‘El final del duelo’, de Alejandro Marcos Ortega

el final del duelo alejandro marcos ortega reseña orciny pressEl final del duelo’, la novela que hoy tengo entre manos, forma parte de la interesante apuesta editorial de una ‘Small Press’ de ficción especulativa que acaba de estrenarse y que creo que dará mucho que hablar. Se trata de Orciny Press (en lo que imagino que es un claro homenaje a ‘La ciudad y la ciudad’ de China Miéville), que ha empezado su andadura con un clásico y un autor moderno.  El clásico es el ‘Electroscopio del alma’, una antología de relatos de ciencia ficción de Edward Page Mitchell, que con sus historias precedió al mismísimo H.G. Wells, pero quedó relegado al olvido. Orciny Press rescata al autor con esta traducción de sus relatos, que cada vez me generan más curiosidad.

Pero yo he venido a hablar del otro libro de Orciny Press, ‘El final del duelo’, del autor Alejandro Marcos Ortega, una novela de fantasía urbana con elementos muy innovadores y arriesgados.

Saúl, maestro de un equipo de duelistas, se ve obligado a aceptar a Jero en su equipo, hijo de su viejo amigo y ex compañero duelista Isaías, muerto en extrañas circunstancias. Jero resulta difícil de gobernar y parece que su sed de venganza por la muerte de su padre lo llevará por el mal camino, pero resulta ser muy bueno en los combates, pese a la tardía edad con la que ha entrado en el equipo. Pronto, todos los miembros del equipo de Saúl se verán envueltos en una trama de misterios que envuelven la muerte del equipo de Isaías y parecen tener algo que ver con nuevos ataques a duelistas. Al mismo tiempo que se preparan para intentar ganar el torneo de Ferro, deberán resolver la enigmática muerte del padre de Jero.

Eso es, a modo de resumen esquemático, lo que encontraréis en ‘El final del duelo’, pero la verdad es que es mucho más que una trama que atrapa al lector. Lo primero que sorprende es la voz narrativa de la novela: una larga carta enviada por Saúl a la madre de Jero, Elisa, por la que lleva sintiendo algo muchos años. Aunque la historia no se centre en Saúl, su voz narrativa, reflexiva, íntima y de fuerte carga sentimental, resulta muy innovadora en un género que no suele centrarse tanto en el fuero interno de sus personajes. Hay capítulos enteros de poéticas rememoraciones llenas de nostalgia; vemos como Saúl, que debería ser un maestro que confía en sí mismo, tiene dudas, miedos y enormes contradicciones. Es un modo arriesgado de contar una historia, pero creo que es precisamente su gran baza. Para el lector puede resultar algo chocante que se esté contando una historia de acción y misterio con una voz narrativa tan peculiar, pero superada la primera impresión, todo fluye con mucha naturalidad. Lo único negativo que le he encontrado al formato de carta dirigida a una persona es precisamente el abuso de los vocativos: la palabra ‘Elisa’ aparece de media una vez por página.

El tono de la narración queda fijado pues, por la voz de Saúl, que le otorga un matiz reflexivo y nostálgico a toda la historia. El ritmo, afortunadamente, fluctúa bastante: podemos pasar de Saúl mirando por la ventana y rememorando viejos momentos a intensos combates mágicos cargados de acción. Quizás, como lector, hubiera agradecido algún que otro duelo más, en el que ver las posibilidades de este deporte-combate que el autor ha ideado. Quizás diría que ‘El final del duelo’ se me ha hecho tirando a corto, si tengo que ponerle una pega.

OrcinySmallPress

Me suele gustar que los sistemas de magia estén bien definidos por normas claras, al estilo Sanderson, pero de la magia de los duelistas apenas se da un par de pinceladas sobre su funcionamiento. La magia de ‘El final del duelo’ se basa en los elementos (me ha recordado mucho a ‘Avatar: The Last Airbender’, por ejemplo) y no tiene explicación más allá de su existencia y de su uso en los duelos. De nuevo, por la voz narrativa utilizada, entiendo que Saúl no tenga la necesidad de hacer un tutorial sobre cómo funciona la magia para Elisa, pero como lector me quedo con las ganas de saber más.

Otro punto fuerte de la novela radica en sus personajes. En su gran mayoría eluden el estereotipo y se desarrollan y evolucionan de un modo muy natural. Desde el mismo Saúl, una voz narrativa que llega incluso a ser un poco odiosa (cosa que no es en absoluto mala); hasta Darío, Pascal, Jero o Isaac, la mayoría goza de un buen nivel de desarrollo y de un realismo insólito para una obra de fantasía urbana. Algo menos naturales resultan algunos diálogos, en los que se cae en errores comunes de las primeras obras, en que se fuerzan ciertas conversaciones en una dirección u otra. Aun así, considero que hay un trabajo muy bueno de planificación detrás y que el resultado global es muy satisfactorio.

Aunque la edición que me he leído yo es en formato electrónico, pronto estará disponible la edición física de ‘El final del duelo’, que vendrá en rústica, tendrá un total de 294 páginas y valdrá solamente 14,95 €. Lo podréis comprar en la página web de Orciny Press y en librerías especializadas como Gigamesh, en Barcelona.

Sobre el autor:

alejandro marcos ortega el final del duelo orciny pressAlejandro Marcos Ortega (Alcalá de Henares, 1986). Licenciado en Periodismo y Máster de narrativa en Escuela de Escritores.

Durante el mes de julio de 2010, participó en el programa Urban Storytelling en Turín con escritores y fotógrafos de toda Europa. En este marco escribió los textos de la exposición ‘No Shelter’ que aúna textos con fotografías (a cargo de Jaime Alekos) sobre un refugio subterráneo de la Segunda Guerra Mundial. La exposición se mostró en la Noche en Blanco de ese mismo año en Madrid y posteriormente en Turín y en Viena.

En septiembre de 2012 y con motivo de las Olimpiadas Culturales celebradas en Inglaterra, participó en el evento internacional WEYA (World Event of Young Artists) en la ciudad de Nottingham, donde expuso parte de sus trabajos y entró en contacto con artistas de todas las nacionalidades y disciplinas.

Escribe mensualmente en la revista de creación literaria Chévere, en la que publica consejos para escritores noveles.

[review]

1 Comentario

¡No te vayas sin comentar!