Estela Plateada: Nuevo Amanecer

El tomo que publica Panini
El tomo que publica Panini

Según parece, el universo no es tan infinito como nos habían dicho. De hecho, sigue en expansión,  a sabes sobre qué y hacia donde. De la respuesta a estas preguntas tan complejas ya se encargan los chicos de The Big Bang Theory, así que nosotros, muchos más mundanos, nos quedamos con la idea de que, si no interminable, el cosmos es bastante enorme. Tanto como para despertar la imaginación de autores audaces, con ganas de mirar hacia mundos imposibles.

Marvel defiende desde casi sus orígenes un universo complejo y rico, lleno de entidades cósmicas que ponen en jaque, de cuando en cuando, a los héroes de la tierra. Incluso hay eventos cósmicos de los que estos personajes apenas tienen noticias, y suceden a años luz, protagonizados por seres que están muy cerca de la divinidad. Esta cara de Marvel nos ha dado etapas legendarias e impredecibles en colecciones como Capitán Marvel o Warlock, o sagas como la guerra Kree-Skrull, Aniquilación y la más reciente en el tiempo Infinito.

Si hay un personaje que se identifica de manera inmediata con estas sagas cósmicas es nuestro protagonista de hoy, Silver Surfer. Es esa clase de conceptos que solo son posibles con las perspectiva de una época en la que casi todo valía en el mundo de los cómics, y algo tan extraño como un surfero espacial queda conectado de por vida a la continuidad de Marvel. Presentado como enemigo de los 4 Fantásticos, Estela Plateada comenzó su andadura en el mundo viñeta a las órdenes del destructor de mundos Galactus. Como heraldo de esta imponente entidad cósmica, llegó a nuestro planeta como avanzadilla del terrible fin de aquellos planetas que son considerados como mero alimento por este ser de poder inabarcable. Pero Estela Plateada ve algo en la esencia del ser humano que no ha visto en otros mundos. La nobleza y el sacrificio conmueven al, hasta ese momento, implacable heraldo, y se enfrenta a su señor.

Aunque Galactus finalmente es derrotado por los 4F y renuncia a La Tierra, castiga el atrevimiento de su heraldo, y lo condena a permanecer en el planeta que ha defendido para siempre.

Privado de sus viajes en el cosmos, así comienza uno de los momentos más celebrados de la historia de Marvel, la colección perpetrada por dos leyendas como Jack Kirby y Stan Lee, que nos descubrían la tragedia que afrontaba el surfero espacial. Su sacrificio, sus pecados y su camino a la redención eran los grandes temas de Silver Surfer, al mismo tiempo que intentaba encontrar su identidad entre las gentes de un planeta tan hermoso como contradictorio.

Mucho ha pasado desde entonces, y la vida de este exiliado cósmico ha dado muchas vueltas. Etapas memorables se mezclan con otras para el olvido, víctima de las idas y venidas editoriales o la pérdida de interés por la faceta cósmica de La Casa de las Ideas. A pesar de eso, siempre ha contado con una fuerte presencia en el imaginario de los lectores, e incluso su creador, Stan Lee, retomó a su personaje fetiche en otra de esas demostraciones de genio narrativo (por si alguno lo ha olvidado, aparte de ser un señor muy simpático y hacer cameos en películas, Stan Lee es escritor de imaginación desbordante), la novela gráfica Parábola, celebrado encuentro con otra leyenda del medio, el grandísimo Moebius.

Las horribles películas dedicadas a los 4F tampoco hicieron mucho por recuperar la brillantez perdida, así que el personaje lleva años dando tumbos, con cosas destacables y otras que merecen desaparecer en un agujero negro, o algo así de bestia.

Pongamos nuestros ojos en el presente. Dejemos atrás todas las ideas y tópicos que tenemos acerca del personaje, porque Marvel apuesta fuerte por el cambio y las nuevas ideas. Tenemos en la editorial un equilibrio muy interesante entre lo que sirve de base para los fans de los mamporros y aquellos que buscan cosas distintas en personajes que han resultado muy interesantes para sacarlos de su zona de confort. Empezó con la propuesta de Matt Fraction y el gran, gran, gran (gran, gran) David Aja y su renovación de Ojo de Halcón. De repente, lo pequeño y cotidiano encontraba su sitio entre tanta ensalada de nudillos.

Cuidado con lo que deseas
Cuidado con lo que deseas

Con el mismo espíritu hemos visto a Hulka en modo Ally McBeal, algo de ese espíritu tenemos en el Daredevil de Mark Waid, o el nuevo Caballero Luna de Warren Ellis… hay vida más allá de Los Vengadores, chicos y chicas. Aunque muchos se empeñen en calificar como Marvel Hipster, lo cierto es que me parece algo absolutamente tan divertido como necesario.

