Crítica: ‘Into the Woods’

Into the WoodsInto the Woods‘ es el fenómeno musical con el que arranca este 2015 lleno de sorpresas y desilusiones en una taquilla cada vez más exigente. El famosísimo musical de Broadway guionizado por James Lapine y con música de Stephen Sondheim, quien consiguió un Óscar en 1990 gracias a su trabajo en la película ‘Dick Tracy‘, ha llegado a las pantallas de todo el mundo bajo la dirección de un Rob Marshall con complejo de Tim Burton.

El argumento gira en torno a las aventuras de diferentes personajes sacados de los relatos de los Hermanos Grimm. Es así como se congrega una pareja de panaderos con Caperucita Roja, Jack y sus célebres habichuelas mágicas, Cenicienta, Rapunzel, el Lobo Feroz y hasta una bruja pérfida y ruin. Sin embargo, quien vaya a llevar a sus hijos al cine para contemplar una historia al más puro estilo ‘La Bella y la Bestia‘, que se lo piense dos veces; pues aunque sea producida por Walt Disney Pictures, la trama no es, ni mucho menos, para todos los públicos. Algo demente, tétrica y diferente a lo visto hasta ahora, ‘Into the Woods’ es una genialidad exclusiva para aquellos que disfrutaron de obras como ‘Sweeney Todd: El barbero diabólico de la calle Fleet‘. Podría decirse que, tal y como ‘Watchmen‘ es una sátira al mundo de los superhéroes, ‘Into the Woods’ lo es para el de los cuentos.

El respeto hacia el musical original tanto por el guion (prácticamente calcado) como por las canciones no deja parangón alguno. Aunque bien es cierto que nunca se disfrutará de ‘Into the Woods‘ de la misma forma que en un teatro, la adaptación al cine tiene poco que envidiarle. Aun así, este también es uno de sus puntos débiles, pues las limitaciones de la pantalla y la concepción de los personajes por parte de un público mucho más amplio del que puede ir a ver un musical, hace que queden varios puntos por trazar sobre íes algo dispersas.

Into the woods

Pero pongámonos con el verdadero reclamo de esta adaptación: el reparto. Emily Blunt, Meryl Streep, James Corden, Anna Kendrick, Chris Pine y hasta un excepcional Johnny Depp se han apuntado a esta aventura que no ha dejado indiferente a nadie. La nominación a una estatuilla dorada de Mery Streep como mejor actriz secundaria habla por sí sola, pero es que después de ver el film queda claro que incluso es una firme candidata a llevarse el galardón. Por otra parte, James Corden y Emily Blunt logran transferir el espíritu de sus humildes personajes a la perfección, logrando así que en ocasiones nos apenen y en otras lleguemos a odiarles. Y si con ‘Dando la Nota‘ Anna Kendrick nos demostró que no solo es una gran actriz sino también una excelentísima cantante, en ‘Into the Woods’ ha logrado reafirmarlo con creces.

De todos modos, el aclamo para muchos no era otro que el polifacético Johnny Depp. Y no es para menos. El actor, que apenas sale un cuarto de hora, clava un papel emblemático que se suma a una lista bien larga de los que ya ha interpretado. No importa si eres mujer u hombre, su distinguida voz y mirada logran enamorar sin necesitar más protagonismo que el que ya le es dado. Aun así, si existe un chico que merece toda la atención del mundo y más ese es Danniel Huttlestone. El actor, nacido en 1999, ya nos deleitó con su bárbara voz como Gavroche en ‘Los Miserables‘, pero como Jack en ‘Into the Woods’ logra reafirmarse como una estrella no del futuro sino del presente. En cualquier caso, existe una parte del reparto que no logra el convencimiento que merecían sus personajes. Ni los príncipes, encarnados por Chris Pine y Billy Magnussen, ni Caperucita (Lilla Crawford) ni Rapunzel (MacKenzie Mauzy) llegan al nivel esperado, dejando sus escenas algo vacuas en comparación con el resto.

Into the Woods

Sin embargo, el punto más fuerte de esta película es, indudablemente, el diseño de producción. El montaje de cada escenario es sublime. Cada roca parece puesta al más cuidado detalle y no existe ni una sola escena en la que no se consiga transmitir el aire lóbrego que se necesita. Junto con esto, el vestuario también parece sacado de cuento de hadas, que al fin y al cabo es lo que se pretende. Los harapos de los panaderos o el vestido dorado de Cenicienta dejan claro que el apartado visual ha sido uno de los primores a la hora de elaborar la película. Esto ha repercutido, como no podía ser de otra forma, en dos nominaciones a los Oscars a la que se podía haber sumado fácilmente la de mejor fotografía.

El ritmo puede dividirse en las dos partes en las que, originalmente, se parte el musical. Existe una primera parte frenética con una introducción como pocas se pueden ver en un film. No obstante, la segunda parte (mucho más fantasiosa y difícil de seguir) pierde todo el compás sobre el que se seguía el montaje de la primera pieza, llegando a aburrir en ocasiones y a repetirse. Es este, junto a la mala publicidad de la película (que ha hecho que muchos vayan a las salas sin tener ni idea de qué iban a ver), el error principal que se comete y por lo que muchos creen que podría haber sido mejorable. Por no contar con las escenas de humor, que aunque quedan magníficas como ironizaciones de los cuentos de toda la vida, al no entenderse la película en ese contexto quedan obsoletas.

En conclusión, ‘Into the Woods’ es una adaptación impecable del musical original, con todo lo que ello conlleva. Mantiene un respeto absoluto por la obra pero peca en varios puntos como película, por lo que se tiene que tener un gusto algo exquisito como para que te enamore como ha logrado hacerlo en mi propia persona.

[review]

3 Comentarios

¡No te vayas sin comentar!