[SCB2015] Nuevas Figuras del Cómic: Toni Olmo

Toni Olmo
Toni Olmo

Dicen que la posibilidad de realizar un sueño es lo que hace que la vida sea realmente interesante. No somos pocos los que hemos soñado alguna vez la poder plasmar algo nuestro en papel, ya sea a través de una novela, un guion o incluso un cómic. Son estos últimos los que pasan por un momento más delicado en la industria española. Pese a que existen editoriales nuevas que buscan que la situación cambie y plataformas como Whakoom que buscan a nuevos usuarios a través de alternativas novedosas, el hecho de que algún dibujante pueda vivir de su trabajo es algo casi inaudito.

Pese a esta situación, no son pocos los jóvenes que siguen un sueño que quizás no sea tan descabellado, pues el talento y las ganas no les faltan. Es el caso de Toni Olmo (Tol), estudiante de la Escola Joso de Barcelona que busca hacerse un hueco en este mundo incierto. Junto a sus compañeros ha publicado, en el último Salón del Cómic de Barcelona, el fanzine ‘La Modelo‘, obra en la que presenta ‘Silence‘, una historieta de fantasía medieval rica por su cuidado entintado y su emotivo desenlace.

La sonrisa de Toni permanece perenne, camuflada por su desaliñada barba pero resaltada por su mirada diáfana. Pese a los nervios que tiene por su primera entrevista como dibujante de cómics, se palpan las ganas de contestar a nuestras preguntas. Su afinidad hace que la entrevista tome un rumbo más cercano al habitual, elemento que crece a medida que pasa avanza la conversación.

¿Cuándo empezaste a dibujar cómics?

Empecé a dibujar a un nivel más profesional cuando suspendí la universidad. Me había metido a la carrera de física y suspendí estrepitosamente. Ya era una persona que en el tren iba haciendo bocetitos manga y tonterías así, de todo tipo. Pero hasta que no suspendí la carrera no me tomé este hobby como algo más serio.

Mis padres me convencieron para meterme en el mundo del dibujo

¿Fue entonces cuando te picó el gusanillo?

La verdad es que no. De hecho ya tenía un cómic manga horrible, de 170 páginas. Era algo muy típico, rollo ‘Dragon Ball’, un shonen, pero lo acabé dejando porque no le veía sentido por ningún sitio. Al final, sin embargo, me dije a mi mismo “como me gusta dibujar, voy a probar”. A partir de entonces hice un cursillo de verano que me acabó  molando, y de ahí salió. De hecho, fueron mis propios padres quienes me convencieron para meterme en el mundo del dibujo.

Normalmente es al revés, los padres lo ven como un callejón sin salida.

Pues en mi caso no. Mis padres me ayudaron bastante, la verdad. Ahora vienen preguntas de su parte como “¿Por qué te quedas hasta tan tarde?” o se quejan de que hago mucho ruido, pero en el momento sí que me dijeron “Tío, si es lo que te gusta no te lo pienses y métete”. No les costó mucho convencerme, porque yo también tenía muchas ganas de hacerlo, pero fueron una gran ayuda en este sentido.

Dices que anteriormente habías dibujando un manga, pero ahora tus diseños son bastante distintos. ¿Has decidido optar por algún estilo particular?

A ver, el tema del manga para mí es bastante chungo, porque yo era muy muy fan y no tiró bien porque empecé a ver que las cosas salían fuera de este mundillo. Cuando salías fuera del manga, las cosas dejaban de ser todas iguales y se convertían en David Finch, Roger Ibáñez, Francis Portela y personas así que son de otro mundo.

Es un estilo mucho más independiente.

Es que es la diferencia. Sales del mundo industrializado del manga y te encuentras de todo. Quiero decir que dentro del manga hay un baremo, algo que no ocurre con los estilos más europeos o incluso americanos.

¿Son este tipo de autores tus referentes a la hora de dibujar?

Bueno, la verdad es que yo me fijo más en la gente que tengo cerca, no hace falta irse más lejos. Por darte algún ejemplo, Ramón K. Pérez me flipa un montón, el autor de ‘Cuento de Arena’ que salió hace poco.

