Batman: Origen

1-batman-origen-zero-yearSi algo ha marcado el devenir de DC Comics en los últimos años es su todavía no extinta de polémica decisión de reiniciar de algún modo todo su universo con la finalidad de obtener más lectores. Dicha práctica recibió el nombre de Los Nuevos 52 (New 52, como se conoce en Estados Unidos), por aquello de publicar siempre 52 colecciones, o Nuevo Universo DC, nomenclatura más popular en España. Sin embargo, debido a varios factores que no vale la pena enumerar, la jugada no salió como se esperaba y DC se ha retractado de su decisión. Tan solo hay que ver sus planes más inmediatos para percatarse de ello.

No obstante, pese a todo, lo cierto es que haciendo balance de estos tres años hay ciertos aspectos que son salvables o, en bastante menor medida, loables de la gestión de la iniciativa. Tan solo por mencionar algunos, sería el situar a Aquaman como uno de los grandes héroes de la editorial más allá del ‘tipo que habla con los peces’, dotar de la libertad a la gran dupla Brian Azzarello y Cliff Chiang para que llevasen a cabo una memorable etapa de ‘Wonder Woman’; o corregir el desastre que había venido siendo ‘Green Arrow’ situando a un equipo creativo más que notable, entre otros. Todos estos éxitos tienen un punto en común, algo extremadamente simple en realidad, basta con poner un equipo creativo solvente en una colección y dejarle hacer lo que desee con el personaje en cuestión.

Esto es lo que DC ha realizado con su personaje más popular y exitoso: Batman; pues puso a los guiones del mismo al guionista Scott Snyder (‘Amerivan Vampire’ o ‘Detective Comics’) y al gran dibujante Greg Capullo (‘Spawn’).  Ciertamente, la jugada les ha salido a la perfección, ya que la colección del Cruzado de la Capa ocupa los primeros puestos en las listas de los más vendidos en territorio norteamericano. Pese a ello, la etapa post-Nuevo Universo DC del Hombre Murciélago adolecía de un problema de bastante importancia: Batman no llevaba demasiado tiempo activo, pero sin embargo había pasado por múltiples experiencias, tales como tener a varios Robins como ayudantes. Había, por tanto, una cierta ausencia de concordancia temporal que DC se propuso corregir en cierto modo a través de dos formas: los números cero, que narraban partes de los orígenes de los héroes más populares de la editorial; y Origen (Zero Year, en el original), el hasta ahora más largo y ambicioso arco argumental en lo que está dando de sí la etapa de Snyder y Capullo.

2-batman-origen-zero-yearLo primero que hay que tener presente a la hora de analizar un arco tan extenso como este es que resulta imposible hacer un análisis pormenorizado del mismo sin desvelar grandes sorpresas de la trama, por lo que me limitaré a contar lo estrictamente imprescindible para no aguar posibles giros argumentales que puedan sorprender al lector. Dicho esto, podemos dividir Origen en tres grandes partes; todas ellas con un propósito y estilo propio.

En la primera de ellas, Ciudad Secreta, somos testigos del inicio de la leyenda. Más concretamente, en los primeros compases de esta parte vemos a un Bruce Wayne errático, enfrentándose a algo que desconoce y le supera como es el caso de la pérfida banda de las Capuchas Rojas. Es en estos números, pues, donde se relata algo del pasado del primogénito de los Wayne: los murciélagos, sus paseos por Gotham City cuando era pequeño…Obviamente, también asistimos a la transformación de Bruce en el Cruzado de la Capa. Más allá de eso, hay tres aspectos importantes más a resaltar: las tensiones bien construidas entre Bruce y Alfred por cómo lleva a cabo el primero su lucha, lo bien conectada que está esta saga con la Muerte de la Familia y el retorno de Bruce a Gotham, también tratado de forma notable por Snyder.

Posteriormente, en Ciudad Oscura vemos quizá el punto álgido en lo que a dramatismo argumental se refiere, puesto que Batman deberá hacer frente a un villano muy popular pero poco protagonista en los cómics del Caballero Oscuro: Acertijo; quien no tiene nada bueno preparado para Gotham. Ciertamente, se trata de todo un acierto el usarlo como villano principal de Origen, ya que merece un papel mucho más relevante en ‘Batman’. A su vez, otros de los rasgos que acentúan el dramatismo son el papel de los cuerpos policiales de Gotham City, cómo queda la ciudad tras los planes de Edward Nygma, el hecho de que al Caballero Oscuro no le salgan las cosas del todo bien y, obviamente, la narración de la fatídica noche donde empezó todo. Ciudad Oscura nos muestra, tal como su propio deja entrever, la etapa más oscura y dramática del nacimiento del héroe, con un Batman impotente y desesperado al no poder lograr su objetivo.

