El Videoclub: El superpoderoso

elsuperpoderosoDesde finales de los años sesenta, la pareja cinematográfica formada por los actores italianos Bud Spencer y Terence Hill fue una de las más exitosas del séptimo arte, con títulos tan memorables como ‘Dos superpolicías’ (1976) o ‘Dos super dos’ (1984). Sin embargo, aunque es imposible acordarse de uno sin pensar en el otro, estos dos actores también han protagonizado memorables películas por separado. Bud Spencer, en solitario, nos ha dejado films inolvidables, como Banana Joe’ (1982), mientras que en el caso de Terence Hill, podemos destacar títulos como ‘Don Camilo’ (1983), ‘Lucky Luke’ (1991) o el film que analiza este artículo: ‘El superpoderoso‘.

El largometraje, de 97 minutos de duración, fue estrenado en 1980 y cuenta con Sergio Corbucci en el papel de director. Entre los actores principales, además de a Terence Hill (como el agente de policía Dave Speed), encontramos a Ernest Borgnine (en el papel de Willy Dunlop),  Julie Gordon (que encarna a Evelyn) y Marc Lawrence (que se mete en la piel de un malvado jefe mafioso al que se conoce por el nombre de Torpedo).

Todo comienza cuando Dave Speed, un policía de poca monta, mientras trata de cobrar una multa de tráfico, sufre los efectos de una explosión atómica de plutonio rojo, debida a unas pruebas que la NASA estaba realizando en la zona. Lo normal sería que el agente hubiera muerto. Sin embargo, en lugar de ello, sale ileso y dotado de unos increíbles poderes, tales como mover las cosas con la mente, predecir el futuro, superfuerza, supervelocidad, parar las balas con los dientes, flotar en el aire, controlar a la gente, hacer desaparecer las cosas o una increíble capacidad para aterrizar siempre de pie, tal y como lo haría un gato. Aunque sus sorprendentes habilidades le son muy útiles a la hora de capturar a los delincuentes, también sirven para darles continuos quebraderos de cabeza al sargento Willy Dunlop (compañero de patrulla de Dave, además de su superior directo) y Evelyn (novia del protagonista). Sin embargo, todos los superhéroes tienen un punto débil. En este caso, al igual que le sucede a Linterna Verde con el color amarillo, el agente Speed pierde sus poderes delante del rojo, debido al tono encarnado que adquirió el cielo tras la explosión del plutonio. La cosa se complica aún más cuando esa información llega a oídos de la gente que trabaja para Torpedo, que a partir de entonces, empiezan a maquinar planes para acabar con el superagente Dave.

Superpoderoso

La película mezcla acción y humor a partes iguales, lo que da como resultado un film entretenido y apto para todos los públicos. No se puede obviar que las disparatadas situaciones vividas por el personaje al tratar de controlar sus poderes (o intentar comprender por qué los pierde de forma repentina) nos recuerdan al protagonista de ‘El gran héroe americano’. Sin embargo, el episodio piloto de la exitosa serie protagonizada por William Katt se estrenó un año después que la película, lo que hace imposible que le haya influido de ninguna manera.

Gran-Heroe-americano

Actualmente, gracias al uso del ordenador, la industria del cine puede lograr que el espectador vea cualquier cosa en la pantalla. Sin embargo, aunque en 1980 los efectos especiales no estaban tan avanzados, el resultado final convence, porque, como todos sabemos, el cine fantástico ha existido desde mucho antes de la inclusión de los ordenadores en el séptimo arte.

Fiel a su época, el film nos transmite una estética ochentera que, en algunas películas de la misma  fecha, se convierte en un lastre. Sin embargo, en este caso, la cosa funciona muy bien y no desmerece con el paso de los años, lo que demuestra que Terence Hill es un actor que siempre estará entre los grandes clásicos del cine cómico.

No obstante, como todas las opiniones son respetables, hay que entender que algunos críticos  no estén de acuerdo. Tal es el caso de Antonio Albert, de ‘El País‘, que opina lo siguiente:

Plagio más o menos disimulado del personaje de Obélix. Terence Hill, protagonista de nuestras peores pesadillas, no se cae en la marmita de la pócima, le llueve una radiación que lo transforma en superhéroe. Se ve que le dio en el lugar equivocado. Basura a la italiana.

No obstante, los auténticos entendidos del género tenemos muy claro que el protagonista de la película puede guardar bastantes similitudes con cualquier héroe de Marvel o DC, pero no se le puede comparar, en ningún aspecto, con el compañero de Astérix. Aparte de ese dato aclaratorio, la mayoría de los fans de este tipo de películas, sabemos apreciar los intentos de Sergio Corbucci y Terence Hill por parodiar (mucho más suave y correcto que plagiar) el género superheroico, sin llegar a ridiculizarlo.

En resumen, aunque no se trate de un film espectacular, tampoco lo pretende. Precisamente es su sencillez lo que la convierte en una muy correcta opción para disfrutar como película de sobremesa.

[review]

5 Comentarios

¡No te vayas sin comentar!