‘Adam Clarks’ de Antonio Lapone y Régis Hautière

Portada_AdamClarksEl nombre de Adam Clarks no os dirá nada, pero sí deberíais saber que es todo un caballero al que le gusta codearse con las gentes de la alta sociedad. Luego se esconde tras un pseudónimo para destacar las pocas virtudes de este nivel de la sociedad en sus artículos. Adam Clarks es todo un conquistador, es capaz de seducir a cualquier mujer con sus encantos y su gran atractivo. Lo mejor de todo es que el señor Clarks tiene una doble vida. Tras la máscara de galán rompecorazones se esconde el mejor de los ladrones. En definitiva, Adam Clarks es lo que resultaría de juntar a Arsène Lupin con James Bond, mezclados, no agitados, y Dibbuks nos trae su historia en este tomo creado por Antonio Lapone y Régis Hautière.

Enmarcado en un ambiente retrofuturista en el que la guerra fría esta candente, lleno de edificios altos y coches voladores con tintes del mejor cine negro clásico, Adam Clarks asiste a una fiesta de la alta sociedad en la que han expuesto un valioso rubí conocido como De Long Star que hace que a nuestro protagonista le brillen los ojos. Por supuesto, las motivaciones de nuestro personaje no implican enriquecerse robando este tipo de joyas, su propósito es disfrutar de la belleza de este tipo de artículos únicos en lugar de poseerlos por simple prestigio. Así, veremos cómo Clarks procede a hacerse con De Long Star aprovechando que una de las invitadas a la fiesta, Irina Lvov Apraxina, duerme en el mismo hotel donde se encuentra expuesto el rubí. Sin embargo, estos acontecimientos darán un giro inesperado para Adam Clarks cuando descubra que alguien le ha estado vigilando en busca de utilizar su habilidad para sus propósitos.

AdamClarks_Page_1

Régis Hautière nos lleva tras Adam Clarks utilizando un recurso poco común, un personaje que hace las veces de narrador pero al que nadie, dentro de la obra, parece poder ver. Esta especie de narrador omnisciente aparece y desaparece a voluntad para darnos algunos datos acerca de unos u otros personajes además de guiarnos a través de la historia, un recurso que no aporta más que cualquier otro tipo de narrador pero que le da un aire único a la estructura del relato. El guionista desarrolla una trama de intriga que involucra a nuestro protagonista, llevándolo a unas situaciones arriesgadas a las que siempre se ha anticipado, dando la sensación de que Clarks es intocable, lo que provoca que todo lo que ocurre a lo largo de la historia sea algo predecible. Por otro lado, tanto los personajes como el ambiente que recrea tienen un atractivo que compensa esta sensación de ‘ya visto’.

AdamClarks_Page_2En cuanto al trabajo gráfico de Antonio Lapone es excelente. Podría decirse que tanto sus personajes como sus composiciones son de diseño. Consigue arrancar la máxima expresión a sus personajes de facciones geométricas y trazos sencillos, convirtiéndolos en personajes totalmente únicos. Pero si hay algo que hay que destacar de este tomo es el uso magistral del color con el que Lapone demuestra su gran dominio sobre las luces y las sombras para dotar de un ambiente oscuro e intrigante, acentuando el juego oculto que se desarrolla en el guion de Hautière.

‘Adam Clarks’ es un título digno de mencionarse en todas las conversaciones sobre las historias de espionaje y, si sois fieles seguidores de este tipo de relatos, no puede faltar en vuestra colección. Si vais a vuestra librería habitual a buscarlo, lo encontraréis entre las publicaciones de Dibbuks, dentro de su Colección Aventúrate, con la cubierta en cartoné a un tamaño de 24,5 x 32,5 centímetros. Un volumen de 64 páginas a color que podéis conseguir por 20€. No dejéis pasar la oportunidad de conocer al galante Adam Clarks.

Antonio LaponeAntonio Lapone (Turín, 1970) empezó a trabajar como grafista publicitario en 1990, pero tras descubrir la obra de Yves Chaland su perspectiva cambió y tomó el camino del dibujante de cómics. En 1999 ganó el primer premio de la Fnac de París publicando su primera historia, ‘Desy Blonde’. Suele inspirarse en la estética de la América de los años 50 y 60, que forma parte inseparable de sus ilustraciones. Actualmente colabora en diferentes ilustraciones entre las que encontramos Glènat Francia y Disney.

Regis_HautiereRégis Hautière (Fougères, 1969) estudió filosofía e historia. En 1995 se estableció en Amiens, donde estuvo colaborando durante una docena de años en su festival de cómics. Sin embargo, tuvo que pasar una década hasta comenzar su carrera como autor de cómics con ‘Le Dernier Envol’, dibujado por Romain Hugault. Desde entonces su trabajo cuenta con alrededor de cuarenta obras que aún a día de hoy sigue ampliando, tocando todo tipo de géneros en ellas: desde la ciencia ficción hasta el manga, pasando por el thriller entre otros tantos. Un prolífico autor que ha sido nominado a los Premios Eisner y los Premios Harvey por ‘Abelardo’, volumen que forma parte de la lista de ‘novelas gráficas más calientes’ de 2012.

[review]

Portada_AdamClarksDe Long Star, un rubí de incalculable valor y único en su especie es el objetivo de Adam Clarks. Pero no todo es lo que parece y se verá envuelto en una trama de espionaje donde el KGB y la CIA quieren a Clarks como aliado. ¿Por quién tomará partido?

Una historia cuyo guion tiene tintes policíacos al más puro estilo del cine negro y una estética futurista que recuerda a la serie ‘Mad Men’. Conocido por su pasión por los años 50, Lapone nos ofrece un elegante y delicado dibujo cuya colorización se alza como un personaje en sí mismo, transportándonos a un mundo a la par vanguardista y vintage. Toda esta ambientación anticuada y futurista sirve de escenario a Hautière para narrar una historia audaz, entretenida y coherente, al más puro estilo James Bond.

Adam Clarks

Me gusta vivir entre manjares dornienses y montañas de libros. Picoteo comics de oriente a occidente. Unos días los paso luchando contra supervillanos y otros me gusta colarme en la Universidad Invisible a charlar entre ‘oooks’ con el Bibliotecario con el fin de que me preste de algo nuevo de Neil Gaiman. Si algún día tengo descendencia se llamarán Fantasía y Ciencia Ficción. Pasé cuatro años en Gandía estudiando Comunicación Audiovisual. De mayor quiero ser como Glen Keane, por lo que poco a poco me voy haciendo un hueco en el mundo de la animación, aunque entre codazos hago mis pinitos en el dibujo y la escritura.

¡No te vayas sin comentar!