‘Rojo alma, negro sombra’ de Ismael Martínez Biurrun

Como os anunciamos durante el pasado mes de marzo, la novela ‘Rojo alma, negro sombra’ de Ismael Martínez Biurrun volvía a resurgir de sus cenizas gracias a la iniciativa de la librería barcelonesa Gigamesh, que la destacaba entre el material de saldo. Con un precio sin duda popular (tan solo 5 euros), Gigamesh está ofreciendo la oportunidad de redescubrir esta novela editada por el desaparecido sello 451. Una novela que, sin duda, hubiera merecido estar más tiempo en el mercado.

Foto Rojo alma, negro sombra

La historia cruza los destinos de tres personas dominadas por el miedo: Elías, a punto de perder la vida en un accidente que es tanto una nueva oportunidad como la puerta a un misterio pasado; Génesis, un adolescente grafitero cuyo talento parece provenir de un lugar que podría ser tanto divino como oscuro y Berta, una escritora y madre que se encuentra huyendo de un Hombre del Saco muy real. Tendrán que luchar contra sus demonios internos, en un débil equilibrio entre heroísmo y culpa, inspiración y miedo. La contraportada promete un “descenso trepidante a las tinieblas de nuestra conciencia” y es precisamente la conciencia de los protagonistas la que traerá el horror a sus vidas.

Biurrun ha sido nombrado a menudo entre los autores slipstream españoles y es capaz de moverse con elegancia  entre el realismo y lo fantástico con historias que no pierden un ápice de cercanía aunque incorporen elementos sobrenaturales. El suspenso del descreimiento de ‘Rojo alma, negro sombra’ a menudo viene por la acumulación de situaciones extremas (accidentes, persecuciones, traumas y casualidades) que le suceden a sus protagonistas, gente en apariencia normal. Biurrun destaca en el horror de lo cotidiano y sabe narrar el tipo de situaciones que envilecen el hogar y el nucleo familiar, atacando a nuestros seres queridos en el lugar en el que deberíamos sentirnos tranquilos.

A nivel de trama, ‘Rojo alma, negro sombra’ es una novela que va al grano, con un ritmo que no hace más que crecer hasta un final de tensión máxima. El mismo autor explicó, durante la entrevista que pudimos hacerle en  Avilés durante el pasado festival Celsius 232:

[quote]“En ‘Rojo Alma, Negro Sombra’ decidí que no hubiera introspección en absoluto. Aunque luego acabas haciendo trampas, dando a entender lo que sienten los personajes sin decirlo.”[/quote]

Quizás por ello el ritmo de la narración es ágil, la información siempre relevante (sin llegar a atosigar por exceso de información) y la exposición de la historia se realiza con buen ritmo, a través de una serie de pequeñas escenas y flashbacks entrelazados con la historia principal. Sin embargo, la prosa descarnada no sacrifica un ápice de belleza y Biurrun se detiene a menudo en situaciones fascinantes (sea por bonitas o por escabrosas) y es capaz de narrar las situaciones más sórdidas con líricas comparaciones, haciendo que sus novelas se disfruten por la tensión de la trama, la empatía con los personajes y el magnífico estilo.

Los personajes de la novela cogen cuerpo a través de sus miedos, su culpa y su vergüenza. La cotidianidad los hace cercanos pero pronto resulta obvio que, tras su apariencia de ciudadanos convencionales (trabajadores, padres e hijos) hay matices que los destacan: un grafitero con talento que lucha contra su lado oscuro, un cazador de tormentas, el superviviente de un accidente laboral… Biurrun trata a sus personajes con obvio cariño, sin esconder sus defectos, pero tratándolos con generosidad. Solo tengo una pega a las elecciones que hizo en este libro: el final de la historia de Génesis es tal vez algo abrupto y llega a su fin demasiado pronto (aunque quizás se deba a que su historia me parecía fascinante y  esperaba que su hilo narrativo continuara unos cuantos capítulos más).

‘Un minuto antes de la oscuridad’ (novela que reseñamos en La Casa de EL) me pareció una novela muy bien escrita y de final redondísimo, pero creo que he disfrutado más con el acercamiento coral de ‘Rojo alma, negro sombra’. Incluso con sus detalles menos pulidos, en la novela se conjuran imágenes impactantes y de gran viveza y Biurrun hace disfrutar al lector uniendo las piezas sueltas de pequeños saltos temporales ejecutados con naturalidad.

Rojo alma, negro sombra de Ismael Martínez Biurrun

‘Rojo alma, negro sombra’ tiene 328 páginas editadas con cariño por el sello 451: tapa blanda con solapas y sobrecubierta que se pueden seguir disfrutando en Gigamesh por solo 5 euros.

La carrera de Ismael sigue viento en popa. Hemos podido disfrutar de sus relatos en el cuarto número de la revista ‘Presencia Humana’ y Sportula ha recuperado otra obra suya descatalogada: la novela ‘Infierno nevado’. ‘Un minuto antes de la oscuridad’ ha sido nominada al Ignotus por mejor novela (desde LCDE, felicidades al autor y a la editorial) y el escritor ya nos adelantó durante el Celsius 232 que trabajaba en otros proyectos.

Espero que ‘Rojo alma, negro sombra’, como los personajes que la protagonizan, tenga la oportunidad de renacer y alcanzar a mucha gente. Eso es lo mínimo que un autor de la talla de Biurrun merece.

Si quieres salvarte no huyas, no cambies de identidad, hurga en tus cicatrices, busca a los fantasmas, da nombre a las sombras. El mismo dia en que se traga una avispa que esta a punto de matarlo, Elias encuentra una carta enterrada en un bosque quemado. La busqueda de respuestas para esa carta lo llevara hasta el fondo de sus propias pesadillas, y lo acercara a dos personas atadas, como el, por un crimen del pasado y con una unica posibilidad de salvacion: Berta, la mujer que escribio de nina la carta y que ahora solo piensa en salvar a su hijo de la locura vengadora de su ex marido, y Genesis, un joven grafitero escapado de casa que camina por la cuerda floja entre el arte y la perdicion pintando demonios como los que pueblan la novela. Un descenso trepidante a las tinieblas de nuestra conciencia.

[review]

Traductora y asidua a bibliotecas. La ficción me entra mejor con sagas familiares, cabezología, juegos de palabras y relatos de venganza. Disfruto al leer fantasía épica, ver ciencia ficción, rolear fantasía urbana y escribir realismo mágico.

¡No te vayas sin comentar!