¿Intentas imitar algún estilo o buscas innovar?

La pregunta del estilo es bastante tocanarices (risas), porque yo no creo que tenga estilo propio. No creo que me funcione a mí el rollo del estilo propio porque aún me queda por evolucionar un montón para poder llegar a decir que tengo un estilo determinado. Pero voy sacando cositas, y poco a poco con la ayuda de gente, voy mejorando, que es lo que me interesa ahora mismo.

Ilustración de Toni Olmo
Ilustración de Toni Olmo

¿Qué cómics has leído últimamente?

Lo último que he leído ha sido el segundo volumen de ‘Jazz Maynard’ de Roger Ibáñez, aunque tengo que conseguir el tercero y leérmelo dentro de poco. Otro cómic que también leí hace poco fue el ‘Halo’ de Francis Portela.

¿Y cuáles son tus obras favoritas?

Es lo que te digo, yo tengo muy cerca a gente buenísima y a la que admiro. Tengo esa suerte, entonces tampoco he salido mucho de esas dimensiones. Pero, por ejemplo, narrativamente, el cómic que te he comentado antes, ‘Cuento de Arena’, me parece espectacular. Tiene páginas que las puedes leer por todos lados, tiene colores que te cambian completamente el sentido de la viñeta… En cuanto al dibujo, Roger Ibáñez me parece brutal, sobre todo las cosas que hace a tinta, de las que intento fijarme mucho. Josep Homs también es muy bueno, tiene un color abrumador… no me voy muy lejos, pero estos autores serían mis favoritos.

¿Por qué te decantaste por estudiar en la Escola Joso?

Pues… por la publicidad, supongo. Lo vi en el Salón, fui a dibujar para un concurso de estos de “Gana un curso gratis de nosequé” y pensé “voy a hacer algo”. Como iba disfrazado, dibujé a un Shin-Chan haciendo cosplay. No lo gané, la verdad, porque el dibujo era malísimo, pero de ahí me entró el gusanillo; así que decidí ir a un curso de verano, justamente de manga. Allí conocí a mucha gente y me gustó. Y como me gustó dije “mola”. Y se me quedó el recuerdo de que molaba. Y el recuerdo de que molaba fue fermentando, así que cuando me di cuenta de que no tenía salida por ningún otro sitio, ya que no me había servido la universidad ni nada de nada, decidí lanzarme a la piscina y meterme en la Joso.

¿Te hicieron algún proceso de selección?

Te hacen una especie de prueba de nivel para ver si estás en el baremo e incluso puedes llegar a saltarte cursos. Yo estoy haciendo el curso Graphic que se compone por cuatro años, pero si haces ilustración o concept pasa a uno o dos años.

Creo que -en la industria del cómic- no se hace lo que se debería a hacer

¿Piensas que es un buen momento para la industria del cómic tanto en general como en España?

Creo que no es mal momento en ningún momento. Pienso que con esfuerzo cualquiera puede llegar a hacer lo que quiera en cualquier sentido. Pero sí que creo que no se hace lo que se debería hacer. Por ejemplo, este mismo Salón del Cómic yo no lo he visto publicitado casi en ninguna parte, y se trata de un evento muy grande en lo que al cómic se refiere. O incluso aquí. Llegas y el primer cartel que ves es de “Exposalud”. Creo que en este sentido podrían mejorar bastantes cosillas, con un poco de interés la situación mejoraría muchísimo.

Ilustración de Toni OlmoY ahora que estás empezando de manera más profesional a dibujar cómics, ¿qué problemas ves?

Personalmente, me cuesta mucho ponerme. Cuando me pongo puedo tirarme, perfectamente, ocho horas. Pero, cuando no te pones, empiezas a vaguear… Abres Facebook, cierras Facebook, abres Facebook, cierras Facebook…

Como estudiar, vamos.

Exacto. Si es que a fin de cuentas es eso. Es el estudio normal, pero en vez de hacer un dibujo de letra, haces un dibujo diferente. Y poco a poco vas mejorando. No hay mucha diferencia, no.

