Next Men volumen 2

Continuamos donde lo dejamos la semana pasada, chicos y chicas. Hace justo una semana dedicaba mi reseña semanal a rescatar el volumen 1 de lo que fue el paso de John Byrne hacia el mundo de las editoriales independientes allá a principios de los 90, dejando atrás un pasado glorioso y lleno de éxitos. Como, precisamente, en dicho artículo ya dedicamos espacio a poner en perspectiva la obra de este legendario autor, no repetimos la trayectoria del maestro, pero vamos, que su curriculum es la envidia del gremio (y si quieres lo puedes leer en este enlace, querido lector, querida lectora).

El aspecto del tomo editado por Norma
El aspecto del tomo editado por Norma

En la revisión que hicimos de ese tomo inicial, veíamos la forma en la que Byrne ponía en marcha la maquinaria de manera espectacular, estableciendo de forma clara sus intenciones a la hora de crear a estos Next Men. A nivel básico, el autor pretendía un estudio pormenorizado del género que le había dado fama, pero enmarcado en un interesante giro en el tono de sus anteriores incursiones en el mundo de los superhéroes. En aquellos momentos, los estereotipos y clichés estaban a la orden del día en las grandes editoriales, encajonados en una narrativa que empezaba a oler a rancio. Lo triste es que muchos de esos desórdenes de base fueron exportados por aquellos que se atrevieron a experimentos independientes, y sufrimos como resultado una de las épocas más olvidables de la historia del cómic a nivel general.

Pero, como siempre, hay excepciones que dieron aire fresco al inamovible espíritu del cómic USA, y Next Men era cabeza visible de esos aciertos en el género. Byrne sacaba a relucir años de experiencia y construía un entorno con una evidente base en sus años al frente de la franquicia mutante, pero renovado para un público cansado de la tendencia infantil y efectista en la evolución de estos personajes (y es que es muy difícil sobrevivir a años de Scott Lobdell, amigos). La historia es que los inicios no son fáciles, pero lo que es realmente difícil es el desarrollo de una historia que prometía sorpresas desde la primera viñeta.

En este segundo tomo de las aventuras de los Next Men, los personajes se encuentran bajo la protección de Control, misterioso personaje que se encargó del rescate de estos jóvenes mutados de las garras del senador Hilltop y su demente programa genético. A pesar de su enorme poder y capacidad destructiva, apenas tienen conocimiento real del funcionamiento del mundo, puesto que pasaron toda su vida conectados a un entorno educativo virtual conocido como el invernadero. Todavía tienen mucho que aprender mucho sobre ellos mismos y su nueva vida. Mientras esto sucede, son potencialmente armas de destrucción masiva post adolescente.

A pesar de esa falta de experiencia, los chicos de Control son llamados a las armas, ya que el equivalente del programa Next Men en Rusia, el proyecto Omega, ha dado señales de vida y amenaza con una escalada de tensión que puede terminar con fuego nuclear. Sin apenas entrenamiento, estos chicos se sumergen en la primera experiencia de combate real de sus vidas, contra enemigos del mismo potencial del que ellos cuentan.

Bienvenidos a casa, chicos
Bienvenidos a casa, chicos

Los vestigios de la Guerra Fría toman forma de encuentro entre sueperseres, al mismo tiempo recuerdos de la carrera armamentística entre ambos bloques. Pero detrás de esta amenaza puede que estos jóvenes héroes a la fuerza encuentren más misterios que añadir a su ya confuso pasado.

Esta es la trama que sirve como detonante de este tomo, pero, por supuesto, Byrne no se conforma con el manido recurso de las potencias enfrentadas por pecados del ayer. Entre medias, aparecen nuevos personajes, como el misterioso M4, y el joven velocista de la pandilla, Danny, desvela el misterio de su propio origen, con amargos resultados. Los manejos en la sombras de Satanás, el oscuro viajero del futuro, continúan en el consabido juego de poder político, con el destino de la humanidad en juego. Esta proyección de los hechos sobre el futuro del planeta tiene su reflejo en el fondo de la historia, y es hora de recordar como empezaba esta colección: 2112 se presentaba como una historia que resultaba de las consecuencias de lo ocurrido, precisamente, en Next men, situada varios adelante en el tiempo. Byrne recupera aquel potente inicio gracias a  sorpresas relacionadas con el viaje en el tiempo, campo en el que ya se ha visto envuelto en anterioridad (sin ir más lejos, en la celebérrima Días del futuro pasado, de la que fue encargado de los lápices).

