferencia de Mundo Ardiente no serán necesarias unas gafas 3D para verla correctamente.

Y de esta forma la historia se convierte en una persecución entre la tripulación de Nemo (con Ishmael, el narrador de ‘Moby Dick’, a la cabeza) y los tres famosos inventores hasta llegar a las Montañas de la Locura, donde las distorsiones en el flujo del tiempo, las muertes horribles y los monstruos primigenios serán protagonistas.

Nemo Corazón de Hielo

El guión de Alan Moore es todo lo que se puede esperar de un guión de este autor. Brillante, narrativamente fresco y eficaz, sorprendente en algunos puntos (la forma de relatar las anomalías temporales es digna de estudio) y apabullante en otros (especialmente las partes más lovecraftianas de la obra). No se puede decir nada adulador sobre el trabajo del guionista de Northampton que no se haya dicho ya con anterioridad. Sin embargo, puede ser interesante fijarse en los puntos negativos dentro de esta obra que pueden hacer que, aún siendo un cómic muy recomendable, no supere el listón marcado por anteriores entregas de las aventuras de los miembros de la Liga de Caballeros Extraordinarios.

Mientras en los dos primeros tomos de la colección asistimos a historias donde la trama estaba por encima de todo y se apoyaba de forma magistral, en mayor o menor medida, en referencias sobre todo a la literatura ambientada a finales del siglo XIX y principios del XX, a partir del tomo dedicado al Dossier Negro en adelante las referencias cobraron mayor importancia en detrimento de la propia historia. ‘Nemo, Corazón de Hielo’ es buen ejemplo de ello. Moore se toma mucho tiempo en encajar perfectamente en la historia a personajes, lugares y situaciones de la ficción literaria hasta tal punto que se sitúan en primer plano para el lector, corriéndose así el riesgo de que este se pierda entre tanta referencia y no consiga encontrar el camino que traza la trama.

Nemo Corazón de Hielo

Además, este problema no repercute solo en el hecho de dejar a la trama principal en un segundo plano, sino que también es cierto que en algunas ocasiones el posible desconocimiento por parte del lector del trasfondo de alguno de los personajes o situaciones le lleve a no ver con claridad lo que el guionista quiere mostrar. Por ejemplo, que el lector no conozca la obra de H. Rider Haggard no debería ser un impedimento para que entienda todo lo que trata sobre el personaje de Ayesha en este cómic, o dicho de otra forma, ese conocimiento debería ser premiado con un guiño del autor pero no convertirse en una exigencia para seguir la obra.

Dicho esto, hay que repetir que la historia no va a decepcionar a ningún seguidor del señor Alan Moore. Lo que ocurre es sencillamente que, como con casi toda la obra de este guionista, son mucho más llamativos los pequeños (y en ocasiones inexistentes) defectos que los predominantes aciertos.

El dibujo de Kevin O’Neill es prácticamente impecable. De nuevo realiza un trabajo continuista con el resto de la serie que encaja a la perfección con la historia de Moore, tanto a nivel estilístico como narrativo. Marca de la casa son los personajes que van desde lo poco atractivo hasta lo realmente horrible y la maravillosa habilidad para dibujar complejas infraestructuras, vehículos y escenarios de todo tipo. Y, una vez más, el color aplicado a los diseños de O’Neill se emplea de forma perfecta.

El tomo ‘Nemo, Corazón de Hielo’ publicado por Planeta DeAgostini se presenta en formato cartoné de tapa dura. El tomo contiene 56 páginas a color, con un tamaño de página de 16,8 x 25,7 cm, y se incluye al final el artículo ‘¡Una combinación explosiva!’. El encargado de realizar la traducción ha sido Diego de los Santos. El precio de venta recomendado es de 8,95€ y se puso a la venta en enero de 2014.

Nemo Corazón de Hielo

Alan Moore

Nacido en Northampton (Reino Unido) en 1953, está considerado por muchos el mejor guionista de cómics de la historia. Debutó en su país natal con seriales para 2000 AD y Warrior que llamaron la atención de Len Wein, editor de DC, que le ofreció cruzar el charco. Así, a principios de los años 80, creó hitos como ‘La Cosa del Pantano’, ‘Watchmen’, ‘V de vendetta’ o las historias incluidas en ‘El Universo DC de Alan Moore’. También es el artífice de America’s Best Comics, de donde salieron obras tan destacadas como ‘Top 10’, ‘Promethea’ o ‘La Liga de los Caballeros Extraordinarios’.

Nemo Corazón de Hielo

Esta vez nos trasladamos a 1925. Han pasado 15 largos años desde que Janni Dakkar intentara por primera vez escapar del legado de su moribundo padre (científico y pirata por igual): asumir su destino como el nuevo Nemo, capitán del legendario Nautilus.

Ahora, agotada de la interminable juerga de saqueo y destrucción, Janni emprende una gran expedición para lograr una meta que su padre no pudo obtener: explorar la Antártida. Tras su pista irán un trío de geniales inventores, contratados por un influyente magnate del sector editorial para restaurar los tesoros expoliados a una reina africana.

Será una carrera mortal hacia el último rincón de la Tierra, un lugar indómito lleno de maravillas y horrores donde el tiempo está roto y las montañas te llevan a la locura. Una mezcla de Julio Verne más H.P Lovecraft en este final inolvidable, perdido en el palpitante, vívido y espantosamente inhumano corazón de hielo.

Alan Moore es uno de los motores creativos más importantes de la historia de los cómics. Sus innovadores trabajos, V de Vendetta, Watchmen o From Hell, se han convertido en piezas imperecederas del paisaje cultural contemporáneo. El autor es ganador de más premios y reconocimientos de los que pueden contarse.

Título original: ‘The League of Extraordinary Gentlemen. Nemo Heart of Ice’

Autores: Alan Moore y Kevin O’Neill

Nemo, Corazón de Hielo

¡No te vayas sin comentar!