‘Retrofuturismos’, antología steampunk

Retrofuturismos nevsky marian womackEl steampunk es una de esas etiquetas controvertidas del género.  El término, que aparecería por primera vez en 1987 de la mano de KW Jeter en la revista Locus (se puede ver aquí), se ha venido usando para definir lo que a veces parece solo una ambientación, a veces un subgénero de la ciencia ficción y a veces meramente una estética. Los límites del steampunk están poco claros, y quizás es precisamente porque el movimiento sigue en proceso de cambio.

En el postfacio de este ‘Retrofuturismos’ que reseño, Marian Womack defiende el steampunk como algo más que un movimiento estético y lo define como una “respuesta” a las frustraciones generadas por la actual crisis del capitalismo. El steampunk ve en la sociedad victoriana un reflejo de la nuestra y aprovecha para subvertir a nivel ideológico. Esta reivindicación nos deja entrever a dónde se dirige el steampunk, ya no tanto una estética nostálgica como un medio para hacer crítica social.

‘Retrofuturismos’ no es la primera antología steampunk española. La propia Nevsky ya editó una colección de relatos steampunk seleccionados por Félix J. Palma bajo el nombre de Steampunk. Antología Retrofuturista. Y también será Nevsky la encargada de exportar el steampunk español al mercado anglosajón con el ebook ‘The Best of Spanish Steampunk’ con una selección de 42 relatos steampunk patrios, que esperamos que tenga un éxito bien merecido. Hay que mencionar también la labor de Tyrannosaurus Books, que ha publicado dos volúmenes de antologías steampunk con ‘Ácronos’ y ya está preparando un tercero (podéis echarle un vistazo a la reseña del segundo aquí).

En este ‘Retrofuturismos’ encontraremos quince relatos muy variados, que tienen como elemento común la ambientación steampunk pero que, como observa Marian en el postfacio, también introducen elementos subversivos muy interesantes. Considero que se ha abusado un poco de añadir personajes históricos en muchas de las historias, pero no es necesariamente negativo en todos los casos.

La princesa del centro de la Tierra”, de Félix J. Palma es un clarísimo homenaje a ‘Una princesa de Marte’ de Burroughs. Una pequeña aventura del capitán Symmes ambientada en la trilogía victoriana del autor gaditano que a veces resulta calcada a las historias de John Carter.

Me avergüenza admitir que “La cicloteca de BubbleLon” es el primer relato de Sofía Rhei que leo, pero no podría haber entrado en su prosa con mejor pie. Claramente uno de mis favoritos, este cuento fascina por su premisa, por sus personajes y por su ejecución. Hasta el guiño a Oscar Wilde tiene su gracia.

Biocronografía del salto lateral: el teorema de Aub”, de Guillermo Zapata, nos presenta una ucronía de la España de principios de siglo con multitud de personajes históricos como Buñuel, Dalí o Lorca. Una locura de viajes en el tiempo y realidades paralelas bastante interesante pero que abusa de los cameos.

Solo de pensar en el próximo relato, el de Laura Fernández, se me dibuja una sonrisa, porque “Aborrecer a Lester J. Murray” es una encantadora historia muy al estilo de su autora, sobre como un insoportable dirigible parlanchín con ínfulas de escritor acaba en manos de un aburrido oficinista. Otra delicia como ‘El show de Grossman’, que aprovecho para recomendar.

Gigantes”, de Rubén Sánchez Trigos, nos transporta a un exótico parque de atracciones cuyo dueño es el mismo Georges Méliès, pionero del cine reconvertido en medio autómata. Pese a una historia algo predecible, es un relato bastante bien trabado (aunque de nuevo abusa de los nombres famosos).

the-best-of-spanish-steampunk-nevsky

El relato que nos presenta Cristina Jurado, “El pastor”, es difícil de clasificar. El sentido de la maravilla acompaña a un relato muy oscuro y sorprendente que tiene como una de sus grandes bazas un uso fantástico del lenguaje. De mis favoritos.

Otro de mis preferidos es “Tiros a la barriga”, de Jesús Cañadas. Ambientado en los sucesos de Casas Viejas en el 33, este relato está muy bien hilvanado, que combina maravillosamente tecnología steampunk, magia y el lado humano de la guerra, está muy bien hilvanado. Me gusta más que ‘Los nombres muertos’ y espero seguir leyendo más del autor.

La historia detectivesca de “Berlín Mechanical Men” de Noemí Sabugal ha sido otra sorpresa positiva de este ‘Retrofuturismos’. En un guiño a Asimov, nos encontramos con la investigación de la muerte de múltiples robots en Berlín, en un relato que combina temas como el racismo, el ludismo o la lucha de clases. Una buena reivindicación del lado más ‘punk’ del steampunk.

El óxido del sombrerero”, de Alfredo Álamo, es un homenaje de hojalata a la obra de Lewis Carroll. Como una vieja atracción de robots animatrónicos, el sombrerero y sus compañeros de mesa repiten una y otra vez la misma escena desde que el tiempo se parara para ellos, corroídas sus carcasas por las inclemencias del tiempo. Un cuento muy curioso con un final inesperado.

Carne contra metal”, de Rafael Marín, es un corto relato sobre otra versión de la guerra de Cuba, contada en primera persona por uno de los tripulantes de una nave de la flota española, que poco tiene que hacer ante la tecnología superior americana. Un gran final y una condensación muy buena de la información: corto pero intenso.

El relato de Rocío Tizón, “El manco”, es otra historia detectivesca sobre asesinos en serie. Corto y al grano, bastante interesante.

El cuento de Luis Guallar destaca entre los demás por ser el único que tira más hacia una historia gótica clásica, aunque ambientada con toda la parafernalia del steampunk. “Como dentro de un reloj” empieza con un viejo rico que compra un hotel entero a un precio extrañamente bajo. Pronto empezará a sentir que quizás no era tan buena compra.

Sergio Lifante nos transporta a la Barcelona de hace un siglo, entre revueltas anarquistas y burgueses adinerados, para presentarnos “Los hijos de Saturno”, una historia centrada en una máquina, Saturno, capaz de traer la calma a las almas agitadas en un remanso de paz mental. Pero no es oro todo lo que reluce, Saturno esconde un oscuro secreto.

Prey’s Moon”, de Joseph Remesar, es un cuento ambientado en el Londres victoriano, inspirado en los monstruos típicos de la literatura del siglo XIX.  Una historia con regusto de clásico, de fácil lectura.

El último de los cuentos está escrito a cuatro manos entre Ángel Luis Sucasas y Francisco Miguel Espinosa. “Las manos que construyeron América” , ambientado en el Boston de la guerra de independencia de los Estados Unidos, nos cuenta una versión retorcida de la historia desde el punto de vista de dos hermanos. Sorprendente y brutal, buen cierre para la antología.

Steampunk_Nevsky_Felix-J._PalmaLa edición de Nevsky viene en tapa blanda con solapas, buen tamaño de letra, márgenes generosos y páginas de cortesía. 420 páginas a un precio de 22 € (o 20,90 € en la web) no está mal. La corrección ortotipográfica está bien, aunque he detectado algún que otro error de vez en cuando, como líneas enteras sin espacios. Aún así, creo que la calidad y cantidad de los relatos presentados en esta antología (hermana de Antología Steampunk de Félix J. Palma) lo valen.

Con ‘Retrofuturismos’ se demuestra la enorme versatilidad del steampunk y a la vez se reafirma la calidad de la producción nacional en este género, que sigue desarrollándose y demostrando que puede ser mucho más que una mera estética. Muy recomendable.

[review]

2 Comentarios

¡No te vayas sin comentar!