Junto con toda esta explosiva mezcla, Byrne evoluciona a sus personajes de manera magistral, y página a página vemos como cada vez queda menos de los inocentes exploradores del invernadero. El nuevo mundo y la conciencia de sus propios poderes cambia la perspectiva de estos mutantes sobre ellos mismos o sus relaciones personales. Si bien no les queda más remedio que permanecer juntos, Byrne ofrece con detalle la cantidad de matices y contradicciones que hacen de su comportamiento humano y comprensible para el lector. Los secundarios cuentan con ventaja, conocen el entorno que tan hostil resulta a estos Next Men, y los jóvenes héroes desconfían de todos y cada uno de los que se cruzan en su camino. El controlado universo del invernadero les ofrecía una seguridad previsible que no encuentran en el caótico universo humano, por lo que las decepciones y los pasos en falso hacen mella en unos personajes que, a vistas de su falta de experiencia en el mundo, no dejan de ser niños.

Un poco de la saga Terminator, peleas muy vistosas entre supertipos, algo de pensamiento introspectivo, y una pizca de crítica al modelo de industria del cómic en los USA (presentada con algo de mala leche acumulada para la ocasión), y tenemos más ingredientes para el fenomenal invento del maestro Byrne.

Next Men al completo
Next Men al completo

 Byrne sigue en evolución narrativa a cada página. Explora y ofrece soluciones espectaculares a todos los niveles, demostrando porqué es un grande entre los grandes. A nivel visual, es una gozada de cómic, gracias a un maestro sin ningún tipo de límite más que los elegidos por el autor. Gracias a esta falta de ataduras, Byrne bucea por un universo bien conocido, pero con un tono adulto y extremadamente respetuoso con el lector, que pedía a gritos una evolución en la narrativa del cómic. El diseño de página, el planteamiento de los personajes, la vitalidad de las secuencias de acción y el rico entorno perpetrado por Byrne hará las delicias de aquellos que buscan el equilibrio entre la experimentación y el toque clásico.

Lo único que le puedo achacar al modelo de Byrne a la hora de contar sus historias es la repetición de ciertos recursos que a esas alturas ya debían ser superados, y que demuestran que, al fin y al cabo, Byrne es producto de su época. Por ejemplo, el uso de flashbacks explicativos me resulta incómodo, facilón y repetitivo, aparte que ha envejecido fatal y retrotrae a cómics de otras épocas. Pero esto son pequeños detalles que no estropean en ningún momento el despliegue de Byrne, un auténtico lujo.

Byrne, es este segundo tomo ofrecido por Norma, ofrece respuestas pero plantea nuevas preguntas. El microverso de Next Men se engrandece y complica, genera nuevas vías de desarrollo para personajes y tramas, y nos deja con ganas de más. Sobre todo, Byrne se plantea una gran pregunta a estas alturas de colección, que traerá cola en el futuro: ¿Está el mundo preparado para los Next Men? ¿ Cuales son las consecuencias de su llegada para todos aquellos que forman parte de su entorno?

Norma Editorial se encarga de publicar la edición definitiva de las aventuras de los Next men en España, y este segundo tomo recopila los números del #7 al #18 USA. En una vistosa edición en cartoné con sobrecubierta, os ofrece 352 páginas a todo color al precio de 28 euros.

[review]

EL MUNDO REAL ESTÁ LLENO DE PELIGROS.

Los Next Men son libres, pero no saben vivir en libertad. Criados en un “invernadero” proyectado en sus mentes colectivamente, ahora deben enfrentarse a un mundo complejo y lleno de peligros. Bajo la tutela de Control , un agente del gobierno de los EE UU, podrán vivir y empezar a integrarse en la sociedad. Pero sus increíbles poderes son demasiado valiosos como para no usarlos, especialmente cuando los soviéticos pierdan el control sobre su versión del proyecto Next Men : el proyecto Omega.

Ha llegado la hora de que los Next Men se den a conocer al mundo y demuestren qué son capaces de hacer.

Ver en Whakoom

¡No te vayas sin comentar!