‘Neonomicon’ de Alan Moore y Jacen Burrows

Alan Moore no es un guionista que esté precisamente sacando cómics todos los meses, y quizás por ello cada nueva obra suya despierta gran expectación entre sus lectores. No sabemos si sale de su cueva para escribir porque necesita el dinero o porque la inspiración ha llamado a su puerta (aunque las malas lenguas dicen que en esta ocasión todo parte de unos impuestos atrasados que el escritor de Northampton debía abonar), pero sí sabemos que en cualquiera de los dos casos el resultado final siempre merece la pena. Y ‘Neonomicon’ no es una excepción.

NeonomiconMoore siempre ha sido un entusiasta de los escritos de H.P. Lovecraft, pero la influencia de este en su obra ha sido mucho más notable en los últimos años. Las referencias a los mundos y seres imaginados por el famoso y oscuro autor de Providence han cobrado especial protagonismo en los últimos tomos publicados de ‘The League of the Extraordinary Gentlemen’, pero ‘Neonomicon’ es sin duda el ejemplo más claro de todo esto. No cabe duda de que Lovecraft ha sido uno de los escritores más influyentes en la historia de la literatura de terror y fantasía, en gran parte debido a los llamados ‘Mitos de Cthulhu’, una colección de relatos relacionados en los que un mal ancestral y una realidad oculta para el mundo son protagonistas.

Al abrir ‘Neonomicon’ primero nos encontramos con ‘The Courtyard’, una adaptación en dos partes al cómic del relato de 1994 escrito por Alan Moore de la que se encarga Antony Johnston con la ayuda de Jacen Burrows a los lápices. Aquí vemos ya varias referencias a la obra de Lovecraft, como los nombres de las bandas ‘Los gatos de Uthar’ y ‘Las ratas en los parterres’, que no son más que meros guiños pues la auténtica relación con los ‘Mitos de Cthulhu’ es mucho más profunda. La historia se centra en la investigación del agente del FBI Aldo Sax acerca de varios crímenes rituales (sangrientos desmembramientos perpetrados con el mismo “modus operandi” pero por personas que aparentemente no tienen nada que ver) que guardan relación con una nueva droga conocida como Aklo cuya distribución corre a cargo de un misterioso y enigmático personaje llamado Johnny Carcosa. Los poco habituales métodos de deducción de Sax le llevarán hasta Carcosa y hasta el Aklo, y a partir de este punto ya nos sumergimos de lleno en el mundo lovecraftiano de paisajes imposibles y dioses primigenios.

Neonomicon

Y tras esta perturbadora historia, nos encontramos ahora con el relato que da nombre al tomo, ‘Neonomicon’, donde asistimos de nuevo a una investigación sobre los mismos casos, esta vez de la mano de dos agentes del FBI, el afroamericano Gordon Lamper y la adicta al sexo Merril Brears. Los agentes acuden a un centro psiquiátrico para visitar a Aldo Sax, recluido allí por un doble homicidio tras los sucesos que acontecieron en ‘The Courtyard’, pero no consiguen sacar mucho en claro dado que Sax parece hablar solamente en un extraño e ininteligible idioma que desde luego todos los afines a Cthulhu y su progenie reconocerán rápidamente.

En cualquier caso, el club Zothique es el próximo paso para la investigación de nuestros agentes, donde además de encontrar una nueva víctima, Lamper y Brears tienen un breve encuentro con Carcosa, el camello del Aklo. Esto les llevará a investigar un extraño establecimiento especializado en artículos sexuales ubicado en Salem, Massachusetts, y un grupo de personas que lo frecuentan. A partir de aquí comienza la auténtica pesadilla para estos agentes (y quien sabe si para el lector también), donde el sexo, la muerte y el horror se mezclan de forma enfermiza y brutal hasta el final de la obra.

Neonomicon

Llama mucho la atención la particular composición narrativa que utiliza Johnston en ‘The Courtyard’, haciendo que todas las páginas (salvo alguna excepción) se divida verticalmente en dos viñetas alargadas, en contraposición con lo que hace Moore en el resto de la obra donde las viñetas ocupan siempre el ancho total de la página.

