‘Manabé Shima’ de Florent Chavouet

‘Manabé Shima’, obra del artista francés Florent Chavouet es una de las últimas apuestas de la línea de cómic de Salamandra, Salamandra Graphic, que en su corto recorrido ya ha empezado a darnos muchas alegrías.

Bajo el título, la misma portada da un resumen de lo que encontraremos en la obra:

[quote]Una isla, dos meses, sesenta cangrejos, ochenta picaduras, cincuenta shōchū, un minicar.[/quote]

Manabé Shima de Florent Chavouet (Salamandra Graphic)

Si en su obra anterior, titulada ‘Tokyo Sanpo’ y editada en castellano por la editorial Sins Entido en 2012, Chavouet nos ofrecía su visión de la frenética capital japonesa, ‘Manabé Shima’ (que fue publicada en francés en 2010) nos muestra la vida reposada del Japón de archipiélago. ‘Manabé Shima’ apenas sí tiene trama; la obra es una recolección de datos, detalles y retratos de los habitantes es la crónica de una pequeña aventura de Chavouet, que decidió pasar dos meses (julio y agosto de 2009) dibujando en la isla de Manabé, una islita japonesa de pescadores, cada vez más despoblada. Manabé es una isla de apenas 1,42 kmde extensión y en la que solamente viven 300 habitantes, la mayoría de ellos dedicados a la pesca o al turismo. Durante aquellos dos meses, en los que llegaría a conocer toda la fauna, flora y personajes de la zona y en los que solamente comería carne dos veces, Chavouet pudo disfrutar de este Japón en el que su gente vive en estrecho contacto con la naturaleza.

anabé Shima de Florent Chavouet (Salamandra Graphic)
Abandonando Tokyo…

Nos encontramos ante un testimonio gráfico bellísimo, cargado de detalles y de información de lo más variopinta: el esquema de una coreografía, las áreas de influencias de varias bandas de gatos, las reglas del popular juego de mesa shōgi, recetas de platos (siempre cargados de fideos, pescado y marisco), planos de las casas de la zona e incluso una valoración de los cebos de pesca que el autor usó con más o menos éxito. Las diferencias culturales y momentos de incomprensión lingüística se tratan con un gran sentido del humor, un elemento que sin duda impregna la obra del curioso Chavouet.

A nivel de temática, una obra como ‘Manabé Shima’ es muy de agradecer. A estas alturas, cuando el interés por Japón en ocasiones ha creado demasiado contenido y demasiado fanatismo, supone una novedad encontrar una visión del país no tamizada por las imágenes preconcebidas de la cultura popular. Resulta también agradable ver la visión de un extranjero que se adapta a la idiosincrasia japonesa sin generalizar en exceso y sin pasarse de crítico ni halagüeño.

anabé Shima de Florent Chavouet (Salamandra Graphic)
… para disfrutar de la naturaleza de Manabé

El apartado artístico, a todo color, es uno de los elementos más disfrutables de ‘Manabé Shima’. El dibujo suave con lápices de colores, a menudo difuminado, rotuladores en ocasiones e incluso herramientas de caligrafía para los títulos. Hay todo tipo de perspectivas (planos, mapas y esquemas), de manera que las páginas ofrecen una gran variedad en su composición. Los retratos de personajes (pronto reconocibles) tienen un toque caricaturesco y muy expresivo. Los contrastes de luminosidad que sirven para mostrar los fuegos artificiales y otras actividades nocturnas. He quedado especialmente impresionada con su capacidad para plasmar la naturaleza de Manabé con un estilo prácticamente científico, que muestran las diferentes especies de la zona y los hallazgos de la calle (monedas, tapas de alcantarilla y pedazos de cerámica, entre otros).

anabé Shima de Florent Chavouet (Salamandra Graphic)

La traducción ha debido de ser un hueso duro de roer para Julia Osuna Aguilar, que sin embargo ya se ocupó de ‘Tokyo Sanpo’ y le conoce las manías. Aunque incluye glosario en japonés al final, a menudo aparecen expresiones en japonés, en inglés y en francés. Julia Osuna Aguilar es una de las traductoras a las que hay que tener como referencia en la traducción de cómic del país, ya que es integrante del cuarteto ‘Las cuatro de Syldavia’. Este colectivo de traductoras de cómic formado por Esther Cruz Santaella, Regina López Muñoz, Laura Salas Rodríguez, además de Julia, y que busca promocionar y visibilizar la labor de los traductores en este campo tan concreto.

La edición de ‘Manabé Shima’ de Salamandra Graphic tiene 144 páginas, de papel rugoso y de buena calidad, y cuesta 25 € que, viendo el resultado, se pagan muy a gusto. Apenas le he encontrado un pequeño error y es que, en esta primera tirada, las páginas 8 y 9 se han mantenido en francés. Por suerte, en esas dos páginas apenas había texto y solo hacen referencia a la fecha de llegada a la isla de Chavouet, por lo que es totalmente comprensible para lectores españoles. La edición en rústica con anchísimas solapas aseguran que el libro pueda mantenerse en buen estado. La edición incluye de regalo un mapa enorme (no exagero, me es imposible sostenerlo abierto por completo, por mucho que abra los brazos) de la zona de la isla en la que se hospedó Chavouet. Por detalles como estos, Salamandra Graphic está llamado a convertirse en un sello de referencia de la novela gráfica.

[review]

Manabé Shima

Traductora y asidua a bibliotecas. La ficción me entra mejor con sagas familiares, cabezología, juegos de palabras y relatos de venganza. Disfruto al leer fantasía épica, ver ciencia ficción, rolear fantasía urbana y escribir realismo mágico.

2 Comentarios

  1. El de Tokyo Sanpo lo pude hojear y me pareció muy interesante. Este creo que tiene un punto un poco más entrañable, por el tipo de sitio. Sospecho que Tokyo Sanpo es más cañero.

¡No te vayas sin comentar!