Namor: En las profundidades

Namor es un personaje curioso dentro de la editorial Marvel, primero por el hecho de que tiene más años que la propia editorial, ya que fue creado por Bill Everett para Timely (sí, vale, Timely y Marvel vienen a ser lo mismo). En aquellos tiempos el personaje vivió una época de esplendor junto a otros como la Antorcha Humana original y el Capitán América, con los que llegó a luchar contra los nazis en la Segunda Guerra Mundial, personajes que sufrirían un destino similar al del príncipe atlante al caer en el olvido para ser rescatados posteriormente. Desde entonces Namor ha sufrido múltiples reinterpretaciones, y la obra que nos ocupa, ‘Namor: En las profundidades’, puede considerarse una más de ellas.

Namor En las profundidades

Si alguien se espera encontrar en este tomo al Namor de, por ejemplo, ‘Los Vengadores Vs La Patrulla-X’, que se olvide. Ese Namor miembro de la realeza, chulo, orgulloso y prepotente que no hace más que tirarle los tejos a Sue Storm y jugar a provocar conflictos en cada conversación que mantiene no es el Namor que nos encontramos en esta historia. Y es que habría que decir que, para empezar, este no es un cómic de superhéroes, sino más bien una historia con ciertos toques de pulp y un lejano aroma a clásico decimonónico que lo convierten en una propuesta muy original y refrescante.

Pero es que incluso habría que ir más allá y decir que, a pesar del título, no estamos ante un cómic donde Namor sea el protagonista, sino que más bien el personaje funciona como elemento secundario, una parte del entorno en el que se mueven los personajes, una figura sombría que pone el toque de terror en la obra y del que podría llegar a ponerse en duda que realmente aparezca como tal en la historia, ya que es plausible que sea fruto de la imaginación del resto de personajes.

Namor

La acción tiene lugar en los años cincuenta, antes de que la tecnología digital fuera parte de nuestras vidas y todos los misterios del planeta hubieran sido ya revelados, cuando aún había muchos territorios inexplorados y las leyendas sobre monstruos marinos no eran objeto de mofa. En este escenario, el aventurero y explorador Randolph Stein, un hombre que solo cree en aquello que ve con sus propios ojos, emprende una misión de rescate en busca de una expedición cuyo objetivo era encontrar la mítica Atlántida.

Según avanza la historia descubrimos cómo parece ser que hay algo más allá de la razón que ni el mismo Stein puede explicar, un ser terrorífico al que puede no hacerle mucha gracia que su equipo merodee por esos territorios marinos. Pero el ambiente opresivo y claustrofóbico en el que se encuentra el grupo de personajes hace dudar a los marineros de su propia cordura. ¿Hay realmente un ser venido de las profundidades del océano que les acecha o todo es fruto de su imaginación?¿Que ocurrió realmente con la anterior expedición?

No sé si Peter Milligan no sabe demasiado del personaje o más bien se ha pasado por el Arco del Triunfo el trasfondo de este, pero de todas formas me es indiferente. Cualquiera que sea la razón de abordar una historia de Namor desde esta perspectiva, lo que cuenta es el resultado y bajo mi punto de vista la jugada le ha salido muy bien. Milligan demuestra controlar el genero del terror de forma más insinuante que explicita y ha sabido dotar a la historia de un ambiente claustrofóbico que nos mete de lleno a los lectores en ese submarino junto a sus tripulantes. En el lado negativo, hay que decir que esto es todo lo que hay. Una vez presentada la propuesta y encarrilada la trama, la obra no tiene mucho más que ofrecer al lector. Al igual que sorprende el cambio de genero con respecto a lo que estamos acostumbrados, dentro de ese género el guión sigue por el camino trazado por otras obras del mismo tipo.