 Estela Plateada se une a esta tendencia, en las manos de esa clase de equipos creativos que invitan a creer. La  responsabilidad de este viaje del mítico surfero a nuevas cotas recae en Dan Slott y Mike Allred, dos tipos que han dado motivos de sobra para que las esperanzas de los lectores en la calidad de la serie se vean justificadas. Slott es el tipo que ha devuelto la dignidad a Spiderman, inmerso en una etapa extremadamente divertida, muy afín al espíritu del personaje y llena de sorpresas, que arregla décadas de desaguisados. Encargado de la parte visual, un viejo conocido, el enorme Mike Allred, dibujante que me parece de lo mejor sobre un tablero de dibujo. Autor extremadamente personal, dueño de un extraño colorido pop que a veces esconde cierta sordidez y gusto por lo explícito. El diseño de personajes es absolutamente maravilloso y detallista, un sueño para cualquier escritor, que ahorra mucha literatura de segunda gracias a su habilidad como narrador excepcional.

Slott y Allred nos ofrecen una tonelada de novedades sin cambiar nada, una habilidad e intuición que dan como resultado un tebeo que pueden disfrutar los seguidores más guerreros y aquellos que nunca se han acercado al universo de Estela Plateada. Eso sí, evitan la tragedia excesiva y las eternas divagaciones existenciales del protagonista. Estela Plateada mantiene su esencia, y sigue siendo tan machaca consigo mismo como siempre, pero gracias a un plantel magnifico de secundarios, esta naturaleza un tanto destructiva del héroe queda mitigada por el colorido de los que le acompañan en este reinicio de sus aventuras.

Y es que Slott y Allred se han sacado de la manga una delicia de personaje con Dawn, la chica que, por accidente, acaba en medio de un episodio de auténtica épica galáctica. Gracias a la presencia de esta chica, la grandilocuencia de esta situación conecta con el común de los mortales. Como lectores, nos sentimos identificados con esta joven que se enfrenta a cosas que la superan con mucho. Además, el simpático diseño de Allred la convierte en la perfecta vecina de al lado, creíble y entrañable; personalidad propia y mucha humanidad la convertirán, sin duda, en favorita de los fans.

Allred en estado de gracia
Allred en estado de gracia

El contraste entre el universo lleno de maravillas de Estela Plateada y el pequeño mundo propio de Dawn es la gran herramienta de Slott y Allred, que construyen el entorno ideal para que Dawn sea creíble, perfecta por esas contradicciones como segunda de a bordo en esta colección. Por la relación entre ambos protagonistas, las a veces disparatadas situaciones en las que se ven inmmersos y por el tono general que imprime Slott a la historia, creo que hay más de Doctor Who en las páginas de este nuevo Estela Plateada que de la propia mitología del personajes hasta la fecha.

Los autores se lanzan con valentía e inteligencia al interior del universo. Más allá de los lugares comunes llenos de Skrulls o Spartoi, Slott y Allred nos invitan a un viaje a lo desconocido, repleto de nuevas criaturas y planetas, divertidísimo ejercicio de imaginación que convierte lo pequeño en grande. Y funciona.

Me temo, lectores, que nos lo vamos a pasar de miedo.

 Panini recopila los primeros números de las andanzas de Silver Surfer en un tomo de la colección 100%. Esto se traduce en un libro de tapa blanda con solapas, que incluye todas las portadas (atentos a las que presenta Francesco Francavilla, una auténtica gozada) y los consabidos artículos de presentación, en este caso escrito por Bruno Orive. El precio de venta recomendado al público es de 12 euros.

[review]


El Universo es más grande de lo que puedas imaginar. Ahora, Estela Plateada está a punto de descubrir que la mejor manera de surcarlo es… en compañía de alguien. Te presentamos a Dawn Greenwood, la chica terráquea que ha desafiado a Estela Plateada a ir más allá de los límites conocidos, hasta lo extraño, lo nuevo, lo fantástico. Y, ¿sabes lo mejor de todo? ¡Tú también estás invitado a este alucinante viaje! Dan Slott, el hombre que se atrevió a sustituir a Spiderman por el Doctor Octopus, y Mike Allred, el legendario artista de X-Statix y FF, abordan al legendario personaje de Stan Lee y Jack Kirby desde una óptica plagada de diversión y sentido de la maravilla.

Ver en Whakoom

1 Comentario

¡No te vayas sin comentar!