Gilgamesh II: La épica según Jim Starlin

Hoy toca hablar de leyendas. No solo en lo narrativo, que retrocedemos al germen de la épica, sino que en la reseña de hoy tenemos un protagonista de excepción, indispensable para entender la evolución del cómic tal y como lo entendemos hoy: Jim Starlin, chicos y chicas.

Gilgamesh II ECCA estas alturas, dudo que entre los aficionados este reconocido autor necesite presentación. De su mano hemos leído algunas de las historias más definitorias de personajes icónicos, en especial aquellos cuyas aventuras se desarrollan en ambientes de ciencia ficción pura y dura. En sus comienzos, completó la memorable etapa al frente de Capitán Marvel que le convertiría en referencial para los fans de Marvel, y continuó su labor cósmica al frente de otro mito de la Casa de las Ideas, Warlock. Desarrolló un ejercicio ingente de imaginación, y creó a algunos de los personajes clave de la historia del cómic USA, que aún hoy siguen vigentes. Como ejemplo, Thanos, pilar del universo cinematográfico de Marvel.

Su trabajo fue tan reconocido que, cuando la Casa de las Ideas decidió matar al Capitán Marvel, acudió a Starlin como gran valedor del héroe kree. Aquel episodio se transformó en una obra monumental acerca de los miedos básicos del ser humano, un enfrentamiento cara a cara con la muerte despojado del efectismo tan propio de los cómics, lleno de humanismo y trascendencia. Al final, el enemigo último que arrebata la vida a Marvel no es una amenaza espacial o el encuentro con entidades cósmicas todopoderosas. Algo tan cercano y prosaico como el cáncer es lo que termina con la existencia de un ser que ha recorrido las estrellas y ha enfrentado la muerte en todas sus caras. El tratamiento de Starlin fue tan magistral que, a día de hoy, nadie ha tenido la osadía de contradecir al maestro. En un mundo como el del cómic la muerte ha perdido toda clase de dramatismo, y es normal que los personajes vuelvan a la palestra por las razones más ridículas y peregrinas. Con Marvel no. La intensidad y el dramatismo de Starlin fueron lo bastante definitivos como para que el sentido común supere a las tempestades editoriales.

Tras aquella excepcional rúbrica a su etapa en Marvel, Starlin puso rumbo a nuevas aventuras editoriales; por ejemplo, el desarrollo de otra  de sus bestialidades cósmicas, la estupenda Dreadstar , que comenzó su andadura en el sello Epic. No tardaría en pisar las oficinas de DC, etapa en la que la leyenda de Starlin crecería al frente de colecciones tan míticas como Batman. Entre otras cosas, el autor fue el ideólogo de ese momento tan rotundo en la historia del Caballero Oscuro como la muerte de Jason Tood, el segundo Robin. Aparte, escribió “Batman: The Cult”, que contaría con los lápices del mítico Berni Wrightson, obra en la que llevaba al murciélago al límite de sus fuerzas físicas y mentales, a cuenta del diácono Blackfire (personaje que, por cierto, ha asomado el hocico en la reciente Batman:Eterno). De mis favoritas en la andadura de Batman.

Durante su estancia en DC, Starlin encuentra el momento para una vuelta a los orígenes. Regresa a la ciencia ficción por la puerta grande, gracias a la obra que hoy comentamos. Fuera de la continuidad de los héroes de la casa y auspiciada por el espíritu de la DC de la época, Starlin puso toda su habilidad e imaginación para llevar la antigua épica sumeria a conceptos propios de la odisea espacial. Partiendo de la base de la epopeya del héroe Gilgamesh, Starlin construye una historia sobre la soledad, la perdida, el poder y la muerte, con un respeto reverencial por las raices narrativas de las que bebe.

Gilgamesh es la historia de las historias, el mito que contiene a todos los demás, el origen de cualquier viaje del héroe. Toda nuestra épica, en el fondo, no es más que una variación sobre el mismo tema. Los anhelos y miedos de la humanidad ya están recogidos en este poema escrito hace 4000 años, que narra la búsqueda de la inmortalidad por parte del héroe legendario Gilgamesh, roto por la muerte de su amigo Enkidu, una búsqueda infructuosa que le lleva a soliviantar a los mismos dioses.

Gilgames II OliffStarlin se lleva la historia a su terreno, gracias a la perfecta construcción del ambiente futurista y urbano, que roza el ciberpunk en algunos conceptos. El guionista y dibujante nos narra la tragedia de Gilgamesh, un extraño entre la raza humana. De origen extraterrestre, su fuerza y capacidad táctica le llevan al frente de la gran corporación que dirige a un mundo resultante de una gran guerra. Los gobiernos han desaparecido, y es el poder empresarial el que dirige el mundo. A pesar de su basto poder, Gilgamesh se siente solo y perdido, hasta que aparece El Otro, un salvaje que pone en peligro los intereses de la corporación, y  en quien el héroe encuentra un igual.

Todos los episodios de la épica original se encuentran recogidos en la revisión de Starlin. El enfrentamiento entre los dos poderosos seres, su posterior amistad, la lucha contra la gran bestia y la muerte del hermano, cuya consecuencia es la búsqueda mística de la inmortalidad… el mito revive, pero envuelto en alta tecnología y en un futuro de aires distópicos, lleno de conspiraciones corporativas y héroes marcados por la tristeza del vacío a pesar del gran poder.

Starlin se encontraba en un momento de gracia a todos los niveles. Su arte, su forma de contar las historias, el diseño de su narración secuencial y la libertad de la que gozaba por su estatus de estrella del cómic hacen de Gilgamesh II un enorme trabajo de madurez. El genial artista certifica su estatus de autor completo. Para modernizar el mito, la obra se llena de humor negro, crítica ácida y un puntito de mala uva, sin perder la noción de humanismo que hay detrás de la trama. La mística se esconde detrás de la ciencia, la tecnología y la complejidad de la sociedad que ofrece el autor, pero, en el fondo, Gilgamesh es la búsqueda definitiva que tantos mitos ha nutrido a lo largo de la historia, en manos de un héroe trágico.

Una lectura para aquellos que disfrutan de un cómic bien escrito y dibujado de manera magistral, aunque su visión con el paso del tiempo ha quedado como algo ingenua (a pesar de su incisiva crítica). Reencontrarse con Jim Starlin siempre es un placer, así que disfrútalo, lector.

Gilgamesh II ha sido editado recientemente por la editorial ECC, en un tomo de 200 páginas que recopila los 4 números USA de la edición original de 1989. Encuadernado en cartoné y a todo color, el precio recomendado de venta al público de 19.95.

[review]

Gilgamesh Bonner, un alienígena llegado accidentalmente a la tierra, es adoptado y criado por una familia hippie. desde muy temprana edad exhibe unas dotes físicas e intelectuales fuera de lo común, que le hacen sobresalir del resto de la humanidad. cuando el mundo sufre una guerra devastadora, Bonner se convierte en el máximo dirigente de una corporación que devuelve la paz a un planeta devastado. pero la armonía impuesta por este régimen autocrático se quiebra con la aparición de un misterioso individuo capaz de igualar las proezas de Gilgamesh: “el otro”, cuya presencia cambiará para siempre la vida de Bonner y pondrá en peligro el pacífico y utópico (y ultracapitalista) imperio que ha levantado.

Gilgamesh II

¡No te vayas sin comentar!