‘Nemo: Rosas de Berlín’ de Alan Moore y Kevin O’Neill

Tras la trilogía con la que los autores Alan Moore y Kevin O’Neill comenzaron a desarrollar el concepto de la Liga de los Caballeros Extraordinarios (‘The league of the extraordinary gentlemen 1’, ‘The league of the extraordinary gentlemen 2’ y ‘The league of the extraordinary gentlemen Dossier Negro’), llegó una segunda trilogía de menor extensión bajo el título ‘The league of the extraordinary gentlemen Century’ que nos contaba una historia desde el punto de vista de tres épocas distintas (1910, 1969 y 2009). La tercera saga de este curioso grupo compuesto por personajes de la historia ficticia del mundo se centra en uno de ellos o, mejor dicho, en la hija de uno de ellos. Comenzó con ‘Nemo: Corazón de Hielo’ y continúa ahora con ‘Nemo: Rosas de Berlín’.

Nemo

La historia nos sitúa en el año 1941, diecisiete años después de la trama de ‘Nemo: Corazón de Hielo’ en la que acompañamos a Janni Nemo a través de tierras heladas hasta llegar a la Antártida, aventura de la cual tanto Janni como su nave, el Nautilus, salieron a duras penas, perdiendo por el camino a casi toda su tripulación.

La trama se centra en la ciudad de Berlín (representada aquí como la ‘Metrópolis’ de Fritz Lang), donde la hija de Janni, Hira, se encuentra secuestrada junto a su prometido Armand Robur (hijo del aeronauta capitán del Albatross, el señor Jean Robur, conocido como el Señor del Aire o Robur el Conquistador) y esta acude acompañada de su amante Broad Arrow Jack. Por si Berlín no fuera suficientemente peligrosa en esa época ya de por si, a nuestros protagonistas les esperan numerosos peligros de tinte sobrenatural y también mundano, incluyendo a un oscuro colega de la anterior líder de la Liga de Caballeros Extraordinarios, la señorita Mina Murray (también conocida por ser el interés amoroso de Drácula).

Nemo

Esta Alemania ficticia está gobernada por Adenoid Hynkel (la versión que hizo Charles Chaplin de Adolf Hitler en ‘El Gran Dictador’) y allí se encontrarán con algún miembro de  la versión alemana de la Liga, Die Zwielichthelden (cuya traducción del alemán sería algo así como “Los héroes del crepúsculo”), grupo del que ya oímos hablar en ‘The league of the extraordinary gentlemen Dossier Negro’ y que estaba formado por el Doctor Caligari (de la película ‘El Gabinete del Doctor Caligari’), su esclavo mental Cesare, el Doctor Rotwang y su androide María (sacados de la ya mencionada película de 1927 ‘Metrópolis’ del director Fritz Lang) y liderada por el Doctor Mabuse (personaje sacado también de varias películas de Fritz Lang). Como se puede ver, las referencias de Moore siguen siendo una constante en esta obra.

Sobre el guión de Moore no se puede decir mucho que no se haya dicho ya. A pesar de que no estamos precisamente ante su mejor ni más ambicioso trabajo, el guionista brilla como siempre a un nivel muy alto. Nos presenta una historia sencilla, lineal, directa y sin más pretensiones que las obvias, pero que sigue siendo genial, muy en la línea de la anterior entrega de la saga.

Nemo Rosas de Berlín

Y sobre el dibujo de Kevin O’Neill se podría decir algo que casi nunca se puede decir de los dibujantes que han trabajado con Alan Moore en todos estos años: está por encima de él. O’Neill es un grande, nos tiene acostumbrados a un dibujo fantástico, pero aquí creo que se supera a si mismo. Parece que los años le sientan bien a su trabajo. Este amante de las líneas rectas consigue viñetas realmente espectaculares, por no hablar de sus desbordantes splash pages (el guión se presta a ello) que hacen que te quedes con los ojos fijos en ellas durante minutos recorriendo cada detalle.