Namor

En lo referente al dibujo, el croata Esad Ribic es conocido hoy en día por ser uno de los mejores artistas en Marvel, gracias sobre todo a su trabajo junto a Jason Aaron en la serie ‘Thor: Dios del Trueno’, totalmente espectacular. Sin embargo ese trabajo no es comparable al que realiza en ‘Namor: En las profundidades’. Por una parte hablamos de una obra realizada hace siete años, y Ribic no había alcanzado por aquel entonces el dominio de la técnica de los lápices y las acuarelas que tiene hoy día. Por otra parte, los objetivos que persigue en ‘Namor: En las profundidades’ no son los mismos que en ‘Thor: Dios del Trueno’. En un caso hablamos de crear un entorno oscuro, terrorífico y opresivo en el que no se presta atención al detalle, mientras que en otro hablamos de un trabajo que busca la gloria, la grandilocuencia y la espectacularidad. Sin embargo, a pesar de no ser un trabajo al nivel que se puede esperar de un artista de este renombre, cumple a la perfección con el tono de la historia y sigue siendo un placer para la vista ojear las páginas de este tomo.

El tomo ‘Namor: En las profundidades’ publicado por Panini Cómics en tapa dura contiene 120 páginas a color e incluye los números del #1 al #5 de la edición americana de la miniserie ‘Sub-Mariner: The Depths’, así como algunas de las cubiertas originales y una breve biografía de los autores. La traducción corre a cargo de Uriel López. El precio de venta recomendado es de 14€ y se puso a la venta en noviembre de 2009.

Namor En las profundidades

Peter Milligan

Guionista de cómics inglés que ha sabido conjugar su faceta más personal y experimental con su labor en el campo comercial de los superhéroes. En los años 80 comenzó a trabajar para el mainstream estadounidense, aportando una frescura y un atrevimiento de los que el mercado yanqui carecía. Su serie ‘Shade, el Hombre Cambiante’ fue una de las primeras en aparecer bajo el sello Vertigo para DC Comics, etapa tras la cual abandonaría temporalmente los cómics para guionizar dos películas, ‘Inferno’ y ‘An Angel for May’. Tras esto volvió al mundo del noveno arte en series de superhéroes de las más tradicionales, entre las que destaca sobre todo su etapa en la colección ‘X-Force’. Otras obras destacadas de su larga carrera en Marvel y DC serían ‘X-Statix’, ‘Namor: En Las Profundidades’ o ‘La Liga de la Justicia Oscura’.

Esad T. Ribić

Nacido en 1972 en Croacia, Esad T. Ribić se graduó en la escuela de artes aplicadas y diseño en Zagreb como diseñador gráfico y comenzó a trabajar en el mundo del cómic a principios de los años 90, realizando pequeños trabajos e ilustraciones para la revista croata Plavi y para la alemana Gespenster Geschichten. También trabajó para Zagreb Film como animador en series como ‘The Little Flying Bears’ y ‘Lapitch the Little Shoemaker’.

Su nombre se hace conocido en el mundo entero cuando comienza a trabajar para Marvel Comics a mediados de los 90, donde sus obras más destacadas serían las miniseries ‘Loki’, ‘Namor: En las profundidades’, ‘Estela Plateada: Requiem’ y sobre todo su trabajo en la serie ‘Thor: God of Thunder’ junto al guionista Jason Aaron.

Namor En las profundidades

‘Namor: En las profundidades’

A lo largo de las épocas, muchos han sido los hombres que se han preguntado si el fabuloso reino de Atlantis existe realmente. Pero pocos de ellos han vivido para lamentar que la mítica ciudad está protegida por un ser capaz de la más salvaje venganza: El Hombre Submarino. Después de que una expedición desaparezca misteriosamente, el legendario aventurero Randolph Stein se embarca en un viaje que cambiará para siempre su vida. Junto a sus hombres, verá prodigios que desafían la imaginación… y atrocidades que ningún hombre debería presenciar. Un bello y terrible relato escrito por el creador de X-Statix y dibujado por el aclamado artista de Loki.

Guión: Peter Milligan
Dibujo: Esad Ribic

Namor. En las profundidades

¡No te vayas sin comentar!