Háblanos un poco sobre el fanzine que presentáis: ‘La Modelo’.

‘La Modelo’ es un proyecto no lucrativo, que eso es importante, basado en que cada curso de la Escuela Joso hace unas páginas para publicitarse a sí mismo. Se juntan varios amigos y se autoeditan un cómic conjunto, que puede ser de las páginas y de la temática que se quiera, que es la gracia. Como no hay una editorial de fondo, no hay ninguna clase de supervisión, y se deja libertad absoluta a los dibujantes para que puedan explicar lo que quieran.

Algo importante en un momento donde la censura está por las nubes.

Sí, tengo entendido que incluso no se puede mostrar desnudos de niños ahora.Hace unos años, te leías ‘Víbora’ o algún título así y no había ningún tipo de problema.

¿Cuál es tu historia dentro de ‘La Modelo’?

Es ‘Silence’, aunque la verdad es que la historia que hice yo no tenía nombre, se lo pusieron los demás. Yo estaba ahí y pedí que dijeran nombres, porque yo era un poco negado, y al final salió ‘Silence’, silencio. Como va de la muerte y tal decidí tirar por ahí.

¿Qué encontramos en ‘Silence’?

‘Silence’ es la historia va de un chico que va a buscar un alma al pozo de la muerte en los confines del mundo. Es el final del viaje que hace para llegar allí, a buscar esa alma.

¿Y qué otras historias interesantes vemos en ‘La Modelo’?

Hay muchas, la verdad. Por ejemplo, me parece muy gracioso en cuanto al dibujo la historia ‘Post Mortem’ de Alba Cardona. Es una chica que tiene mucha gracia a la hora de dibujar. También me gusta especialmente ‘Crack!’ de Rafa Barragán. Me gusta mucho cómo hace los cambios de luz encendida y apagada, y además es la primera vez que se ha atrevido a utilizar la tableta gráfica directamente, por lo que me parece que tiene cierto interés.

¿Tú también dibujas directamente en tableta?

Yo soy el tonto que se ha dejado enamorar por el cacharrín este (señala el pincel). entonces haces las cosas a lápiz, las imprimes y empiezas a entintar. Te tiras cuatro horas y ves que solo has hecho una cara, pero merece la pena.

Vemos que has tirado un poco por la épica en el estilo de esta historia, con gran cantidad de monstruos.

Sí, tengo… no quiero decirle facilidad, que suena muy pretencioso, pero tengo el gusto de dibujar a bicharracos gordos pegándose con gente pequeña. Tengo tres historias también que no llegaron a nada en antiguos fanzines que también eran sobre monstruos gigantescos contra pequeños humanos. Por desgracia hubo problemas en los primeros fanzines que intentamos hacer y no se llegaron a publicar, pero en ‘La Modelo’ no podía salir una historia de otro tipo.

¿Te guionizas tus propias historias o prefieres trabajar con alguien en el guion?

Aunque suelo hacer el guion yo mismo, tengo un cómic que presentamos a un concurso y que escribí con Daniel Ramón; que es un guionista de primero que ahora está haciendo otra historia con un chico que está a punto de ser pillado por Marvel, si hay suerte. Y me gustó mucho hacerlo con él, la verdad, porque se lo curra muchísimo y, además, es de los pocos que se atreven a presentarse en primero de la Joso y decir que quiere dedicarse a ser guionista.

Toni Olmo

¿Tienes alguna historia pendiente que algún día quieras dibujar?

Pues, ahora que lo dices, el otro día estaba pensando una historia en la ducha, y como me ducho con los cascos –cosa que no tenéis que hacer, niños- estaba escuchando una canción, y conforme avanzaba la canción fui viendo una historia. Iba sobre un tío que se pegaba de hostias contra un especie de humanos y resulta que protegía una especie de planta en un mundo un poco distópico. Jugando un poco con que los humanos protegemos la antinaturaleza: creamos y destruimos de muchas formas pero nunca protegemos nuestro ambiente. Y era justamente lo contrario, un tío que se zurra a hostias contra el Ejército del lugar para salvar a una planta que al final se convierte en…

Uy que viene el spoiler.

