‘Solanin’ de Inio Asano

Para muchos jóvenes japoneses, los clubs de la universidad son la gran oportunidad de hacer un paréntesis en una vida definida por el estrés y la presión social. Todavía afectados por la dureza de los exámenes de entrada de su época del instituto y anticipando el reto que supondrá encontrar un buen trabajo en una ciudad superpoblada y con una gran tasa de paro, dedican sus años de estudio al ocio y a sus aficiones. Los protagonistas de ‘Solanin’, Meiko y Naruo, se encontraron en uno de estos clubs, dedicado a la música rock.

'Solanin' de Inio Asano, manga editado por Norma Editorial

‘Solanin’ es la historia de esta pareja, una visión de una relación joven vista casi enteramente a través de los ojos de Meiko, que intenta sobrevivir en Tokio con un trabajo de oficina que le desagrada, mientras que Naruo sigue de becario. Ambos provienen de pueblos (ella del norte y él del sur) y consideran que volver a casa, como ya hicieron sus padres en su momento, sería una señal de rendición y fracaso. Pero la vida adulta de Meiko la hace sentir atrapada y pronto se encuentra tomando una durísima decisión: abandonar la seguridad económica de su trabajo y animar a Naruo a seguir el proyecto del grupo de rock que empezó en la universidad. Naruo, por su parte, se verá dividido entre seguir su sueño y adaptarse a las expectativas sociales. Pero, ¿podrán ser realmente felices viviendo uno a través del otro?

‘Solanin’ analiza los posibles caminos tras la universidad a través de los componentes del grupo (con personajes-arquetipo, como el estudiante eterno o el excéntrico que hereda el negocio familiar). Las dudas de Meiko y Naruo (respecto a su futuro laboral, el estado de su relación o su estado psicológico) son exploradas al detalle, con humor y crudeza. En la obra de Inio Asano abundan personajes como esta pareja, personajes que reflexionan sobre su vida y sobre su falta de ambición, cuyo dolor es más que pasajero. Una obra como ‘Solanin’ marca la diferencia entre el seinen como obra madura por su contenido lleno de sexo y violencia y ese cruce entre josei y seinen, al centrarse en aspectos más emocionales de “la vida adulta”. Combinando el slice-of-life con momentos de humor y largos monólogos interiores, ‘Solanin’ gustará especialmente al lector que disfrute de las historias pausadas y quizás recordará a otras obras de manga basadas en la música, como ‘Beck’ o ‘Nana’.

'Solanin' de Inio Asano, manga editado por Norma Editorial

A nivel gráfico, el arte de Asano es coherente y sigue unas pautas determinadas. Sus personajes, de formas sencillas y fácilmente reconocibles, son muy expresivos, a menudo aparecen caricaturizados y su movimiento se captura muy bien. Dibuja pocos paisajes (pero muy bien trabajados), pero muchos interiores creíbles y cargados de pequeños detalles (como un llavero o una sandalia) que añaden peso a la narración con su mera presencia. El arte en blanco y negro, si bien sencillo,  funciona a la perfección. Asano hace un uso de las tramas y de las páginas en negro para representar sueños, recuerdos y otros momentos de gran importancia narrativa.

Por obras como ‘Solanin’ y por su potencial para inspirar a la generación actual de jóvenes japoneses, Inio Asano está empezando a ser considerado una de las mejores voces actuales en el mundo del manga. No en vano, ‘Solanin’ fue nominada a varios premios internacionales (de la talla de los Harvey y los Eisner) en categoría de obra extranjera y en 2010 fue adaptada en forma de película de imagen real. Acercando la obra al transmedia, el grupo Asian Kung-Fu Generation interpretó la canción que da título al manga y cuya letra fue compuesta por el mismo Asano. En nuestro país, la obra de Inio Asano empieza a ser fácil de encontrar, si bien todavía no se ha publicado su obra más conocida, titulada ‘Oyasumi Pun-Pun’. Podemos encontrar, sin embargo, los dos tomos de ‘La chica de la orilla del mar’ y la historia de terror en un solo tomo ‘Nijigahara Holograph’. Quizás ‘Solanin’ no es su obra más arriesgada, ni por temática ni por forma, pero sí la más cercana a la Generación Y.

'Solanin' de Inio Asano, manga editado por Norma Editorial

Ya hace tiempo que prefiero las historias autoconclusivas a las largas colecciones cuya calidad queda estropeada por el relleno. Una obra como ‘Solanin’ ofrece una historia agridulce por su contenido y no por su calidad. La relación calidad-precio de la edición es muy satisfactoria, ya que por 15,95 € se pueden conseguir los dos tomos en los que fue editada originalmente ‘Solanin’ entre 2005 y 2006, lo que supone 426 páginas en de lectura. El formato es algo mayor que un manga normal (14,8 cm de ancho por 21 de alto) y está editada en rústica con sobrecubierta. La traducción corre a cuenta de Marc Bernabé y Verónica Calafell, sinónimos de experiencia y calidad en la traducción de manga en nuestro país.

Solanin portadas

Con una obra como ‘Solanin’, Norma apuesta por el manga para esta nueva generación. Con el éxito que está cosechando Asano y la labor editorial que ha emprendido Norma al acercarse a su obra, ¿veremos publicada ‘Oyasumi Pun-Pun’ en nuestro país?

[review]

UNA NOVELA GRÁFICA SOBRE LAS RELACIONES, LOS SUEÑOS Y LA REALIDAD DE UN GRUPO DE JÓVENES ADULTOS

Inio Asano , uno de los jóvenes mangaka más interesantes del panorama japonés, narra con maestría y sensibilidad los miedos, dudas e incertidumbres de un grupo de jóvenes adultos que lucha por encontrar su lugar en un mundo y en una sociedad que les obliga a madurar y a asumir un rol que ahogará sus sueños. ¿Madurez o creatividad? ¿Juventud o sensatez? Una obra introspectiva y agridulce en un volumen único.

Solanin en Whakoom

Traductora y asidua a bibliotecas. La ficción me entra mejor con sagas familiares, cabezología, juegos de palabras y relatos de venganza. Disfruto al leer fantasía épica, ver ciencia ficción, rolear fantasía urbana y escribir realismo mágico.

¡No te vayas sin comentar!