Salvaje Lobezno #44

salvaje_LobeznoTodos sabemos que la muerte de Lobezno es un hecho inminente, aunque no definitivo. Por ello, mientras la miniserie dedicada a tan fatídico suceso sigue su curso, en la colección regular del mutante canadiense se recogen sus últimas aventuras, en las que se explora cómo le ha afectado a Logan la pérdida de su factor curativo.

Salvaje Lobeznonº 44, que es el cómic que se analiza en este artículo, se divide en estas tres historias:

Lo que no pasó:

Su propio título indica su contenido. Se trata de un relato de cinco páginas, narrado bajo el punto de vista del vampiro Marcus H. Harold, que nos explica lo que habría sucedido si Lobezno no hubiera perdido su factor curativo. Por desgracia, lo que podría haberse convertido en una muy correcta historia de ‘What if…?’ pierde toda su esencia al estar resumida en tan poco espacio. El equipo creativo de la aventura está formado por el guionista Paul Cornell y el dibujante Salvador Larroca.

Guernica:

Aventura de diez páginas que sucede en un bar para superhéroes, cuyo nombre da título a la historia. Protagonizado y narrado por un desconocido Max Moore, el relato nos muestra todo tipo de situaciones y charlas que suceden en el local, en el que vemos a personajes conocidos por todos los lectores, como Miss Marvel, la Mujer Invisible, Peter Parker, la doctora Victoria Frankenstein e incluso el Nick Furia original, acompañado por varios agentes de SHIELD. También nos encontramos con irrupciones de peligrosos villanos como el Conmocionador, el Escorpión, el Saqueador (también conocido como el Hombre Meteoro) o el Supercargador. Sin embargo, resulta curioso que no veamos a Lobezno por ninguna parte, lo cual es bastante raro, dado que se trata de una historia integrada en su colección. El equipo artístico es el mismo que el del relato anterior.

Lobo y cachorro:

Esta es, sin  lugar a dudas, la mejor parte del cómic, no sólo por tratarse de la historia correspondiente al especial anual de la serie y ser bastante más larga que las otras dos (con 3o páginas), sino también porque Elliot Kallan, el guionista, logra contarnos una aventura que combina mutantes, vampiros y lobos con un tierno relato del amor de una madre por su bebé adoptado, lo que demuestra que se pueden contar interesantes aventuras de Lobezno sin tener que recurrir al manido cliché de convertirlo en una mezcla de seis garras asesinas y una buena dosis de mala leche. Aunque el dibujo de Jonathan Marks resulta bastante lúgubre y algo abstracto, encaja con el tono que el escritor pretende mostrar. Todo ello consigue que este número, autoconclusivo sea una lectura muy recomendable.

La historia termina con una reflexión de Logan que es digna de ser tenida en cuenta:

Los hombres luchamos. Nos ensuciamos. Salimos heridos. Morimos. Y las mujeres están allí para cuidarnos, para casarse con nosotros, para sanarnos, para enterrarnos. Siempre. Creemos que estamos cuidando de ellas, pero es al revés. Creemos que somos los lobos. Pero somos los cachorros.

Como complementos, el tebeo nos ofrece la portada original, el checklist del mes de enero y el ‘Spot on’ escrito por Julian M. Clemente.

Las dimensiones de este cómic de grapa publicado por Panini Cómics, al igual que las del resto de la colección, son de 16 x 27 centímetros. Además, es una correcta edición de tapa blanda, a color, con 48 páginas y a un precio de 3,50 euros.

Lobeznos

Elliot Kallan  es un nombre que quizás no se haya oído demasiado en el ámbito de los cómics, ya que debe su fama a la televisión, donde lidera el equipo de guionistas del famoso programa del presentador Jon Stewart: ‘The Daily Show’. No obstante, como buen amanta del noveno arte, siempre está dispuesto a escribir una aventura de sus personajes favoritos. Concretamente, de Júbilo, deseo que ha visto cumplido en este número de ‘Salvaje Lobezno‘.

Por su parte, Jonathan Marks tampoco es un nombre conocido para los fans de Marvel, ya que casi todo su trabajo ha sido para Aspen Cómics, donde ha demostrado su talento en obras tales como ‘Se encogió de hombros’.

[review]

Antes del mayor acontecimiento de la historia de Lobezno, todavía hay un hueco para que un padre adoptivo, una hija adoptiva y el hijo adoptivo de esa hija adoptiva pasen un poco de tiempo juntos. Lobezno y Júbilo llevan a Shogo de acampada. Ey, es una historia de Logan en medio de la nada. ¿Qué podría ir mal? Además, una historia muy especial, sobre cosas que nunca ocurrirán, dibujada por Salvador Larroca.

Ver en Whakoom

 

¡No te vayas sin comentar!