¡No, no! Esto será el primer tomo, luego ya avanzará la historia (risas).

Una vez acabes el Curso en la Joso, ¿por dónde querrás tirar?

A ver, si trabajo con el dibujo ya será mucho (risas). No sé si habrás visto las exposiciones del Salón, pero es que cualquier monstruito del dibujo que puedas encontrar por ahí es que te pega mil patadas. Ya solo hacerte un poquito de hueco, aunque sea haciendo fanzines, ilustraciones por cuatro euros… cualquier cosa ya es buena.

Ojalá algún día dibujara algo de ‘Guardianes de la Galaxia’

¿Tienes algún sueño dentro del mundo del cómic?

Esto lo estuve hablando cuando fui a ver la película de Guardianes de la Galaxia. Me quedé flipando con lo que acababa de ver. Me molaba mucho Batista cuando era joven, y llegué allí y me plantan a Batista, a Drax, en mitad de la pantalla, y me quedé alucinado. Vi la película y el argumento me fue molando mucho, los personajes me encantaron y la verdad es que ojalá algún día dibujara algo de ‘Guardianes de la Galaxia’, sería un buen sueño.

¿A qué figuras del cómic ves en la Joso?

Ilustración de Toni Olmo
Ilustración de Toni Olmo

Uf, es que allí hay muchos grandes. Muchos, muchos grandes. Yo no sé qué tiene España pero, para lo pequeñita que es, para mi gusto, tiene una selección muy grande de gente que dibuja muy bien.

Y sin embargo no hay tantos lectores.

No. Y no quiero meterme en política, que ahora me voy a convertir en el Wyoming del cómic, pero a ver… Yo creo que no hay interés o no se pone esfuerzo ninguno en que haya una cultura del cómic en nuestro país. La papelería de mi pueblo -Sant Andreu de la Barca-, sin ir más lejos, ha tenido que retirar todos sus cómics porque ya no los vendía. Me dijo el librero que tenía él una estantería enorme en su casa con lo que habían retirado.

Dentro de que no hay una cultura del cómic, ¿cuál crees que es el problema, que está visto como algo para niños?

No, al revés. Porque a los niños no se les enseña el cómic. O sea, tenemos clases que sí promocionan la literatura, pero con los cómics no pasa. Yo qué sé, a ti te ponen a leer ‘Nada’ de Carmen Laforet y, o te encanta, o dices “qué acabo de leer”, pero te lo lees. Y creo que con hacer simplemente que leyeran ni que fuera dos cómics al año, que yo me los fundo en lo que voy al baño, ni por obligación ni nada sino porque las escuelas tuvieran una pequeña biblioteca donde dejaran coger a los niños el cómic que quisieran, se ganaría mucho.

Igual también es culpa de la propia industria del cómic, que ha vuelto a las historias mucho más oscuras que antaño.

Sí, de hecho revistas como la Dibus, Fox Kids y todas estas que han tenido que cerrar. Pero, sin embargo, tú ves la televisión y hay un montón de series para niños de dibujos animados. ‘Hora de Aventuras’, ‘El mundo de Gumball’, alguna de Marvel como una de ‘Hulk’ que hay ahora… pero en el cómic no funciona tanto.

¿Tienes algún proyecto para un futuro próximo?

No he pensado mucho, pero sí que tengo ganas de sacar un fanzine completamente mío. He visto chicas que lo han hecho y el resultado es muy chulo. Y, sobre todo, tengo ganas ya de enseñar algo a las grandes editoriales. A todas, desde francesas hasta americanas pasando por las españolas. Y que me digan “tú no vales”, pero que me lo digan.

1 Comentario

  1. Muy buena entrevista y magnífico el entrevistado; cuando se juntan la tenacidad de los romanos con la humildad de san Francisco se muestra el verdadero potencial de la maestría.
    Hurra y ánimo!

¡No te vayas sin comentar!