Cuando no sabes qué decir

cuando_no_sabes_que_decir_300_rgbEl cómic que reseño esta semana, ‘Cuando no sabes qué decir‘, es la última novedad de Salamandra Graphic para este mes de abril. Sus autores, Cristina Durán y Miguel Ángel Giner Bou, ya publicaron obras como ‘Una posibilidad entre mil‘ o ‘La máquina de Efrén‘, ambas obras autobiográficas publicadas con la editorial Sins Entido. Más recientemente han publicado en la antología de cómic ‘Enjambre‘ de Norma, o en la ‘Viñetas de Vida‘, de Astiberri.

‘Cuando no sabes qué decir’ es una pequeña obra costumbrista sobre el paso del tiempo y las amistades que poco a poco van perdiendo el contacto, un relato melancólico, narrado a través del recuerdo de uno de sus protagonistas, Manu. Roberto, Tom y él eran tres amigos unidos por su pasión por el cine y el jazz. Pronto conocerían a Paula y a Maider, dos chicas de bellas artes con las que entablarían buenas relaciones. Pero el paso del tiempo no perdona y, desde el presente, Manu se pregunta qué ha pasado con aquellas personas de su pasado con las que ya nunca nada volverá a ser lo mismo.

Siguiendo una narración no lineal, en la que se entremezclan momentos del pasado y del presente, se nos presenta una historia corta en la que lo que menos interesa es la trama, porque lo importante de ‘Cuando no sabes qué decir’ es el entramado de emociones que va construyendo, capaz de dejarte un sabor de boca agridulce y complejo. No es tanto lo que pasa como lo que significa, de ahí que funcione tan bien un cómic que se basa sobretodo en la conversación, la anécdota y en echar la vista atrás. El final abierto invita además a unos minutos de reflexión sobre el paso del tiempo. Es también muy interesante la inclusión de constantes referencias cinematográficas, con un abanico enorme de películas clásicas, comerciales y de autor. Para aquellos que no sean capaces de conocerlas todas, hay un apéndice y una filmografía al final del cómic, con comentarios de los autores.

'El apartamento', una de las referencias directas del cómic
‘El apartamento’, una de las referencias directas del cómic

En la parte gráfica tengo sentimientos encontrados. Por una parte, me gusta mucho el uso del color, que sirve para establecer los diferentes momentos temporales. El amarillo o dorado para el pasado remoto, el verde azulado para el pasado cercano y el lila para el presente, en el que Manu ve al perro desde el coche. Los juegos de luces son también muy interesantes. Por otro lado tenemos el trazo, muy característico de los autores, que tiende a las formas geométricas y a las líneas gruesas. Resulta muy atractivo a nivel visual, pero creo que a veces perjudica al nivel de expresividad de los personajes y en un cómic como este, transmitir emociones era primordial. Los fondos tienden quizás demasiado a la simplicidad y los movimientos resultan algo estáticos, nada grave en un cómic de este estilo, pero que habría que depurar si en un futuro los autores quieren aventurarse en obras con algo más de acción.

La edición de Salamandra Graphic de ‘Cuando no sabes qué decir’ tiene un total de 128 páginas a color a un precio de 16 € y viene en rústica con unas solapas enormes. A nivel de corrección está perfecto, no he encontrado una sola falta. Los autores estarán presentes en el Salón del Cómic que está teniendo lugar este fin de semana en Barcelona y firmarán ejemplares. Toda la información en este enlace.

cuando no sabes que decir firmas

En definitiva, ‘Cuando no sabes qué decir’ es un cómic cargado de melancolía, capaz de transmitir una oleada de sentimientos que resonarán con los de cualquier lector adulto. La desconexión, la pérdida de las amistades con los años, los caminos separados, todos esos temas se tratan con maestría en un cómic sobrio, íntimo y maduro.

Una gran amistad se acaba sin que uno sepa por qué. Una pareja que parecía perfecta se rompe.

A raíz de un accidente de circulación, Manu —un crítico de cine culto y cínico, que vive refugiado en su soledad— comienza a rememorar sus años universitarios, en particular su amistad con Roberto y Maider, con quienes compartía su pasión por el cine, el jazz y la literatura.

A modo de una improvisación jazzística, donde las melodías principales se entrelazan con las secundarias, los recuerdos de Manu van surgiendo de su memoria hasta desvelar el aciago suceso que marcó sus vidas.

Aderezada con la presencia de personalidades de la música y del cine, la nueva novela gráfica de Durán y Giner Bou, autores deUna posibilidad entre mil y La máquina de Efrén, es una inquietante exploración del voraz laberinto que, a menudo, engulle las mejores historias de amor y amistad.

[review]

Obra en Whakoom

¡No te vayas sin comentar!