Probamos Elite: Dangerous con las Oculus Rift

Probamos Elite: Dangerous con las Oculus Rift
Logo de Elite: Dangerous

Se me presenta un problema mayúsculo: he jugado a Elite: Dangerous y lo he hecho con las Oculus Rift… ¿cómo voy a explicaros las sensaciones de algo que es prácticamente imposible de describir?. Vamos a intentarlo.

Lanzado el pasado día 16, Elite: Dangerous, es la cuarta entrega de la serie Eliteque comienza con el originario Elite, lanzado en 1984, continúa con Frontier: Elite 2 del año 1993 y siguió con la entrega de 1995, denominada Frontier: First Encounters.

Elite: Dangerous fue financiada mediante Kickstarter y la web de Frontier Developments. El proceso de financiación pública comenzó en noviembre de 2012. Durante 2014, quienes apoyaron el proyecto de kickstarter y la web de Frontier, tuvieron acceso a las versiones Alpha, Beta y Gamma.

La historia arranca hoy mismo, con el Imperio en completa anarquía. El Emperador ha caído enfermo y la batalla por suceder el trono ha comenzado. La Federación demuestra tener Presidente débil, y algunos Estados de la frontera están pensando en abandonarla. Deberemos tomar el control de una nave espacial en una galaxia multijugador con 400 miles de millones de sistemas estelares completos para explorar. Comenzamos con unos pocos créditos y deberemos hacer lo que sea necesario para conseguir habilidades, conocimiento, riqueza y poder para estar entre la Élite.

Los jugadores son libres en elegir entre participar en la historia de juego de forma intensa, tomar partido en ocasiones, o no participar en absoluto. De cómo los jugadores respondan, afectará directamente a cómo discurran los acontecimientos, y la historia vaya desvelándose.

La jugabilidad es excelente,  permitiéndonos pilotar de una forma bastante realista lo que imaginamos podría ser estar dentro de una pequeña nave espacial de este tipo. Encontraremos interfaz de usuario a ambos lados, a la izquierda para interactuar con el exterior de nuestra nave: varias opciones de comunicación, mapas y radares y todo esto irá creciendo a medida que vayamos adquiriendo más datos en nuestras exploraciones (o comprando mapas por ejemplo). El panel de la derecha por su parte nos sirve para controlar todas las herramientas disponibles dentro de ella: estado general, armamento, etc.

Los requisitos mínimos del ordenador para jugar a esta versión del juego son estos:

– Direct X 11

– Quad Core CPU (4 x 2 GHz es un mínimo razonable)

– 4 GB de memoria RAM del sistema

– DX 10 GPU hardware con memoria RAM de video 1GB

– Nvidia GTX 260

– ATI 4870HD

– Conexión a Internet constante.

– Windows 7, Windows 8 y, próximamente estará disponible para Mac.

Probamos Elite: Dangerous con las Oculus Rift

Elite: Dangerous y Oculus Rift, combinación ganadora

Elite: Dangerous ofrece soporte para 4K de ultra-alta definición, 3D TV, Track IR y Oculus Rift VR. Por supuesto, para disfrutar de todo esto los requerimientos de hardware aumentarán considerablemente, pero os aseguramos que merece la pena.

Hemos tenido la oportunidad de probar este magnífico juego con las gafas de realidad virtual Oculus Rift y la experiencia ha sido increíble. La sensación de inmersión es prácticamente total, debido en gran parte a la velocidad (casi instantánea) de respuesta de las acciones automáticas.

Probamos Elite: Dangerous con las Oculus Rift
Elite: Dangerous

Pero una cosa es ser capaz de mirar a nuestro alrededor dentro de la cabina (probablemente eso es lo primero que haremos todos) y otra cuando te das cuenta de que lo alucinante es poder interactuar con la nave tan solo moviendo la cabeza: los paneles laterales se activan al girar nuestra vista hacia ellos; si nos acercamos al panel de control se amplían las imágenes y el texto para una mejor visión; si queremos saber si hay otra nave sobre nosotros o detrás sólo tendremos que mirar… Con una visión de 360º, podemos cubrir la totalidad de la cabina donde estamos mientras giramos la cabeza, sorprendidos y alucinados. Y todo ello mientras nuestras manos siguen sujetas a los mandos

Pero, por supuesto, cuando más se disfruta de esta tecnología es en plena batalla: persiguiendo y esquivando a los enemigos me he sorprendido más de una vez siguiendo la trayectoria de sus naves, en vez de dirigir la mía con los controles. Es, sin exagerar, como si estuviéramos dentro de una cabina realmente.

Probamos Elite: Dangerous con las Oculus Rift
Elite: Dangerous

El mayor problema de los juegos en VR en primera persona es, normalmente, que la movilidad del personaje, de nuestro avatar, se limita a los movimientos de la cabeza, mientras que nuestro cuerpo virtual sigue avanzando, y perdemos esa sensación de realidad. En Elite: Dangerous no tenemos este problema porque jugamos sentados, exactamente en la misma posición que está nuestro avatar, y sólo tendremos que mover la cabeza y las manos (el único defecto que le veo al juego es el poco realismo de los brazos a través del Oculus Rift, demasiado delgados y casi caricaturescos).

Elite: Dangerous es el único juego en el que he sentido de verdad la Realidad Virtual. El “simple” hecho de no perder de vista a tu enemigo, pudiendo seguirlo con la mirada si nos sobrevuela o nos rodea, es algo magnífico, y mucho más real que cuando sale del campo de vista de un juego normal, despareciendo por el borde del monitor. Es mucho más fácil y, sobre todo, gratificante, que estar pendiente del radar.

Probamos Elite: Dangerous con las Oculus Rift
Elite: Dangerous

También ayuda mucho a esta sensación de realidad la excelente calidad gráfica del juego, permitiéndonos estar dentro de una cabina donde todos los objetos son en verdadero 3D, casi tangibles y sólidos. De esta manera, la sensación es indescriptible: a los poco minutos de empezar a jugar con las gafas puestas nos olvidaremos de que estamos en una habitación de nuestra casa, creyéndonos dentro de nuestra nave, disfrutando de maravillosos paisajes espaciales.

En resumen: cuando un juego es bueno, y desde el principio está diseñado para ser jugado en Realidad Virtual, aprovechando las últimas tecnologías como las Oculus Rift y, por supuesto, si disponemos del hardware adecuado, tenemos una experiencia excelente, como las que nos trae Elite: Dangerous.

Probamos Elite: Dangerous con las Oculus Rift

 

Elite: Dangerous está disponible en su propia web por 49,99 euros.

[review]

¡No te vayas sin comentar!