Crítica: ‘La Liga de la Justicia: El Trono de Atlantis’

Liga de la Justicia El Trono de Atlantis

Siguiendo con sus deberes anuales, Warner Bros y DC Cómics acaban de publicar su última película de animación titulada ‘La Liga de la Justicia: El Trono de Atlantis‘ dirigida por el cineasta Ethan Spaulding. La historia comprende elementos de los 16 primeros números de grapa de la serie ‘Aquaman‘ de Los Nuevos 52 así como otros de ‘La Liga de la Justicia‘, todos ellos editados en España por ECC Ediciones. Después de maravillarnos el pasado año con ‘Batman: Asalto en Arkham‘, cinta que servía de presentación para el Escuadrón Suicida y de la que seguramente se tomarán referencias para la de acción real de 2016, se propusieron contarnos la historia de cómo Arthur Curry llega a ser Aquaman. Así que, ¿de qué mejor forma hacerlo que implementando a los otros miembros de la Liga de la Justicia?

Bajo este pretexto, la trama comienza presentándonos una Liga bastante descuidada. Superman y Wonder Woman están en pleno apogeo de su relación sentimental, camuflándose entre la ciudadanía de a pie entre la que se encuentra Lois Lane, mostrada como una compañera de Clark Kent bastante celosa de su novia actual. Hal Jordan sigue su vida de mujeriego sin darle demasiada importancia a los demás héroes, y tanto Flash como Batman parecen tener otros asuntos que atender. Solo un formal Cyborg y un divertido Shazam, que es el que da los toques de humor a la película, parecen preocuparse por la prosperidad del grupo superheroico.

Sin embargo, tras un misterioso ataque a un submarino de exploración, Cyborg reúne a la compañía para investigar lo sucedido y tomar cartas en el asunto. Todo parece indicar que la ofensa vino dada por habitantes de Atlantis, ciudad bajo el mandato de la Reina Atlanna. Pista tras pista, los justicieros llegan hasta Arthur Curry, un joven que no encuentra su rumbo en la vida. A sabiendas únicamente de que no es una persona normal, ha pasado toda su vida dando tumbos sin saber su verdadera proveniencia.

Liga de la Justicia El Trono de Atlantis

A partir de aquí, la biografía de Arthur Curry se desarrolla de forma demasiado frenética. En poco más de 70 minutos se muestra la historia del protagonista desde el total desconocimiento de su origen atlanteano hasta convertirse en Aquaman, su rey. Esto provoca que tengamos que estar demasiado atentos para no perdernos nada de lo que sucede. Además, el resultado deja muy frío al espectador tanto por la sucesión de la trama como por otros detalles no menos importantes que repercute en las siguientes preguntas: ¿Cómo ha logrado controlar sus poderes con tal rapidez? ¿Por qué confía Aquaman tan rápidamente en el resto de la Liga de la Justicia -ocurre en una sola escena-? ¿Cómo supieron los miembros de La Liga de la Justicia, de repente, dónde estaba el paradero de Atlantis? y muchas otras preguntas que seguramente os hagáis al ver la película.

De todos modos, existen varios puntos a favor del film que deben destacarse al igual que sus defectos de estructura. En primer lugar, la caracterización de los enemigos es soberbia. Black Manta, aunque sale de forma algo secundaria, da a entender que está allí para mucho más que para seguir las órdenes de Orm. Y este último, el hermano de Arthur, muestra una actitud desdeñable de principio a fin que no desentona en ningún momento, siendo así digna de los grandes villanos de DC Cómics.

Justice-League-Throne-of-Atlantis-Preview

Símil a la shakesperiana obra ‘Hamlet’, el juego entre herederos se presenta de manera cuidada y adecuada, encajando a su vez en el entorno comiquero que rodea al celuloide. Además, fuera de tener un guion exclusivamente destinado al público infantil, existen grandes momentos reflexivos que tener en cuenta. En especial, una escena que llama especialmente la atención es una en la que Superman y Wonder Woman observan Atenas desde el Acrópolis y esta última expone la frase:

No somos dioses. Pero tampoco somos como ellos.

Justice League Throne of Atlantis Preview -14Fantástica escena recogida en el film al igual que muchas otras por más que, en ocasiones, parezcan no conectar entre ellas. Las batallas, siguiendo con el camino establecido por las anteriores películas como ‘La Liga de la Justicia: La Paradoja del Tiempo‘ (más conocida como ‘Flashpoint‘), son muy dinámicas y entretenidas, sin aburrir en absoluto y con momentos espectaculares. Uno de ellos podéis verlo en un combate de Aquaman al final, seguro que sabréis reconocerlo.

En definitiva, es una obra que comienza de manera magistral contándonos la historia de Arthur Curry pero que acaba desbaratándose al intentar abarcar demasiados hechos en un tiempo muy limitado. De cualquier modo, es difícil no pensar en si aprovecharán elementos de la película para la que protagonizará Jason Momoa en 2018. Teniendo en cuenta que se situará entre la primera y segunda parte de ‘La Liga de la Justicia’, quizás no sea una idea demasiado descabellada. Por el momento, lo que está claro es que ‘La Liga de la Justicia: El Trono de Atlantis‘ sirve como introducción para todos los que aún no conozcan los orígenes del superhéroe.

[review]

15 Comentarios

  1. Aun no la vi ! Espero verla en breves porque DC en películas y series de animación suele tener un nivel muy alto. De hecho, creo que en general las solemos valorar según lo que ya hemos visto y esto hace que a veces alguna no nos parezca tan buena a pesar de ser productos muy superiores a los de la competencia.

    Volveré por aqui cuando la haya viuto jeje 😉

    Un saludo.

  2. Es bastante floja la peli. Se nota que se.hizo por obligación y las apuradas. En una parte me recordó a Bod esponja. Cuando despues de un ataque. Bajo el mar… Queda fuego encendido. 😛

  3. estuvo buena la peli la e visto como 5 veces aunque es raro ver a superman un poco diferente como mas ironico XD pero al final de las pelis siempre se ve un adelanto de la proxima peli y en esta se ve a Lex Lutor llendo a ver al hermano de acuaman ¿QUIEN SABE COMO SE LLAMA O LLAMARA LA SGT. PELI?

¡No te vayas sin comentar!