El chico de la semana: Paddington

 

Paddington

El cine está cada vez más repleto de películas que adaptan con actores reales y efectos hecho por ordenador a personajes con los que todos hemos disfrutado de niños. Desde las creaciones de autores españoles (Zipi y Zape, Mortadelo y Filemón y la próxima versión de Anacleto) hasta los famosos dibujos de Hanna Barbera (Los Picapiedra, Scooby-Doo y el Oso Yogui), sin olvidar a otros como Garfield, Alvín y las Ardillas, los Pitufos o Marmaduke. Como veremos en este artículo del chico de la semana (¿o quizás debería decir el animal de la semana?), le ha tocado el turno a Paddington, un simpático plantígrado creado por el inglés Michael Bond, que debutó en 1958 como estrella infantil con el libro: ‘Un oso llamado Paddington‘.

Paddington-estatuaPero, ¿cuál es le origen literario de este singular personaje? Se trata de un inmigrante de Perú, que ha viajado a Londres de manera ilegal (sin  billete, escondido y alimentándose de mermelada). La historia comienza cuando el señor y la señora Brown, que han ido a la estación de tren a recoger a su hija Judy, encuentran al animal sentado en la sección de objetos perdidos. El oso, completamente desnudo, a excepción de un sombrero, lleva consigo una maleta (en cuyo interior guarda un tarro de mermelada, un libro de recortes, un penique sudamericano y una foto de su única familiar cercana, que se halla ingresado en el Hogar de Osos Retirados) y de su cuello cuelga un rótulo que dice: ‘POR FAVOR, CUIDEN DE ESTE OSITO. GRACIAS. TÍA LUCY‘.

Compadecida por el pobre animal, la señora Brown logra convencer a su marido para adoptar a Paddington (que es como deciden bautizar al oso, al haberlo encontrado en dicha estación, porque el propio plantígrado afirma que es muy complicado entender su nombre peruano). De ese modo, el animal va a vivir al número 32 de la calle Windsor Garden, para el regocijo de Judy y su hermano Jonathan, que acogen con agrado al nuevo miembro de la familia. Sin embargo, a pesar de su buen corazón y su afán por hacer las cosas bien, las acciones de Paddington suelen desencadenar todo tipo de desastres y accidentes. Afortunadamente, esto no disminuye el cariño de los Brown hacia él. No obstante, la relación del oso con la gente no se limita sólo a aquellos que lo han acogido, ya que el oso también cuenta entre sus amigos a la señora Bird (el ama de llaves) y al señor Gruber (un simpático tendero). Por otra parte, no resulta nada grata su comunicación con el señor Curry (un vecino tacaño y malhumorado). Evidentemente, al tratarse de un personaje creado para niños, podemos aceptar que el animal pueda hablar con los humanos y que nadie se extrañe demasiado de verlo (aunque, si lo pensamos bien, es algo parecido a lo que sucede en Marvel con el nada infantil Pato Howard).

Una vez conocido su origen literario, ha llegado el momento de comentar cómo se le ocurrió a Bond la creación de tan peculiar personaje: En la víspera de la Navidad de 1956, el escritor vio un oso de peluche en el estante de una tienda londinense cercana a la estación de tren de Paddington. Aunque decidió comprarlo como regalo para su esposa, el animal inspiró a Michael para escribir una historia protagonizada por el plantígrado. En tan solo diez días, consiguió terminar el primer libro basado en el simpático animal. Dos años después, el 13 de octubre de 1958, logró que saliera a la venta.

Este singular personaje, cuya popularidad ha llegado a compararse con la de  Winnie-the-Pooh,  además de ser un icono de la literatura infantil inglesa, ha sido traducido a treinta idiomas y se han vendido más de una treintena de millones de copias en todo el mundo. Debido a su éxito, en la estación londinense de Paddington, han levantado una estatua de bronce en honor de esta peculiar estrella, sin olvidar su sombrero y su maleta, que lo acompañan allá donde va.

Paddington

Este mismo mes de enero se ha estrenado su película en España, escrita y dirigida por Paul King (con la colaboración de Hamish McColl),  producida por David Heyman y protagonizada Nicole Kidman (en el papel de la taxidermista Millicent). Junto a ella cabe destacar a Hugh Bonneville y Sally Hawkins (como el señor y la señora Brown, respectivamente). Otros actores hacen acto de presencia en el film como representación de los conocidos del oso. Así, tenemos a Jim Broadbent (que encarna al señor Gruber) y a Peter Capaldi (que hace del señor Curry). En la versión original del film, Ben Wishaw se encarga de poner la voz al oso, mientras que Michael Gambon e Imelda Staunton hacen lo mismo con los personajes del tío Pastuzo y la tía Lucy, respectivamente. Durante 95 minutos, pequeños y mayores podrán disfrutar de las aventuras del travieso Paddington en esta divertida y entrañable comedia británica.

¡No te vayas sin comentar!