‘Batman: La Conexión Deadman’

Batman conexión deadmanECC Ediciones está en proceso de recuperar, para deleite de los aficionados del Hombre Murciélago, los mejores cómics de Batman, dándole especial repercusión a quiénes fueron los encargados de guionizar y dibujar dichas obras. La colección ‘Grandes Autores de Batman‘ ya ha traído de vuelta títulos como ‘El Regreso del Caballero Oscuro‘ de Frank Miller y Klaus Janson o ‘Amor Loco y Otras Historiasde Paul Dini y Bruce Timm. Pero después del éxito de ‘Fundido en Negro‘, de Doug Moench y Kelley Jones, la editorial ha decidido estirar la etapa de este equipo de creación que marcó una época en el justiciero con el volumen especial titulado ‘Batman: La Conexión Deadman‘.

Corría el año 1996 cuando Doug Moench decidió dar una vuelta de tuerca a las historias del enmascarado. No era la mejor época para los cómics en general, con un descenso significativo de ventas que preocupaba a las editoriales más grandes de norteamérica. Sin embargo, Batman pasaba por un momento especial. Después del éxito rotundo de las dos primeras entregas cinematográficas del personaje dirigidas por un Tim Burton que comenzaba a alcanzar el estilo que lo caracteriza, Moench sabía que tenía que publicar algo que nunca antes se hubiera visto en la serie de DC Comics. Con el característico estilo de Kelley Jones en su haber, la opción estaba bastante clara: Debía hacer algo todavía más oscuro de lo visto hasta el momento.

Pero ¿cómo hacer aún más tenebroso al héroe sin pasar a dirigirse a un público más adulto del que estaba concebido? La respuesta estaba en el pasado de Bruce Wayne: Deadman. El primer contacto entre Batman y Deadman se remonta a la etapa en la que Neal Adams se hizo cargo de ‘Stranges Adventures‘, serie originaria del personaje Boston Brand. Aunque fue un único volumen recogido en una historia autoconclusiva, quedó clara la buena combinación que forjaban los superhombres. Tan buena fue que Andrew Helfer decidió recuperarla en su período al mando de ‘Deadman‘ cuando el español José Luis García-López se encargaba de ilustrarlo.

batman conexion deadman

Siguiendo la estela de sus antecesores, Moench supo aprovechar el arte de Jones para presentar una historia centrada en lo más oscuro de Gotham, humanizando a los villanos y dotándolos de una psicología compleja que nos ayudaba a profundizar en sus características menos esenciales. Y, aunque el tratamiento del propio Batman quizás queda algo atrás comparándolo con historias más recientes, no cabe duda de que los creadores consiguieron un hito hace ya casi 20 años, cuando todavía quedaba mucha tela que tejer en el personaje.

Aunque el título del compendio se articula como el del arco más famoso del recopilatorio, este abarca varias historias comprendidas desde el número 525 hasta el 535 de ‘Batman’. En la primera parte del cómic tenemos como protagonistas a Mr. Frío y Dos Caras, que ponen en duros aprietos a Bruce hasta que consigue desmantelarlos. La primera historia queda algo vacía en comparación a otras grandes tretas del villano que fuera interpretado por Arnold Schwarzenegger en ‘Batman y Robin‘. Sin embargo, la segunda se aclimata de un ambiente tétrico que va de maravilla al dibujante, transportándonos hacia un circo plagado de horrores al estilo de ‘American Horror Story: Freak Show‘ que nada tiene que envidiar al recinto abandonado donde transcurre la genialidad de Alan Moore en ‘La Broma Asesina‘.

En cualquier caso, es la segunda parte de la historia la que lleva el peso del cómic. La encrucijada en la que se ven los dos protagonistas les lleva a un viaje lejano en busca del desmantelamiento de una serie de crímenes en relación con unas reliquias antiguas de origen inca. Esta interesante trama, de todos modos, se ve complementada en esta edición con un broche final llamado ‘El Ogro y el Simio‘, donde a Batman le queda por resolver un último caso antes de despedirse de nosotros con una narrativa única y eficaz.

batman deadman

Los diferentes crímenes entre los que se ve envuelto Batman en este volumen reflejan a la perfección la visión de Doug Moench sobre el héroe. El punto débil, como anunciábamos, es el poco desarrollo y peso que tiene el propio protagonista en sus historias. Mientras Batman está caracterizado de manera algo básica y previsible, su álter ego Bruce Wayne ni aparece a lo largo de los capítulos. De hecho, buena muestra de ello se da al principio de la historia, cuando Alfred advierte a su fiel compañero y amigo que ha dejado atrás su vida como persona para dedicarse demasiado a sus labores como justiciero.