Por último, en Ciudad Salvaje observamos la consolidación del Caballero Oscuro y, con Acertijo también como principal antagonista, vemos cómo se resuelve toda la situación descrita en Ciudad Oscura. Sinceramente, es por mucho la parte más floja desde el punto de vista argumental. Uno de los motivos principales es el final más que decepcionante con el que Snyder concluye todo y, tras tres largos arcos, queda claro que el neoyorquino no sabe cómo acabar bien una historia del murciélago, al menos en Los Nuevos 52. Y cuando hablo de final, no es sólo la resolución de todo, sino que el duelo final entre Nygma y Batman también resulta bastante insulso y poco interesante. Es cierto que hay ciertas escenas buenas y que ver Gotham de ese modo es un puntazo, pero sin duda está bastante por debajo de lo anterior.

batman-origen-zero-year

Afortunadamente para Snyder, hay un aspecto que no decae a lo largo de Origen. Es más: cada vez sorprende más. Estoy hablando, claro está, del magnífico apartado gráfico de la colección. Y es que, a pesar del nivel tan alto que venían manteniendo Greg Capullo, responsable de los lápices, y FCO Plascencia, quien se ocupa del color; Origen da un salto cualitativo bastante significativo. Así pues, al abordarse más situaciones que las propias de la noche, la gama de colores gana en detalles y se torna mucho más diversa, cosa que permite ver viñetas nunca antes vistas hasta entonces. En definitiva, es el gran aliciente para seguir la colección.

Resumiendo, si no fuera por el desenlace, estaríamos hablando de un gran trabajo. A mi entender, no era algo necesario, pues Año Uno es el origen definitivo de Batman, pero es cierto que añade ciertos detalles curiosos y resulta bastante entretenido. No obstante, su final confirma que Snyder no sabe cerrar sagas del Cruzado de la Capa últimamente. Su gran apartado visual palia la situación y lo afianzan como un arco notable, sobre todo teniendo en cuenta el estado de la DC actual. ECC ha publicado en nuestro país toda la saga, que empieza en el 20 y termina en el 33; con ciertos números intermedios en los que se incluyen otras cabeceras.

4-batman-origen-zero-yearScott Snyder
Este neoyorquino, nacido en 1976, se licenció en Escritura Creativa en la universidad de Brown en 1998. Tras unos años donde, entre otros, trabajó para Disney y escribió algunos relatos -algunos de ellos seleccionados por el mismísimo Stephen King-, en 2009 inició su andadura por el mundo del cómic en la editorial Marvel. En ella, se encargó de, entre otros trabajos, redactar los guiones de una miniserie de Iron Man (Iron Man Noir).

Pero sin duda fue American Vampire, su primera colección original, la que le capultó a la fama. Concretamente, la cabecera sería publicada en el Sello Vertigo en 2010 y, además de Snyder, los cinco primeros números también fueron escritos por el célebre novelista de terror Stephen King. El recibimiento de la crítica fue unánime y los premios no se hicieron de rogar. Así, en 2011 American Vampire fue galardonada como Mejor Serie Nueva por los premios Eisner y Harvey, los más prestigiosos del mundo del cómic.

Después de su éxito en American Vampire, DC no dejó escapar la oportunidad y en 2011 le ofreció un contrato de exclusividad. Además, en mayo del mismo, también le otorgó los guiones de Detective Comics, colección en la que deleitó a los aficionados del Caballero Oscuro con una gran etapa. Posteriormente, en el volumen “Batman Puertas de Gotham“, Snyder aprovechó su relato para insinuar la existencia del Tribunal de los Búhos, una organización secreta que tendría gran importancia en su futura etapa al frente del Hombre Murciélago.

Con motivo de la reestructuración producida por el Nuevo Universo DC, Snyder se encargó de los guiones de las colecciones regulares de Batman y La Cosa del Pantano. Actualmente, el guionista sigue escribiendo American Vampire y Batman, además de Superman Unchained junto a Jim Lee y la miniserie The Wake para Vertigo. Además, también da clases de escritura en varias universidades estadounidenses como Columbia y la universidad de Nueva York.
Greg Capullo
Nacido en Nueva York en 1962, a los cuatro años de edad llevó a cabo su primer dibujo de Batman, que se convertiría en su superhéroe favorito a raíz del clásico del personaje “El regreso del Caballero Oscuro”, de Frank Miller. Decidió temprano, por tanto, que quería hacer de su pasión por las viñetas una profesión, tomando como referencias, entre otros, a John Buscema, Neal Adams o el caricaturista de la revista “Mad” Mort Drucker.

Y su deseo no tardó en materializarse cuando, tras publicar su primer cómic Gore Shriek, no apto para menores, Marvel se fijó en él. Capullo recibió, de esta forma, trabajos como X-Force o Quasar. Sin embargo, tres años después de entrar en Marvel, uno de los fundadores de la embrionaria Image, Todd McFarlane, le ofrece los lápices de la emblemática Spawn, convirtiéndose esta serie en su trabajo más longevo. En 2011, con motivo del relanzamiento de DC Comics, se ocupa de los lápices de Batman junto con Scott Snyder, firmando así una de las mejores series actuales de DC y, sin duda, la más exitosa en cuanto a ventas se refiere.

[review]

6 Comentarios

¡No te vayas sin comentar!