El Videoclub: Juez Dredd

Juez-Dredd-cartel

En el tercer milenio, el mundo cambió. El clima, las naciones, todo sufrió una convulsión… El mundo se transformó en un arrasado y ponzoñoso desierto conocido como la Tierra Maldita. Millones de personas vivían hacinadas en Mega Ciudades donde salvajes bandas callejeras provocaron tal violencia que el sistema judicial fue incapaz de controlarla. La ley que conocíamos se desmoronó. Pero de la decadencia surgió un nuevo orden. Una sociedad gobernada por una fuerza de élite… una fuerza con poder para dispensar tanto la justicia como el castigo… Eran a la vez policía, jurado y verdugo… Eran los Jueces.

Con estas desalentadoreas palabras arranca la película de 1995: ‘Juez Dredd‘ (personaje de cómic británico, perteneciente a la editorial 2000  AD, creado por el guionista John Wagner y el dibujante Carlos Ezquerra, con la colaboración del editor Pat Mills). El film, que transcurre en un apocalíptico futuro, está dirigido por Danny Cannon y protagonizado por Sylvester Stallone. Junto a él cabe destacar a Rob Schneider (como Herman Ferguson), a Diane Lane (en el papel de la Juez Hershey), a Max Von Sydow (que interpreta a  Fargo) y a Armand Assante (que encarna al despiadado Rico).

Juez_DreddAl inicio del film podemos comprobar que Joseph Dredd es un defensor de la ley exageradamente estricto a la hora de cumplir con el reglamento, lo que no le granjea las simpatías de los ciudadanos que son severamente castigados por delitos menores. Sin embargo, su situación cambia radicalmente cuando él mismo es acusado por un crimen que no  ha cometido (¿a alguien más le viene a la cabeza la introducción de ‘El Equipo A’?) y condenado a cadena perpetua. No obstante, la cosa se complica aún más cuando el transporte de prisioneros que lo traslada a la Colonia Penal de Aspen es derribado por la familia Ángel (compuesta por horrorosos engendros asesinos y caníbales, que habitan en la Tierra Maldita). Dredd, en mitad de la confusión, es atrapado por los salvajes asaltantes, junto al preso Herman Ferguson. Tras escapar de sus captores, y después de acabar con todos ellos, decide aliarse con su compañero recluso y con su amiga la Juez Hershey, para regresar a las calles con la intención de limpiar su nombre. Mientras lleva a cabo su misión, el protagonista descubre sorprendentes e inquietantes revelaciones sobre su pasado.

A pesar de recaudar en taquilla 113 millones de dólares frente a los 90 que costó, la película, de 96 minutos de duración, fue vapuleada por el 85% de la crítica. Además, Sylvester Stallone fue candidato al “Premio” Golden Raspberry en la categoría de peor actor. Fernando Morales, de ‘El País‘,  opina lo siguiente:

Stallone tensa los músculos, sobre todo los faciales, para dar vida a un juez futurista que reparte justicia en una ciudad desmadrada a base de golpes

Indudablemente, uno de los factores que contribuyeron a que el largometraje se estrellara fue la falta de fidelidad con uno de los aspectos más importantes del cómic: el anonimato del rostro de Dredd. Mientras que en las viñetas nunca nos muestran su cara, el protagonista del film lleva la cabeza al descubierto durante casi todo el metraje (incluso antes de ser condenado y destituido del cargo). A eso hay que añadir el beso final que le da la Juez Hershey que, aunque es totalmente típico en esta clase de películas, no encaja con el nada romántico carácter del personaje.

También cabe destacar lo complicado que fue encontrar al compositor encargado de realizar la banda sonora de la película. Inicialmente, David Arnold fue el elegido, ya que era un viejo conocido de Cannon y habían colaborado juntos en el film ‘The young americans’. Sin embargo, decidieron reemplazarlo por el veterano Jerry Goldsmith, lo cual resultó ser una mala idea, porque, a medida que se acercaban las fechas de postproducción, el compositor se desligó del  asunto para cumplir totalmente  con sus compromisos en los filmes ‘El primer caballero’ y ‘Congo’. Finalmente, contrataron a Alan Silvestri, que fue el encargado final de llevar a cabo la parte musical del proyecto.

En definitiva, se trata del primer acercamiento cinematográfico a este héroe de viñeta que, al menos, sirvió para dar a conocer al Juez a un gran número de personas que, después de ver el film, es posible que se acercaran a su tienda de cómics, para comparar ambas versiones.

En 2012, Pete Travis llevó a cabo ‘Dredd‘, un remake de 95 minutos de duración, protagonizado por Karl Urban. Pese a no contar con los mismos fallos que su predecesora (el actor no se quita el casco en ningún momento y no hay ningún rastro de romanticismo en toda la cinta), la nueva película tampoco gozó del éxito deseado, pues no consiguió recaudar suficiente dinero en taquilla. No obstante, sus ventas en el formato doméstico han logrado que la posibilidad de una secuela no sea tan imposible como parecía en un  principio.

dredd

[review]

¡No te vayas sin comentar!