Sobre la edición, es importante apuntar una cosa: a pesar de que se agradece el mimo que se ha tenido al hacer que un cómic de tan pocas páginas se edite en tapa dura para que quede estupendo en nuestra estantería, ese mismo mimo se podía haber tenido con la traducción. Y no me refiero a que haya ningún problema en la traducción al español que se ha hecho, sino a la ausencia de esta cuando los personajes hablan alemán o francés, que no son pocas veces precisamente. Desconozco si en la edición original se dio al lector alguna facilidad para entender estas líneas, pero no hubiera costado demasiado que en la edición española hubieran hecho algo, aunque fuera unas páginas al final del tomo con las traducciones, para que el lector pueda enterarse de toda la historia sin necesitar Google Translate. Es una auténtica molestia, ya que no son hechos intrascendentes y sin los que puedes pasar, sino que se trata de partes importantes de la historia.

Nemo Rosas de Berlín

Poco más se puede decir de esta historia además de que si aún no habéis ido a comprarla debe ser porque ya la tenéis. Bien es cierto que eso se podría decir de (casi) cualquier cosa escrita por el señor Moore, pero en esta ocasión tenemos además a este Kevin O’Neill desatado que hace que tus ojos lagrimeen a causa de la ausencia de parpadeos. Lo mejor es que además esta es la segunda parte de una trilogía, por lo que no me queda más que esperar ansioso la publicación en España de ‘Nemo: River of Ghosts’.

El tomo ‘The League of Extraordinary Gentlemen. Nemo: Rosas de Berlín’ publicado por Planeta Cómics se presenta en formato cartoné de tapa dura. El tomo contiene 64 páginas a color, con un tamaño de página de 16,8 x 25,7 cm, e contiene la edición original traducida de ‘Nemo: Roses of Berlin’ incluyendo el anexo final titulado ‘El informe Johnson’, artículo periodístico ficticio en el que la periodista Hildy Johnson habla sobre la protagonista de nuestra historia unos veinte años después de la acción transcurrida en esta historia. El encargado de realizar la traducción ha sido Diego de los Santos. El precio de venta recomendado es de 8,95€ y se puso a la venta en enero de 2015.

Nemo Rosas de Berlín

Alan Moore

Nacido en Northampton (Reino Unido) en 1953, está considerado por muchos el mejor guionista de cómics de la historia. Debutó en su país natal con seriales para 2000 AD y Warrior que llamaron la atención de Len Wein, editor de DC, que le ofreció cruzar el charco. Así, a principios de los años 80, creó hitos como ‘La Cosa del Pantano’, ‘Watchmen’, ‘V de vendetta’ o las historias incluidas en ‘El Universo DC de Alan Moore’. También es el artífice de America’s Best Comics, de donde salieron obras tan destacadas como ‘Top 10’, ‘Promethea’ o ‘La Liga de los Caballeros Extraordinarios’.

Kevin O’Neill

Nacido en Inglaterra en 1953, se trata de un ilustrador de cómics que comenzó a trabajar siendo muy joven como colorista en Disney. Harto de trabajar en historias infantiles, decidió dar el salto a una nueva publicación de ciencia ficción que sería conocida como 2000 AD.

Entre sus trabajos más destacados se encuentran los cómics ‘Nemesis the Warlock’, ‘Marshal Law’ con el escritor Pat Mills, y ‘The League of Extraordinary Gentlemen’ con el famoso guionista Alan Moore, trabajo que le daría fama mundial.

[review]

Nemo

The League of Extraordinary Gentlemen. Nemo: Rosas de Berlín

Diecisiete años antes, la bandolera-científica Janni Nemo viajó a través de los hielos para alcanzar la Antártida y resolver el gravoso legado de su padre en una tempestad de locura y pérdida, de la que tanto ella como el Nautilus escaparon por los pelos.

Ahora, en 1941, con su hija estratégicamente casada con un miembro de la familia del influyente militar Jean Robur, los exploradores de Janni solo tienen contacto superficial con el necio dictador germano Adenoid Hynkel. Pero cuando la reina pirata se entera de que sus seres queridos permanecen secuestrados en la inquietante Berlín, no tiene otra opción que intervenir directamente, viajando con su envejecido amante Broad Arrow Jack hasta las entrañas de la bestial metrópolis.

En esta ciudad alienada, les esperan monstruos, criminales y leyendas, incluyendo un oscuro colega de Mina Murray. Pero más allá de todos estos inquietantes adversarios, habrá algo mucho, mucho peor…

Título original: ‘The League of Extraordinary Gentlemen. Nemo Roses of Berlin’

Autores: Alan Moore y Kevin O’Neill

The League of Extraordinary Gentlemen. Nemo: Rosas de Berlín

¡No te vayas sin comentar!