El guión de Moore es, como siempre, excelente. Con la espectacular narrativa a la que nos tiene acostumbrados el guionista británico no hace ninguna concesión a la sensibilidad del lector, que asiste a una sucesión de atrocidades de todo tipo con la agente Brears como principal víctima. El guionista usa en ocasiones como recurso narrativo la aguda miopía de la agente para relatar subjetivamente de forma velada muchos de los hechos que acontecen, algo que hace que la sensación de confusión y horror que se respira salte de las páginas a la cara del lector.

Para muchos lectores de la obra de H.P. Lovecraft puede resultar chocante la presencia de sexo explicito en un cómic que se supone está inspirado en sus relatos, pero Moore tiene claro cuál era su objetivo.

Lovecraft era hipersensible en lo referente al sexo: solo hablaba de ciertos “rituales sin nombre”. Como muchas de sus historias hablaban de descendientes de inhumanos, en esos “rituales blasfemos” debía de haber sexo en algún momento, pero eso no aparecía con Lovecraft, como mucho era una especie de corriente subterránea. Por eso pensé que debíamos incluir toda esa desagradable palabrería racista, y también el sexo. Así podemos ver algunos de esos rituales de forma concreta.

Por supuesto, si hablamos de referencias lovecraftianas es obvio que todas las vejaciones sufridas por Brears no vendrán únicamente de un grupo de dementes humanos. Este extraño club guarda más secretos de los que podría parecer a simple vista, y Brears no tardará mucho en descubrirlo. Pero lo curioso de esto es encontrarse con que incluso un descendiente de seres monstruosos y primigenios puede llegar a ser más humano que muchas personas de carne y hueso.

Neonomicon

El dibujo de Jacen Burrows es más que adecuado para la historia de Moore. No se pierde en excentricidades aunque sería muy fácil caer en ello dado el carácter de la obra, y realiza un trabajo digno de elogio cuando le toca dar vida a los extraños parajes salidos del mundo de Lovecraft y sobrio y correcto cuando le toca retratar escenas más mundanas y cotidianas. Podría decirse que se trata del complemento perfecto para el guión que tenemos aquí, un guión que sería muy fácil arruinar en las manos de un dibujante que quisiera darse a si mismo protagonismo pero que Burrows trata con mucho respeto.

En resumen, estamos ante una obra no apta para todos los públicos pero con la que, si el lector consiente las duras y brutales escenas por las que pasa esta historia y la depravación intrínseca que se respira en buena parte de las páginas, se puede disfrutar mucho y cuyo mayor problema es que se acaba haciendo corta. Las constantes y omnipresentes referencias a los ‘Mitos de Cthulhu’ no consiguen desbancar a la buena historia que Moore nos cuenta, por lo que el conocimiento de estos relatos es algo que enriquecerá la lectura pero que no supondrá un obstáculo para los que no lo posean. Muy recomendable para todos aquellos admiradores de H.P. Lovecraft, para los de Moore y para los que no son ninguna de las dos cosas, siempre y cuando tengan un estómago que aguante lo que sea…

El tomo ‘Neonomicon’ publicado por Panini Cómics se presenta en formato libro de tapa dura. El tomo contiene 160 páginas a color e incluye las portadas originales de los números individuales. El precio de venta recomendado es de 18€ y se puso a la venta en agosto de 2011.

Neonomicon

Alan Moore

Nacido en Northampton (Reino Unido) en 1953, está considerado por muchos el mejor guionista de cómics de la historia. Debutó en su país natal con seriales para 2000 AD y Warrior que llamaron la atención de Len Wein, editor de DC, que le ofreció cruzar el charco. Así, a principios de los años 80, creó hitos como ‘La Cosa del Pantano’, ‘Watchmen’, ‘V de vendetta’ o las historias incluidas en ‘El Universo DC de Alan Moore’. También es el artífice de America’s Best Comics, de donde salieron obras tan destacadas como ‘Top 10’, ‘Promethea’ o ‘La Liga de los Caballeros Extraordinarios’.

Neonomicon

Neonomicon

Un relato de horror psicológico a cargo del más aclamado escritor de la industria del cómic. Alan Moore presenta a Aldo Sax, un agente del FBI que tiene una impecable hoja de servicios. Sus legendarias habilidades serán puestas a prueba en el que puede ser el caso más confuso de su carrera. Una serie de desmembramientos apuntan al más inesperado de los sospechosos. Las pistas conducen hasta un lugar… ¿Qué es, en realidad, El Patio?

Guión: Alan Moore
Dibujo: Jacen Burrows

Neonomicon

4 Comentarios

¡No te vayas sin comentar!