Spiderman y la Gata Negra: El mal que hacen los hombres

Todo el mundo conoce hoy en día a Kevin Smith, ese director de cine independiente que saltó a la fama en los años 90 con su opera prima ‘Clerks’  y que desde entonces no ha parado de hacer películas a pesar de los constantes rumores sobre su retiro. Comedia gamberra, drama romántico e incluso terror sangriento, Smith ha tocado gran variedad de géneros en el séptimo arte. Pero su faceta como guionista de cómics no es tan conocida, a pesar de que el cómic es un elemento relativamente frecuente en sus films. Curiosamente, este tipo ha guionizado la historia de la Gata Negra que más ha dado que hablar en su historia con mucha diferencia.

Spiderman y la Gata Negra

‘Spiderman y la Gata Negra: El mal que hacen los hombres’ es uno de los pocos títulos para las grandes editoriales en los que Kevin Smith ha trabajado como guionista, y probablemente también sea la razón de que su colaboración con Marvel no haya seguido adelante. Mientras que su relación con DC, que comenzó hace años con un excelente arco argumental para la colección de Green Arrow, podría decirse que es fructífera, y prueba de ello son los recientes trabajos con Batman, parece que el distanciamiento con Marvel es definitivo, aunque nunca se sabe qué deparará el mañana…

Una de las principales razones de este distanciamiento es la excesiva e inexplicable lentitud del guionista para acabar esta miniserie de seis números. Mientras que el primero de ellos veía la luz en el año 2002, no fue hasta 2006 cuando la serie por fin concluía, tras años de desesperación de los lectores que habían comenzado a comprar los primeros números. El propio Smith no echaba balones fuera y asumía la culpa de lo ocurrido:

No tengo ninguna excusa para mi retraso (sobre todo cuando amigos como Bendis consiguen escribir grandes historias en múltiples colecciones de forma mensual), pero sí diré esto: ha resultado ser una historia mucho mejor publicándola ahora de lo que hubiera sido si la hubiera terminado en el año 2002.

Spiderman y la Gata Negra

¿Podemos estar de acuerdo con esta afirmación? Bueno, nunca sabremos qué hubiera pasado si Kevin Smith hubiera terminado los guiones en el plazo establecido (aparte del hecho de que hubiera tenido menos problemas a la hora de cobrar sus cheques de Marvel), pero yo sí puedo afirmar lo siguiente: estamos ante una gran obra de Spiderman.

Y aquí habría que hablar de otra de las razones por las que este cómic ayudó indirectamente al cese en la colaboración entre Marvel y el señor Smith, y es que el final de la obra dejó insatisfechos e indignados a muchos fans. Mientras los primeros números mantienen un ritmo sobrio y clásico, la parte final, escrita años después, rompe con todo lo establecido al comienzo y se va por unos derroteros aparentemente anticanónicos (concretamente en hechos referentes al personaje de la Gata Negra que conocerás si te atreves a leer este tomo), algo que enfadó a muchos lectores. Y quizás todo esto sea cierto, pero eso no hace que la obra sea peor.

El cómic comienza como una vieja historia de género noir. Un joven muerto a causa de una sobredosis de heroína a pesar de no ser un drogadicto y una amiga de Felicia Hardy (Gata Negra) desaparecida, todo un caso para nuestro detective Spiderman. La Gata Negra, para variar, asume el rol de femme fatale, lo cual da pie a jugosos, divertidos y sexys momentos que profundizan en la relación de esta con Spiderman. Y, aprovechando que tenemos un equipo artístico formado por el dibujante Terry Dodson y su entintadora habitual y esposa Rachel Dodson, especialistas en figuras femeninas, la “villana” Scorpia se mete en la trama, primero como rival para después acabar ayudando como soplona a nuestros protagonistas en esta sórdida trama, gracias a lo cual estos reúnen la información necesaria para ir tras el tipo malo de la historia. Y hasta ahí la primera etapa de la miniserie, que termina con un momento realmente duro si tenemos en cuenta que hablamos de cómic mainstream americano…

Spiderman y la Gata Negra

En la segunda etapa, cierto es que la serie toma un tono mucho más adulto, pero esto no es ni más ni menos que una consecuencia lógica del cliffhanger con el que termina el tercer número de la miniserie. Ahora seguimos hablando de drogas, pero también de abuso sexual, y esto es algo que siempre genera controversia entre el público cuando se muestra en una obra destinada a todo tipo de consumidores. Sin embargo, para el que escribe esta reseña siempre es bien recibida una historia que trata de saltarse lo habitual y ofrecer algo nuevo, en este caso un enfoque adulto, duro y dramático a unos personajes que suelen vivir en un mundo ligeramente más rosa que el real. Y es bien recibida sobre todo cuando las cosas se hacen bien.

Pero que nadie se lleve a error: esto sigue siendo una historia ubicada en el universo Marvel, por lo que no hay que extrañarse de que, además de los personajes ya mencionados, por estas páginas también se pase gente como Matt Murdock (Daredevil), en su papel de abogado primero y de superhéroe después, Kurt Wagner (Rondador Nocturno) y algún que otro villano que no vamos a desvelar…

En resumen, hablamos de un guión sólido, crudo, ingenioso, fresco y divertido que no podría englobarse dentro de un único género. Es una lástima que desde 2006 no hayamos visto más trabajos de Kevin Smith en la Casa de las Ideas, pero se puede decir que dejó la editorial con la cabeza bien alta si tomamos como referencia este tomo. Si eres de los que piensan que la Gata Negra no es más que un trasunto de Catwoman, una Selina Kyle de garrafón, tal vez Smith te haga cambiar de opinión con ‘Spiderman y la Gata Negra: El mal que hacen los hombres’.

En cuanto al dibujo del matrimonio formado por Terry y Rachel Dodson se puede decir que hacen un trabajo correcto. Si bien es cierto que este podría mejorar cuando hablamos de momentos de acción y dinamismo, también es cierto que podría calificarse de excelente cuando se nos muestra en las viñetas a personajes femeninos llenos de vida y sensualidad, el fuerte de los Dodson. Por cada postura inverosímil de Spiderman en una fachada tenemos una acrobacia maravillosa de la Gata Negra.

El tomo ‘Spiderman y la Gata Negra: El mal que hacen los hombres’ publicado por Panini Cómics en tapa dura contiene 160 páginas a color e incluye los números del #1 al #6 de la edición americana de la miniserie ‘Marvel Knights Spiderman’, así como las portadas originales de cada uno de dichos números. Incluye también una introducción titulada ‘Corazón robado’ y el artículo ‘Las mujeres de Spiderman’, ambas obras de Julián M. Clemente. La traducción ha sido realizada por Santiago García y Oscar Estefanía. El precio de venta recomendado es de 16€ y se puso a la venta en abril de 2010.

Spiderman y la Gata Negra

‘Spiderman y la Gata Negra: El mal que hacen los hombres’

El director de cine y guionista de cómics Kevin Smith (Daredevil) se une a Terry y Rachel Dodson (Marvel Knights: Spiderman) con el objetivo de narrar la historia definitiva de la Gata Negra. Felicia Hardy entra de nuevo en la vida de Peter Parker para pedirle ayuda en el caso del asesinato de una vieja amiga. La investigación del crimen cambiará su vida para siempre. Un cómic sexy, apasionante y comprometido.

Guión: Kevin Smith
Dibujo: Terry Dodson

Spiderman y la Gata Negra: El mal que hacen los hombres

¡No te vayas sin comentar!