‘El Escultor’, de Scott McCloud

'El Escultor', de Scott McCloud

‘El Escultor’ es arte en estado puro. Pocos autores hay tan capaces de transportar al lector al universo paralelo del cómic como Scott McCloud. Las casi 500 páginas que componen esta novela gráfica nos llevarán a conocer una historia donde se pone de manifiesto mediante una perfecta simbiosis cuatro puntos clave del ser humano: el arte, el amor, la muerte y el sentido de la vida.

Estos cuatro ingredientes, que se dan en nosotros desde que tenemos uso de razón, son analizados desde el punto de vista del autor, quien teje magistralmente el nexo de unión entre ellos mediante su joven protagonista.

La historia nos habla de David Smith, un artista que pese a que logró hacerse con cierto éxito en el pasado, su malograda empatía le llevó a perder todo lo que había conseguido, convirtiéndose así en un “don nadie” artístico. Apenas tiene dinero para vivir y ha perdido a toda su familia cercana, además de que las pocas obras que presenta en la galería de arte de un amigo no consiguen atraer la atención del público. Esto le lleva a estar harto de su vida y a decidir no hacer nada por enmendarla.

Pero una mañana, mientras está desayunando en un bar, se presenta su tío-abuelo Harry, quien le intenta convencer para que cambie su forma de pensar. Tras una larga conversación en la que ambos recuerdan sus años pasados, David se percata de que en realidad Harry había muerto hacía tiempo. Sobresaltado, su tío abuelo le cuenta que en realidad es la muerte, que cada mil años vive una vida humana y no abandona este mundo hasta que se ha perdido todo vínculo con él.

'El Escultor', de Scott McCloud

Tras este impactante descubrimiento, la parca le ofrecerá un trato con el fin de ayudarle a hacerse un nombre: podrá moldear cualquier material solo con sus manos, pero en 200 días morirá. David lo acepta rápidamente, pese a la advertencia de Harry, quien le obliga a recapacitar antes del acuerdo. A partir de entonces seremos testigos del poder de David, quien es capaz de crear cualquier cosa que se le ocurra, utilizando solo sus manos, por muy duro o poco maleable que sea el material utilizado. Pero todo se complicará cuando conozca a Meg, una joven actriz por la que comenzará a tener ciertos sentimientos.

Como mencionaba al inicio de esta reseña, pocos autores hay tan capaces de poder crear una obra tan redonda como ‘El Escultor’. Partiendo de que la narración es circular, un hecho que siempre otorga a las historias una contundencia artística notable, cada página y cada viñeta son una demostración de que el cómic se ha convertido en un medio de comunicación impresionante, capaz de hacer “sentir” al lector.

'El Escultor', de Scott McCloud

Scott McCloud, creador de obras como ‘Cómo entender el cómic’ o ‘Hacer cómics’ convierte a ‘El Escultor’ en su obra cumbre. En sus páginas observamos que utiliza con maestría todas las técnicas que él mismo ha inculcado a otros, esculpiendo así un cómic que incluye en su interior toda una puesta en escena narrativa.

Desde el uso de continuas elipsis para evocar el lento paso del tiempo hasta la utilización de una ‘simple’ página en blanco para dar a entender tanto al lector como al protagonista lo que se va a encontrar una vez haya muerto, son claros ejemplos de que McCloud es un perfecto conocedor de la “cuarta pared”.

‘El Escultor’ es una de esas obras que podríamos estar analizando horas y horas, ya que cada página esconde algún detalle o alguna técnica que la hacen gozar de una calidad excepcional.

'El Escultor', de Scott McCloud

Pero no solo la narración es magistral, sino que el propio dibujo, con un estilo que en ocasiones parece estar claramente influenciado por el manga, es digno de alabanza. Las perspectivas utilizadas o el color, dejando en numerosas ocasiones lo menos relevante en un segundo plano mediante un trazo menos grueso y más claro, hacen que el lector se sienta totalmente identificado con el personaje principal. En otros momentos, dependiendo del estado anímico de David, veremos cómo todo se torna más oscuro o más claro, jugando así con la realidad del cómic y la mente del artista.

Pero ‘El Escultor’ va más allá de ser una buena obra. Es una profunda crítica hacia el mundo del arte y sobre todo, es una reflexión sobre el amor y el sentido de la vida. La relación que irá surgiendo entre Meg y David tendrá un final que ya está marcado desde su inicio, pero será el joven artista quien decida cómo enfrentarse a ello.

En definitiva, ‘El Escultor’ es una obra maravillosa, capaz de hacer que el espectador sienta empatía por el rudo personaje cuyo final está ya vaticinado desde el comienzo de la obra. Y sí, McCloud lo consigue, traspasa la cuarta pared con su obra, logrando ocupar un hueco en nuestra alma.

'El Escultor', de Scott McCloud

El volumen, publicado en España por la editorial Planeta Cómic, se compone de 496 páginas que hacen uso de diferentes tonalidades de azul, estando estas comprendidas bajo un formato cartoné con sobrecubiertas a color por un precio recomendado de 35 euros. Pocos cómics hay que se merezcan tan claramente pagar ese precio por ellos.

'El Escultor', de Scott McCloudScott McCloud (Boston, 1960) es un autor, ensayista y teórico de cómics estadounidense que ha logrado hacerse un gran nombre sobre todo por promover el webcomic y por su propuesta de crear un cómic en 24 horas. Desde la publicación de su primer cómic en 1984, ‘Zot!’, se ha decantado más por el estudio de estos, con obras como ‘Entender el cómic’ o ‘Hacer cómics’, llegando en el año 2015 su último trabajo en el que una todo su conocimiento: ‘El Escultor’.

[review]

El Escultor

'El Escultor', de Scott McCloudDavid Smith está dispuesto a morir por su obra… literalmente. Gracias a un trato con la Muerte, este joven escultor consigue cumplir su gran deseo de la infancia: ser capaz de esculpir, únicamente con las manos, cualquier cosa que imagine. Pero ahora, con solo 200 días de vida por delante, decidir qué crear le está resultando más difícil de lo que pensaba. Y encontrar a su alma gemela en el último momento no va a hacerlo más sencillo.

Esta es la historia de un deseo llevado más allá de los límites de la razón. Es un relato sobre los torpes y frenéticos pasos del amor incipiente. También es un retrato exuberante y urbano de la ciudad más grandiosa del mundo. Pero, por encima de todo, es un canto a esos pequeños, cálidos y humanos momentos que nos ofrece la vida cotidiana…y a las enormes fuerzas que se agitan, furiosas, bajo su superficie.

Scott McCloud escribió el libro de referencia para entender cómo funciona el cómic. Ahora, se adentra en el sobrecogedor, divertido e inolvidable campo de la ficción.

Título original: The Sculptor.

¡No te vayas sin comentar!