Si nos pusiéramos a debatir sobre el dibujo podríamos tirarnos horas y horas sin llegar a demasiadas conclusiones. El estilo peculiar de Kelley Jones o gusta o disgusta extremadamente al lector. Mientras muchos ven como una genialidad la caracterización tanto de los personajes como del contexto que consigue irradiar el autor, otros tantos no aguantan dos viñetas seguidas sin llegar al hartazgo. La arriesgada técnica que utiliza con Batman es visible en cualquiera de sus apariciones. Le estira las orejas de manera excesiva, alarga su capa hasta límites que la dotan de vida propia, le provee de una musculatura abdominal inhumana y multitud de etcéteras que no dejan indiferente a nadie.

Sin intentar mojarnos demasiado, lo que sí es cierto es que su trazo sucio hace que la dificultad de lectura sea considerable. Aunque no llega al nivel de ‘From Hell‘, después de leer una de las aventuras del justiciero en su última etapa con Snyder y Capullo al mando, se hace evidente la complejidad metódica de Jones. La confección de las facciones de los personajes es otro de los puntos que diferencian al autor del resto, dotándolos de una apariencia del más contemporáneo cómic europeo o incluso asemejándolos a caricaturas, algo que puede llegar a ser una obra maestra como hace con Deadman pero que, para la mayoría de casos, resulta ser esperpéntico. En cualquier caso, como en la mayoría de lo que ocurre en esta serie de historietas, la calidad del dibujo depende de los ojos con los que lo mires, pudiendo llegar a ser algo magnífico u horrendo dependiendo del consumidor.

La edición que nos trae ECC Cómics suma a la colección ‘Grandes Autores de Batman‘ una nueva joya de 192 páginas a todo color en formato cartoné. Lo poco criticable del cómic es el cartoné, de poca dureza en comparación a otras editoriales, por lo que se debe ir con sumo cuidado si se quiere como pieza de colección. Por un precio de 19,50€ podemos tener esta reliquia que une un total de dieciséis números de ‘Batman’ además de incluir varias portadas alternativas que podrían ser enmarcadas.

batman kelley

Doug Moench

Nacido el 23 de febrero de 1948, Douglas Moench es un guionista de cómics de origen americano. Comenzando a trabajar a finales de los años 60 para la famosa editorial Dark Horse Comics, no tardó en fichar para DC Comics, donde trabajó en un gran número de obras distintas hasta llegar a ‘Batman’, colección por la cual consiguió un reconocimiento mundial a mediados de los años 90. Moench también ha trabajado para Marvel en títulos como ‘Capitán Marvel’ o, por el que es más conocido, ‘Caballero Luna’, forjándose un gran nombre en la elaboración de historias oscuras y de justicieros. Por su trabajo, ha ganado diversos premios, los más reconocidos el Eagle Award en 1977 y el Inkpot Award en 1981.

Kelley Jones

Nacido el 23 de julio de 1962 en Sacramento (Californa, Estados Unidos), Kelley Jones es un dibujante de cómics reconocido mundialmente. Durante toda su trayectoria ha llegado a trabajar para Batman junto al guionista Doug Moench escribiendo interesantes historias como ‘Fundido en Negro’ o ‘La Conexión Deadman’. Sin embargo, por la que es más reconocido su estilo es por el crossover ‘Batman & Drácula: Lluvia Roja’ así como por sus dos continuaciones. También destaca por trabajar junto al famosísimo Neil Gaiman en ‘The Sandman’, cómic con el que más ha conseguido encajar su estilo grotesco y terrorífico que es odiado y amado a partes iguales.

[review]

GRANDES AUTORES DE BATMAN: DOUGH MOENCH Y KELLEY JONES – FUNDIDO EN NEGRO

En un clima de violencia y corrupción, el Caballero Oscuro investiga diferentes casos relacionados con criminales como Araña Negra, Sleeper, la banda de Máscara Negra o el Espantapájaros. A su vez, el Departamento de Policía de Gotham City vive tiempos convulsos, cuando se producen una serie de cambios que afectarán directamente a James Gordon. Un agitado contexto que Killer Croc aprovecha para huir del Asilo Arkham y poner rumbo hacia tierras sureñas, donde le espera… ¡la Cosa del Pantano!

Entre 1995 y 1998, Doug Moench —Batman: El Caballero Oscuro – Forajidos— y Kelley Jones —Sandman— dieron forma a una etapa de la serie regular Batman caracterizada por su terrorífica atmósfera. En palabras del dibujante, “cómics de superhéroes con matices góticos”, que por fin comienzan a reeditarse en la línea Grandes autores de Batman.

21,50 €

EDICIÓN ORIGINAL: Batman núms. 516 a 524 USA || FECHA PUBLICACIÓN: Julio de 2014 || GUIÓN: Doug Moench || DIBUJO: Eduardo Barreto, Kelley Jones || FORMATO: Cartoné, 216 págs. A color.

Batman: La Conexión Deadman

¡No te vayas sin comentar!